Los plazos con los que cuenta el Gobierno para aprobar los nuevos presupuestos antes de que acabe el verano, como quiere Sánchez

Las ministras Delgado, Celaá y Calviño, tras presentar los fallidos PGE de 2019.
Las ministras Delgado, Celaá y Calviño, tras presentar los fallidos PGE de 2019.
EP / Marta Fernández Jara
  • Pedro Sánchez quiere tener nuevos presupuestos generales del Estado para antes de que termine el verano, según ha dicho en una reciente entrevista en RTVE.
  • Este martes el BOE ha publicado la orden ministerial con las normas para la redacción de los mismos.
  • De esta forma, Hacienda inicia las gestiones: además de su elaboración, cabe esperar hasta cinco meses de tramitación parlamentaria.
  • Estos son todos los pasos que el Gobierno tendrá que dar tanto fuera como dentro del Congreso y del Senado para sacar adelante los PGE.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La vicepresidenta económica ha comenzado las negociaciones en Europa, el BOE ha publicado las normas para redactarlos y el presidente del Gobierno los quiere —como mínimo— "antes de que termine el verano". El Ejecutivo está preparado para sacar adelante los nuevos presupuestos generales del Estado de 2020.

Ello no implica que se vayan a presentar y a aprobar de forma inminente. Sí se han dado los primeros pasos para ello, pero todavía quedan meses de tramitación presupuestaria y parlamentaria. Una vez el país tenga nuevos PGE, se dará carpetazo final a la era Rajoy. El Gobierno todavía opera bajo los presupuestos prorrogados que dejó aprobados en 2018 el exministro Cristóbal Montoro.

Sánchez anunció en una entrevista en RTVE su deseo y compromiso de que España tenga nuevos PGE "antes de que termine el verano". "Los necesitamos". Un solo día después, ha sido el Boletín Oficial del Estado el que ha publicado la orden ministerial de Hacienda con las normas para redactar el proyecto de PGE.

Estos serán los presupuestos del primer Gobierno de coalición en la historia de la democracia. Los números arrojan que Unidas Podemos, socio del PSOE, controlaría un 7% del gasto público. Sin embargo, en las normas para redactarlos se concreta que se incluirán varios informes como anexos para que el gasto público se alinee a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 o para que se tenga en cuenta el impacto de género de las nuevas cuentas.

En otras palabras: los ministerios de Podemos serán determinantes a la hora de confeccionar estos PGE.

Ahora que el BOE ha publicado esta orden ministerial y Sánchez ha avanzado que quiere tener listas las cuentas antes de que termine el verano, estos son los próximos pasos que tendrá que dar el Ejecutivo si no quiere perder ni un segundo.

Índice de contenidos

Calviño debe pactar una nueva senda de déficit con Europa

Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa.Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa.
Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa.
REUTERS/Susana Vera

A mediados de enero el Gobierno anunció en los medios de comunicación que intentaría conseguir una senda de déficit más flexible de cara a los nuevos PGE. 

La Comisión Europea (CE) advirtió hasta en dos ocasiones en menos de un mes que los borradores presupuestarios planteados por las autoridades españolas concurrían en un "riesgo de desviación significativa". Con Sánchez en funciones, el Gobierno previó un déficit del 2% del PIB en 2019 y del 1,7% en 2020. La CE adujo entonces que sería del 2,3% en 2019 y del 2,2% en 2020.

Ahora la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ya ha tomado la iniciativa a la hora de emprender las negociaciones. Según avanzaba este lunes Europa Press, la ministra ha mantenido reuniones con el vicepresidente económico de la UE, Valdis Dombrovskis, y con el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. Para Calviño, con estos encuentros ha arrancado un "diálogo constante" que "se intensificará en las próximas semanas".

Por su parte, el comisario Gentiloni aseguró compartir "el objetivo general" del Gobierno español "de trabajar por una economía sostenible en el plano social y medioambiental", por lo que "naturalmente" mirarían "las consecuencias sobre el plano del gasto público".

El Gobierno tiene que presentar un nuevo techo de gasto en las Cortes

Pedro Sánchez, durante el debate de investidura.Pedro Sánchez, durante el debate de investidura.
Pedro Sánchez, durante el debate de investidura.
REUTERS/Sergio Perez

Sánchez llegó al poder en junio de 2018 tras conseguir llevar a término una moción de censura contra Rajoy. A partir de ese momento, el ritmo fue frenético de cara a configurar unas cuentas para 2019 que finalmente no salieron adelante. El Congreso tumbó en julio los objetivos de déficit que proponía el Ejecutivo. Finalmente en diciembre del mismo año Sánchez logró sacarla adelante, e incluso diseñó un atajo legal para saltarse el probable veto del Senado, donde el PP todavía contaba con la mayoría absoluta.

