La excepción del comercio online: Primark abandera la venta física y el precio como propuesta de valor

Sandalias de mujer en Primark para ir cómoda y a la moda este verano.
Sandalias de mujer en Primark para ir cómoda y a la moda este verano.

Reuters

  • Carlos Inacio, responsable de Primark para España, defiende un modelo de negocio que no contempla el canal online, aunque admite que en este sector "nunca se puede decir nunca".
  • El directivo ha insistido en la necesidad de desterrar la idea de que el low cost es vender barato y a cualquier coste.
  • “El precio está en nuestra propuesta de valor y lo seguirá estando, lo que importa es qué das a cambio de ese precio”, ha expresado Inacio. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En un mundo cada vez más marcado por los confinamientos, las restricciones de movilidad o de control de aforo a consecuencia del COVID-19 era previsible que las empresas de moda encontraran en el canal online una forma de superviviencia. Sin embargo, y como casi todo en la vida, siempre hay una excepción: Primark. La cadena irlandesa sigue defendiendo un modelo basado en tiendas físicas. 

“En un mundo cambiante no puedes decir nunca, pero ahora estamos centrados en desarrollar nuestras tiendas físicas”, ha explicado el responsable de Primark para España, Carlos Inacio, en el marco de la última jornada de Barcelona Fashion Summit y que ha recogido Modaes. 

El directivo, que aunque ha reconocido que aún queda por vivir "momentos de mucha incertidumbre", se muestra esperanzado con el camino que sigue la compañía: "Cuando pudimos reabrir nuestras tiendas la respuesta fue fantástica, y eso nos da confianza”. 

"Cada compañía debe aprovechar este momento de menos volumen para revisar todo lo que quieres hacer y adónde quieres llegar”, ha incidido el responsable de la firma, al tiempo que ha vaticinado que "los próximos 2 años supondrán grandes retos para el sector" e insiste en que la clave estará "en si te adaptas o no”. 

Primark ni tiene tienda online, ni le interesa: los analistas de UBS revelan por qué no le resulta rentable vender por internet

Cabe explicar, que Primark tiene alrededor de 40 tiendas en España, de acuerdo a la información que hay en su web, la mayoría de ellas en centros comerciales, unos de los puntos de venta más afectados por los cierres decretados por las Autoridades para luchar contra la pandemia. 

En este sentido, el ejecutivo cree que las medidas de seguridad que ha impuesto el COVID-19 "han llegado para quedarse". En relación a los alquileres de los locales, uno de los grandes problemas para las marcas, Inacio considera que los propietarios "son compañeros de viaje", pero, añade, que "todo tiene cambiar después de la pandemia" para que ambos negocios sigan siendo "sostenibles". 

"El low cost ya no es vender barato a cualquier coste"

El directivo ha insistido en la necesidad de desterrar la idea de que el low cost es vender barato y a cualquier coste. "Eso es algo muy, muy antiguo, sabemos sabemos que tenemos un impacto y ponemos mucho esfuerzo en reducirlo", añade a este respecto. 

"El low cost no significa low value”, defiende el ejecutivo. Y este frase podría servir como lema, pues la enseña del grupo no es otra que el precio, algo que no tiene porque ir detrimento de la sostenibilidad. “La sostenibilidad no tiene por qué ser más cara, no podemos pedirle al cliente que compre sostenible pero pedirle que pague más”, ha relatado Inacio.

El ejecutivo ha insistido en que el precio es "la propuesta de valor del grupo y lo seguirá estando", y añade que lo que importa es el "qué das a cambio de ese precio”. “Es cierto que vendemos muchísimas camisetas de algodón a 2 euros, pero ¿por qué tenemos que obligar al cliente a pagar más de 2 euros por una camiseta de algodón, si es lo que es?", ha concluido. 

Otros artículos interesantes:

Primark detiene los pedidos a las fábricas y cifra en más de 700 millones el impacto del cierre de tiendas

El plan de Primark que planta cara a Zara en su propia casa

De Facebook a Eurostars, Deloitte o Primark: todos los inquilinos del imperio inmobiliario de Amancio Ortega