TIN (Tipo de Interés Nominal)

Los bancos fijan el TIN en concepto de intereses por el dinero prestado.

GettyImages

  • El Tipo de Interés Nominal (TIN) es el porcentaje que el banco pacta con sus clientes en concepto de intereses por el dinero prestado.
  • Tanto el TIN como la TAE son conceptos establecidos por el Banco de España y, por lo tanto, oficiales y asociados a productos financieros comercializados por la banca española.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.

Seguro que alguna vez has escuchado hablar sobre el TIN y la TAE, pero quizá no tengas demasiado claro a qué se refiere cada uno de estos dos términos. 

Tanto el Tipo de Interés Nominal (TIN) como la Tasa Anual Equivalente (TAE) son conceptos establecidos por el Banco de España. Es decir, ambos son términos oficiales que se asocian a productos financieros comercializados por los bancos españoles, como los préstamos hipotecarios.

Qué es el TIN y cómo se calcula

El Tipo de Interés Nominal (TIN) es el porcentaje que la entidad bancaria pacta con sus clientes en concepto de intereses por el dinero prestado, y se aplica en contratos de depósitos, préstamos, créditos e hipotecas. En resumidas cuentas, es el coste efectivo de un producto durante un periodo de tiempo. No obstante, el TIN no incluye las comisiones ni los gastos variables relacionados con los plazos de devolución del préstamo.

En una hipoteca a tipo variable, el TIN mensual se obtiene sumando el euríbor al diferencial que aplica el banco. Es decir, se calcula de la siguiente manera:

TIN = Euríbor (0,852 en junio de 2022) + Diferencial (1,03) = 1,855%

En el caso de una hipoteca fija, el TIN se trataría de un porcentaje fijo que refleja el coste del préstamo.

En qué se diferencia de la TAE

Mientras que el TIN muestra únicamente los intereses que el banco te cobra a cambio de prestarte el dinero, la TAE refleja los intereses pero también los demás gastos asociados a la firma de un contrato hipotecario. Es decir, el Tipo de Interés Nominal te permitirá comparar los tipos que ofrecen las distintas entidades financieras, pero la TAE será fundamental para que conozcas exactamente cuánto te costará la vivienda.

No cabe duda de que el TIN es un indicador informativo sencillo, pero en realidad no resulta demasiado útil para el consumidor. Los datos que incorpora la TAE, desde las comisiones hasta los plazos, proporcionan una visión mucho más clara de cuál será la inversión definitiva.

Te recomendamos