La Mesa del Congreso evitó la tramitación de la modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y entonces el PSOE anunció un recurso al Tribunal Constitucional del que no se supo mucho más.

Finalmente, el Gobierno presentó los Presupuestos Generales del Estado de 2019 (PGE) que no lograron salir adelante en las Cortes, motivo por el cual se convocaron elecciones anticipadas para el 28 de abril. Tras el impasse político y más de ocho meses de Gobierno en funciones, en 2020 el Ejecutivo ha vuelto a adquirir sus plenas competencias y ya trabaja en sacar adelante unas nuevas cuentas.

Leer más: Más de 170 millones de euros por ocho meses de bloqueo político y Cortes paralizadas: la factura total del Gobierno en funciones

Por ello es de prever que tenga que presentar un nuevo techo de gasto en las cámaras. A pesar de que Podemos y el PSOE plantearon la posibilidad de modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria —que otorga al Senado la posibilidad de vetar el techo de gasto—, la situación actual es la siguiente: el Gobierno de coalición tendrá que conseguir la mayoría absoluta tanto en la Cámara Baja como en la Alta si quiere allanar el camino a sus presupuestos.

Se aprueba el proyecto de los PGE en el Consejo de Ministros: arranca la tramitación parlamentaria

Primer Consejo de Ministros de la XIV legislatura.Primer Consejo de Ministros de la XIV legislatura.
Primer Consejo de Ministros de la XIV legislatura.
Pool Moncloa

Las normas para la redacción de los Presupuestos que ha publicado el BOE este martes concretan algunas novedades con respecto a ejercicios pasados. Como sucediera en 2019, el proyecto de PGE contará en sus anexos con varios informes de impacto de género o de infancia, adolescencia y familia. Pero esta vez también tendrá otro documento que pruebe la alineación de las cuentas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que recoge la Agenda 2030 —una competencia que recae sobre la Vicepresidencia Segunda que ostenta el líder de Podemos, Pablo Iglesias—.

El documento también contempla límites como el 20 y el 27 de febrero para que diversos organismos públicos eleven sus propuestas a la Dirección General de Presupuestos y a la Dirección General de Fondos Europeos, ambas entidades dependientes del Ministerio de Hacienda.

Teniendo en cuenta que la redacción de unos Presupuestos no es cosa de dos días y que la tramitación parlamentaria, a su vez, puede extenderse por varios meses, es de esperar que se conozca el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2020 a finales del primer trimestre del año.

Además, es la Mesa del Congreso la que se encarga, cuando se acepta en el registro de la Cámara el proyecto de presupuestos, de calendarizar toda esta tramitación. El plazo máximo será de dos meses.

La investidura de Pedro Sánchez a principios de enero fue una de las más ajustadas de la democracia. Por apenas dos votos de diferencia, el líder socialista revalidó su cargo al frente del Ejecutivo con el apoyo de varios grupos minoritarios y la abstención de EH Bildu y ERC. Son precisamente estos dos grupos políticos quienes tendrán mucho que decir a la hora de tramitar los nuevos PGE.

Los presupuestos generales del Estado llegan al primer debate en el Congreso, el de totalidad

REUTERS/Juan Medina

Una vez el Consejo de Ministros aprueba el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, este se presenta en el registro del Congreso de los Diputados. Cuando la norma aparece en el Boletín Oficial del Congreso, arranca el plazo por el cual los grupos parlamentarios pueden hacer dos cosas:

  • Solicitar comparecencias en comisión parlamentaria de los altos cargos de los ministerios "con rango inferior a ministro" para que expliquen sus partidas.
  • Presentar enmiendas de totalidad.

Al término de este plazo se celebrarán las comisiones en las que altos cargos de los ministerios, e incluso el gobernador del Banco de España, detallarán las partidas presupuestarias o la coyuntura económica que afronta el Ejecutivo con las cuentas presentadas. Una vez se hayan registrado también estas enmiendas —que no pueden presentar textos alternativos, ya que la iniciativa de los presupuestos debe partir del Gobierno—, se celebrará un primer debate del Pleno. El debate de totalidad.

En él, será la ministra de Hacienda y Portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, la encargada de defender el Proyecto de Ley. Intervendrán a continuación los grupos parlamentarios que sí presentaron enmiendas, y después los que no, a fin de que fijen su posición en la votación. En caso de que los PGE se aprueben, se devolverán al Gobierno. En el caso contrario, se continuará con su tramitación.

