¿Puede Europa sufrir un gran apagón de la red de telefonía móvil este invierno? Las operadoras ya preparan planes de contingencia

Antena de telefonía.
Antena de telefonía.

El corte del suministro del gas ruso a Europa continúa teniendo repercusiones. A la inflación a la que ha contribuido la subida del coste de la energía se añade ahora el miedo a posibles apagones que pueden ocurrir durante el invierno.

Estos apagones pueden causar también otra consecuencia que habría resultado inimaginable en otro momento: que regiones enteras puedan quedarse sin conectividad de telefonía móvil, ya que las antena requieren de suministro de electricidad para funcionar.

En Europa hay aproximadamente medio millón de torres de telefonía móvil. La mayoría de ellas dispone de sistemas de alimentación de emergencia, con baterías que pueden hacer que sigan funcionando durante unos 30 minutos más si se produce un corte de suministro.

Por ello, varios países ya se han puesto manos a la obra y han comenzado a preparar sus propios planes para continuar teniendo cobertura móvil, incluso si este invierno se producen finalmente apagones eléctricos.

Entre los países que encabezan estos planes se encuentran Francia, Alemania, Suecia e Italia, como ha informado la agencia Reuters.

En el caso de Francia, la compañía eléctrica Enedis ha diseñado un plan que puede incluir cortes de electricidad de hasta 2 horas en el peor de los casos, y solamente a partes concretas del país y de forma rotatoria, aunque sin impacto para servicios esenciales como los hospitales, la policía y el Gobierno.

A pesar de que las partes implicadas en el sector de las telecomunicaciones se han reunido este verano para discutir la situación durante los apagones, la Federación Francesa de Telecomunicaciones, que reúne a los principales operadores, ha denunciado que las antenas de telefonía no estén entre las excepciones.

En un comunicado, Enedis ha asegurado que depende de las administraciones locales decidir las excepciones a los potenciales apagones, más allá de los servicios decretados como esenciales a nivel nacional.

"Tal vez mejoremos nuestros conocimientos sobre el asunto este invierno, pero no es fácil aislar una antena móvil [del resto de la red]", como asegura un funcionario del Ministerio de Economía francés en declaraciones al medio citado.

Otros países también estudian medidas, como es el caso de Suecia y Alemania, donde los operadores de telecomunicaciones se han mostrado preocupados ante un potencial racionamiento energético.

 

El país escandinavo planea costear la compra de estaciones de combustible para instalarlas en las antenas de telefonía para evitar que los apagones afecten a la cobertura de telefonía.

Por su parte, las operadoras de telecomunicaciones de Italia tiene planes para proponer al nuevo Gobierno del país transalpino que las antenas de telecomunicaciones queden al margen del racionamiento de energía.

En Alemania, las compañías del sector están utilizando técnicas para optimizar el flujo de tráfico y hacer que las torres estén en reposo cuando no se usan y apagar franjas específicas del espectro.

En este país, Deutsche Telekom tiene 33.000 antenas y sistemas de electricidad de emergencia que utilizan diésel como energía pero solo pueden dar soporte a un número pequeño de ellas al mismo tiempo.

Otros artículos interesantes:

La cobertura por satélite del iPhone 14: su relación con Starlink y cómo puede ser "un caballo de Troya" contra las redes de telefonía móvil actuales

Si el gas ruso deja de llegar a Europa, provocará caídas de hasta el 6% del PIB: así afectará a cada país, según el FMI

Sindicatos y empresas alemanas se unen para oponerse al veto europeo del gas ruso

Te recomendamos