Pasar al contenido principal

Así planea Economía proteger a los clientes de los bancos: una tasa de 200 euros por cada reclamación y penalización a los que más quejas reciban

Nadia Calviño
Nadia Calviño, ministra de Economía Marta Fernández Jara - Europa Press
  • El ministerio de Economía ultima el borrador del anteproyecto de ley que creará la nueva Autoridad Independiente de Protección del Cliente Financiero, según publica Cinco Días. 
  • Se establece por un lado una tasa de 200 euros, aunque este dato podría no estar cerrado, que deberá abonar cada banco por reclamación recibida.
  • Se impondrá un pago adicional en concepto de promoción de buenas prácticas para las entidades que más quejas reciban.

El ministerio de Economía ultima el borrador del anteproyecto de ley que creará la nueva Autoridad Independiente de Protección del Cliente Financiero. Este defensor del consumidor bancario será un mecanismo extrajudicial con el que se pretende evitar llegar a los tribunales con las reclamaciones bancarias. 

El texto del borrador, que adelanta Cinco Días, apunta que el nuevo defensor del cliente bancario será una vía extrajudicial de solución de las reclamaciones que serán vinculantes, algo que no sucede actualmente con el Banco de España. Además, las reclamaciones estarán limitadas hasta los 50.000 euros, según publica el mismo diario. 

En el mismo texto, se diseña un sistema de financiación de esta nueva autoridad que penalizará a aquellas entidades con mayor número de quejas.

De esta forma, se establece por un lado una tasa de 200 euros, aunque este dato podría no estar cerrado, que deberá abonar cada banco por reclamación recibida. El texto también señala que esta tasa podría ser modificada por real decreto para adaptarse a las necesidades del organismo. 

El borrador, según el texto adelantado por Cinco Días, añade que se impondrá un pago adicional en concepto de promoción de buenas prácticas para las entidades que más quejas reciban.

La creación de este defensor del cliente llega en un momento que ha estado cargado de una alta litigiosidad con las entidades, sobre todo, en cuestiones relacionadas con las hipotecas. En este sentido, tanto las cláusulas suelo como el pago de los gastos de constitución de hipotecas o el IRPH han terminado en los tribunales. 

Con la creación del nuevo organismo, se buscaría evitar llegar a esta vía y seguir sobrecargando los tribunales con causas financieras. Iría un paso más allá de la actual fórmula donde las reclamaciones se presentan ante el Banco de España, pero las entidades no están obligadas a cumplir con lo que diga el supervisor.  

Y además