Pasar al contenido principal

Por qué Competencia recurre las leyes de pisos turísticos de los ayuntamientos de Madrid, San Sebastián y Bilbao

Unos turistas pasean por Las Ramblas de Barcelona.
Unos turistas pasean por Las Ramblas de Barcelona. Carl Court/Getty Images

La batalla jurídica por los pisos turísticos ha dado un nuevo paso. La CNMC (Comisión Nacional del Mercado y la Competencia) ha anunciado que va a llevar a los tribunales las normativas de los ayuntamientos de Madrid, Bilbao y San Sebastián que regulan los pisos turísticos. El superregulador considera que las normas de estos consistorios son contrarias a la competencia y a los principios de regulación económica eficiente, y perjudican a los consumidores y usuarios.

El aumento de los pisos destinados al alquiler vacacional ha ido de la mano del boom del turismo en España y del crecimiento de plataformas como Airbnb, Homeaway y Wimdu. En este camino, ha habido varias etapas de conflicto. En un primer momento, quienes comenzaron a ir contra este tipo de alojamientos fueron las grandes cadenas hoteleras y las asociaciones del sector turístico más tradicional.

Si bien no han dejado de batallar contra ellos, ha habido nuevos actores que se han ido sumando a este conflicto. Por un lado, algunas comunidades autónomas han ido desarrollando reglamentos para ordenar este tema, dado que son ellas quienes tienen las competencias en materia turística, mientras que los ayuntamientos se han ido sumando a estas normativas, con la única pata sobre la que tienen posibilidad de regular: los planes urbanísticos. 

Leer más: Las cifras de la pelea de Airbnb contra el sector hotelero en España

¿Por qué Competencia lleva a los tribunales las normas de estos tres ayuntamientos? 

La CNMC estima que estas regulaciones van contra la competencia y perjudican a los consumidores y usuarios. El organismo en un comunicado explica que contactó con los consistorios para requerirles que "justificaran la necesidad y la proporcionalidad" de estas restricciones impuestas al alquiler turístico o bien procedieran a anular estos requisitos.

Concretamente, la CNMC se refiere a los siguientes puntos de la normativa de estos tres ayuntamientos:

  • En el caso de Madrid, la norma del ayuntamiento exige una licencia para poder alquilar apartamentos y viviendas turísticas. Por otro lado, establece un periodo de un año, ampliable a otro más, hasta que se puedan otorgar de nuevo licencias en determinados distritos de la capital: en el distrito Centro, para toda clase de hospedaje, y en Palos de Moguer, Recoletos, Goya, Trafalgar y Argüelles para viviendas de uso turístico.
  • En el caso de Bilbao, solo pueden ser viviendas de uso turístico las plantas bajas o primeras de los inmuebles, salvo que tengan acceso independiente a la calle. Además, se exige autorización y registro para las viviendas de uso turístico y límites para las mismas. También se incluyen otros obstáculos, como exigencias de oferta máxima de tres habitaciones por vivienda y limitación a edificios de uso residencial.
  • En el caso de San Sebastián, la normativa limita también las viviendas de uso turístico a las plantas bajas o primeras de los inmuebles salvo que tengan acceso independiente a la calle. Además, la normativa prohíbe nuevas viviendas turísticas en algunas zonas del centro de la ciudad.

¿Es la primera vez que la CNMC recurre una norma relativa a los pisos turísticos? 

No, el regulador ya llevó a los tribunales varios decretos de algunas comunidades autónomas porque consideraba que iban contra la libre competencia. En este sentido, la CNMC recurrió los decretos de la comunidad de Madrid, Castilla y León, Canarias y Galicia. En cada uno de los casos, Competencia consideraba que había algunos puntos de la norma que no se ajustaban. 

  • En el caso de Madrid, la CNMC consideró un obstáculo que la regla estableciese un mínimo de cinco días obligatorio para alquilar pisos turísticos.
  • En el recurso contra la norma de Castilla y León, Competencia solicitó que se eliminaran algunos puntos como la inclusión de los precios en catálogos, directorios, guías o sistemas informáticos, la posible intervención de la administración para realizar recomendaciones de precios como referencia, además de la existencia de un catálogo exhaustivo de requisitos técnicos y servicios mínimos, la exigencia de un distintivo en el inmueble, la obligatoriedad de asistencia telefónica 24 horas (sin permitir vías alternativas de atención a los usuarios), la prohibición de cesión por habitaciones y la fijación de criterios temporales para limitar la estancia.
  • Mientras que sobre la norma de Galicia, la CNMC recurrió la obligatoriedad de ceder la vivienda en su totalidad, la limitación del alquiler a tres meses, la exigencia de un catálogo de requisitos técnicos y servicios mínimos a incluir en el alquiler (apartamentos y viviendas turísticas). 
  • En el caso de Canarias se solicitaba eliminar la parte de la norma que impedía que las viviendas vacacionales se establezcan en suelos turísticos y las excluye de las zonas donde se localizan los hoteles y los apartamentos, así como aquella que prohibía que se alquilaran habitaciones por separado dentro de una vivienda. 

Leer más: Así quiere Competencia ordenar las leyes autonómicas sobre pisos turísticos de Airbnb

¿Qué han dicho los tribunales? 

La respuesta no ha sido igual en todos los casos, mientras que la justicia dio la razón a la CNMC en el caso de la comunidad de Madrid, Castilla y León y Canarias, falló en contra en el caso de Galicia. Por lo que en este último, se ha elevado el caso hasta el Supremo. 

"Esto es desorientador", decía el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, en una conferencia hace unos meses sobre las diferentes sentencias. "Estamos en una situación en la que la regulación turística de San Sebastián, es distinta a la de Bilbao. Esto no tiene ningún sentido", concluía

¿Qué puede hacer el Gobierno? 

El Gobierno no tiene competencia en materia turística, ya que está transferida a las comunidades autónomas. "No tenemos ni presupuesto, ni competencias", apuntaba Maroto, en un encuentro con periodistas poco después de asumir su cargo, para poner orden en el "batiburrillo" de normas turísticas.

Sin embargo, la ministra se mostraba optimista sosteniendo que algo se podría hacer al respecto y ya apuntó que buscarían crear unas líneas marco para que a partir de estas fueran las comunidades autónomas las que desarrollaran su propia normativa 

¿Qué piensa hacer la CNMC en materia de alojamientos turísticos? 

Por su parte, la CNMC ha explicado que han creado un grupo de trabajo con autoridades de la competencia de las comunidades autónomas para sentar unas líneas sobre las cuáles se desarrollen las normativas autónomicas, ya que son estas administraciones quienes tienen competencia sobre esta actividad.

El objetivo es que las normas sean lo más parecidas posibles en todos los puntos de la geografía, a la par que se consulta con los organismos regionales que conocen más de cerca la problemática de cada comunidad. 

Te puede interesar