Pasar al contenido principal

Pedro Sánchez ya es presidente del Gobierno tras conseguir la mayoría simple en la segunda votación de investidura

Sánchez aplaude tras ser investido presidente del Gobierno.
Sánchez aplaude tras ser investido presidente del Gobierno. REUTERS/Stringer

España, 254 días después, ya tiene Gobierno. El presidente es Pedro Sánchez, quien ha conseguido los votos previstos en la segunda sesión del debate de investidura.

En total ha sumado 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones. A favor han votado PSOE, Unidas Podemos, el PNV, Más País, Nueva Canarias, el BNG, Teruel Existe y Compromís. En contra, el PP, Vox, Ciudadanos, Junts per Catalunya, la CUP, Navarra Suma, el PRC y Coalición Canaria. Solo se han abstenido ERC y EH Bildu.

Sánchez necesitaba más síes que noes, una mayoría simple. El domingo se celebró la primera votación, pero el candidato socialista estuvo lejos de alcanzar la mayoría absoluta que establece el reglamento para salir investido en primera vuelta.

La votación ha transcurrido tal y como se preveía. La diputada más joven del Congreso, Marta Rosique, ha sido la primera parlamentaria de ERC en votar abstención al Gobierno de Sánchez, cumpliendo con lo que estaba contemplado en su acuerdo de investidura.

El debate de investidura previo a esta segunda votación ha arrancado este martes a mediodía. Lo ha hecho con un nuevo discurso de Sánchez, que ha adelantado que el nuevo Ejecutivo adoptará medidas para que esta situación de bloqueo no se vuelva a repetir.

Leer más: Así han sido los 8 meses de Sánchez como presidente en funciones, el segundo periodo de interinidad más largo de la democracia

Se refiere en concreto a los más de ocho meses de Gobierno en funciones que ha tenido España desde el pasado 28 de abril. Esto supondría una reforma de la Constitución del artículo 99, si bien Sánchez no ha concretado qué tipo de medidas adoptaría.

"Nuestro sistema democrático se resiente gravemente. Es inadmisible que una situación así se repita en el futuro", ha advertido. También ha advertido que durante esta legislatura se subirá el salario mínimo interprofesional a "niveles más decorosos" y se tratará de "atajar en la medida de nuestras posibilidades" la precariedad laboral.

Ha defendido que son medidas que "no perjudicarán a nadie". Aun así, ha dicho comprender "la frustración de la derecha". "Lo han intentado todo" por gobernar, ha incidido.

Iglesias se echa a llorar

Pablo Iglesias, llorando tras la investidura de Pedro Sánchez.
Pablo Iglesias, llorando tras la investidura de Pedro Sánchez. REUTERS/Stringer

Pablo Iglesias, el líder de Unidas Podemos, será vicepresidente del Gobierno. Nada más salir el resultado de la votación, se ha echado a llorar.

Antes de la votación, ha hecho gala de su futuro cargo llevando un pin en la solapa de la chaqueta con el logo de la Agenda 2030 de la ONU, objetivos de desarrollo sostenible a los que está adscrito el Ejecutivo. En su turno de palabra ha leído un mensaje que dice haber recibido de Rosa Lluch, hija de Ernest Lluch, exministro socialista asesinado por ETA. "No hablen ustedes en nombre de las víctimas del terrorismo: basta ya de usar nuestro dolor en su beneficio".

Lo hacía en referencia a las palabras que los dos principales grupos de la oposición habían pronunciado en la tribuna de la Cámara. Pablo Casado, del PP; y Santiago Abascal, de Vox; lamentaron en sus sendos discursos que en esta segunda votación no se votaba un Gobierno, sino "un cambio de régimen", e hicieron veladas referencias a las víctimas del terrorismo etarra.

Aina Vidal y Montserrat Bassa, dos momentos emotivos antes de la segunda votación

Los turnos en los que cada grupo parlamentario han ido fijando el sentido definitivo de su voto han estado repletos de anécdotas.

La más emotiva han sido las palabras del propio Iglesias a una diputada de En Comú Podem, Aina Vidal, que este domingo no pudo acudir al Congreso a la primera votación —por eso en esta sesión ha habido un voto favorable más—. El motivo lo expresó la propia diputada en redes sociales: ha sido diagnosticada con cáncer. Todo el Hemiciclo se ha puesto en pie con un sonoro aplauso a la parlamentaria, que ha roto a llorar.

Aina Vidal irrumpe a llorar en la investidura de Sánchez.
Aina Vidal irrumpe a llorar en la investidura de Sánchez. REUTERS/Stringer

Otro momento emotivo pero también bastante más polémico ha sido la comparecencia de Montserrat Bassa por el grupo de Esquerra Republicana. La diputada nacionalista se ha referido a su hermana Dolors, política presa por la causa del procés, y a los otros encarcelados como Oriol Junqueras. "Siempre me sonríen al cristal cuando reflejo mi rabia", ha dicho, con dureza. "Me importa un comino la gobernabilidad de España".

Bassa también ha calificado al nuevo Gobierno del PSOE de "verdugo" por las sentencias judiciales contra los líderes del procés. ERC ratificó hace apenas una semana que se abstendría en la investidura de hoy.

Leer más: Sánchez pierde la primera votación a la investidura, pero avanza en su camino a la presidencia

Los grupos minoritarios también han protagonizado algunos momentos claves de la jornada, como la diputada Ana Oramas, de Coalición Canarias. Se ha subido al estrado para pedir disculpas públicas a su organización política. El domingo y este martes Oramas ha roto la disciplina: su organización le instó a que se abstuviese y Oramas ha votado finalmente en contra del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos.

Eso sí, la diputada canaria ha pedido rebajar la crispación en la Cámara Baja. "Ni yo soy una facha ni los votantes de Podemos están con los terroristas", ha enfatizado.

Íñigo Errejón ha felicitado "al señor Sánchez y a Pablo" por haber alcanzado el acuerdo de Gobierno, aunque ha criticado que es algo que se podía haber hecho "hace cuatro años". "Nunca es tarde si la dicha es buena", ha reflejado. También ha pedido que "no se compre el marco a la derecha" sobre un país dividido. "España no está dividida por la mitad, lo está por la desigualdad".

Junts per Catalunya también ha protagonizado un trasiego en los pasillos del Hemiciclo cuando sus diputados abandonaron la Cámara cuando llegó el turno de Abascal. Lo propio ha hecho Vox cuando llegó el turno de EH Bildu, lo que ha obligado a la presidenta del Congreso a intervenir para pedir silencio.

El último turno de palabra ha recaído en la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Adriana Lastra. Sus últimas palabras, antes de que comenzara la votación, han sido de agradecimiento al diputado de Teruel Existe "por su valentía" y a todos los grupos parlamentarios que han apoyado la investidura.

También ha agradecido a Sánchez, con la voz quebrada. "Gracias, presidente, por no haber perdido nunca la fuerza".

Esto es lo que ha votado cada partido en la segunda votación de investidura:

167 votos a favor —120 del PSOE, 35 de UP, 6 de PNV, 2 de Más País, 1 de Nueva Canarias, 1 del BNG, 1 de Teruel Existe, 1 de Compromís.

18 abstenciones —13 de ERC, 5 de EH Bildu.

165 votos en contra —89 de PP, 52 de Vox, 10 de Ciudadanos, 8 de JxC, 2 de CUP, 2 de Navarra Suma, 1 del PRC, 1 de Coalición Canaria.

Y además