Lo que en el Congreso se conocen como enmiendas a la totalidad, en el Senado se conocen como vetos. Para que una de estas enmiendas prospere, es necesario que en votación del Congreso sumen una mayoría simple.

Es en este debate en el momento en el que se determinan y fijan "las cuantías globales de los estados de los presupuestos", según recoge el Reglamento de la Cámara.

Segundo debate de presupuestos en el Congreso

La bancada del PSOE aplaude al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la investidura en el Congreso de los Diputados.La bancada del PSOE aplaude al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la investidura en el Congreso de los Diputados.
La bancada del PSOE aplaude al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la investidura en el Congreso de los Diputados.
REUTERS/Stringer

Si el proyecto supera el debate de totalidad, la Comisión de Presupuestos de la Cámara Baja designa una ponencia. En este momento los grupos pueden presentar nuevas enmiendas, que pueden ser al articulado —el texto del proyecto de ley— y enmiendas a las secciones —arreglos en materia estrictamente numérica—. 

Si una enmienda registra un aumento de gasto en una sección del presupuesto, también debe incluir una reducción por la misma cantidad en la misma sección, tal y como establece el Reglamento del Congreso.

En la Comisión de Presupuestos se debatirá el texto resultante de esta ponencia, junto con las enmiendas que se propongan. El dictamen final de la Comisión se elevará entonces al Pleno del Congreso, donde cada ministro tendrá que defender las partidas que le competan.

Si en el Congreso sale adelante este dictamen de la Comisión, será el momento de que pase al Senado.

Los presupuestos llegan a la Cámara Alta

Pedro Sánchez en el Senado.Pedro Sánchez en el Senado.
Pedro Sánchez en el Senado.
REUTERS/Susana Vera

Una vez el Congreso de los Diputados ha aprobado el Proyecto de Ley con los PGE, es el momento de que su tramitación parlamentaria continúe en el Senado. Arrancará un Pleno del Senado muy similar al primero que tuvo lugar en la Cámara Baja: la ministra de Hacienda defiende las nuevas cuentas y los grupos pueden solicitar la intervención en comisiones de altos cargos de los ministerios.

En lugar de enmiendas de totalidad, los grupos en el Senado pueden plantear vetos. Si un veto prospera con mayoría, entonces los presupuestos regresan de nuevo al Congreso.

Si por el contrario el Senado tramita los PGE sin veto alguno, sucederá lo mismo que en el Congreso: pasará a una ponencia, después a Comisión de Presupuestos y por último a debate en el Pleno de la Cámara Alta. Si se aprueba de forma definitiva, los presupuestos generales del Estado de 2020 ya estarían listos para su publicación y oficialización en el BOE.

En caso de que el Senado apruebe un veto o apruebe los PGE pero con nuevas enmiendas, entonces el Proyecto de Ley regresa al Congreso a un último debate parlamentario.

El Congreso tendrá la última palabra

Getty Images

En primera instancia, el Congreso tiene un plazo máximo de dos meses de tramitación parlamentaria de los presupuestos generales del Estado. El Senado, solo tiene un mes. Pero si el proyecto de ley en cuestión regresa a la Cámara Baja por un veto de la Alta, el Hemiciclo puede:

  • Levantar vetos del Senado por mayoría absoluta.
  • Levantar los vetos del Senado por mayoría simple... a los dos meses.

Esta segunda opción supondría de facto dilatar la tramitación total hasta los cinco meses. Pedro Sánchez quiere tener los presupuestos antes de que termine el verano, en septiembre. Pero el escenario podría ser incluso demasiado optimista.

Si el Congreso no tiene que levantar ningún veto del Senado, todavía puede tener que revisar las enmiendas que se apliquen en la Cámara Alta. Si en el Congreso se aprueban las mismas, serán incluidas en los PGE. 

Si la Cámara Baja las rechaza, la redacción de los PGE regresará a su estado previo. Entonces, España volvería a tener presupuestos. Los primeros de sello socialista.

LEER TAMBIÉN: Presupuesto, salario mínimo, pensiones o impuestos: las principales medidas económicas que intentará aprobar el nuevo Gobierno

LEER TAMBIÉN: La factura del nuevo Gobierno se dispara por el mayor número de ministerios: la primera consecuencia de la gran coalición PSOE-Podemos

VER AHORA: Por qué EEUU quiere prohibir TikTok y qué busca Microsoft con su compra: las claves del culebrón tecnológico de este verano

    Más:

  1. Presupuestos generales del Estado
  2. Política Nacional
  3. España
  4. Gobierno de España
  5. Dinero
  6. Trending
  7. Top
  8. PSOE
  9. Unidas Podemos