Pasar al contenido principal

Los precios de los alimentos han aumentado durante la pandemia, lo que podría poner en jaque la seguridad alimentaria

Un agricultor recoge maíz en un campo de China
Reuters

  • La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió el pasado jueves que los precios de los alimentos crecieron en agosto por tercer mes consecutivo y los sitúa en su nivel más alto desde el mes de febrero.
  • La crisis del coronavirus ha tenido un impacto en la cadena de suministro del sector de alimentación y supuso un frenazo a la producción, según los expertos.
  • Según el Banco Mundial, las interrupciones en el suministro agrícola de fertilizantes, semillas o la escasez de mano de obra podrían reducir las cosechas la próxima temporada.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia del coronavirus ha impulsado el precio de los alimentos al alza, lo que podría derivar en consecuencias negativas en lo relativo a la seguridad alimentaria. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió el pasado jueves que los precios de los alimentos crecieron en agosto por tercer mes consecutivo y los sitúa en su nivel más alto desde el mes de febrero. 

Una mayor demanda y la debilidad del dólar han conjugado la tormenta perfecta para que el precio de los alimentos aumente. Esto es así porque el precio de las materias primas y los productos básicos se contabilizan en dólares, y la posición de la divisa es ahora más débil. 

Sin ir más lejos, la Oficina de Estadística de China reconoce que el precio de los alimentos repuntó un 11,2% en agosto en términos interanuales, por los elevados precios de la carne de cerdo propiciada por el brote de peste porcina africana que diezmó las manadas de cerdos chinas, según ha recogido la cadena estadounidense CNBC. Esta situación llevó a que el precio de la carne de cerdo se disparara un 52,6%, respecto al pasado año. 

Los expertos señalan que no hay una escasez de alimentos apremiante, pero que la crisis del coronavirus ha tenido un impacto en la cadena de suministro del sector de alimentación, ya que supuso un frenazo a la producción. 

Leer más: El coronavirus acelera la transformación del sector alimentario: de una cadena de suministro globalizada a una más corta, integrada y flexible

“A medida que avanzó la crisis del coronavirus, los cortes en la cadena de suministro de alimentos nacionales, y otros problemas que afectan a la producción de alimentos y la falta de ingresos están generando fuertes tensiones y un riesgo para la seguridad alimentaria de muchos países”, apuntó el Banco Mundial el pasado lunes. 

En general, los precios de la alimentación son estables en todo el mundo. Sin embargo, algunos países registran inflación en este segmento. De hecho, el 70% de los agricultores encuestados aseguraron que su capacidad para comprar alimentos se vio resentida, por la falta de ingresos. En este sentido, el Banco Mundial advierte de la posible interrupción en la cadena de suministro si los agricultores tienen limitaciones de acceso a los alimentos. 

Si bien desde el organismo aseguran que la inseguridad alimentaria no responde directamente a la escasez de alimentos, apunta que las interrupciones en el suministro agrícola de fertilizantes, semillas o la escasez de mano de obra podrían reducir las cosechas la próxima temporada.

Y además