Pasar al contenido principal

Por qué la FED puede estar cometiendo un grave error

El presidente de la FED, Jerome Powell, preparándose para comparecer en la comisión bancaria del Senado de EE.UU. el 1 de marzo.
El presidente de la FED, Jerome Powell, preparándose para comparecer en la comisión bancaria del Senado de EE.UU. el 1 de marzo. Yuri Gripas/Reuters

El presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell, debería seguir su propio consejo. 

Hubo una frase en particular durante la primera rueda de prensa de Powell con la que expresó casi todo lo que hay que decir sobre la situación del mercado de trabajo estadounidense, que mejora pero que todavía está lejos de estar en plena forma. 

"Sabremos que el mercado de trabajo está ajustándose cuando veamos una tendencia más significativa en la subida de sueldos", contestó Powell a un periodista sobre si estaba satisfecho con la senda actual del crecimiento de los salarios, que sigue siendo mediocre para la mayoría de los puestos

"Solo hemos visto un modesto incremento en los sueldos. Me ha sorprendido esto", dijo  

Leer más: Así afectan las decisiones del BCE a tu bolsillo: si quieres rentabilidad, tendrás que asumir más riesgo

Esta tendencia, tan obvia como podría parecer, entra en conflicto con la política de la Reserva Federal de subir los tipos de interés preventivamente incluso cuando la inflación continúa sin llegar a su objetivo. Esencialmente, esto es preocupante porque la tasa de empleo del 4,1% (que es a menor en 17 años) podría estar más allá de lo que consideran "pleno empleo".  

Según los modelos de la FED esto podría generar una inflación sustancial, a pesar de que las pruebas durante años han mostrado lo contrario. 

La Reserva Federal aumentó los tipos de interés por sexta vez este miércoles 21 de marzo, incrementando el tipo desde el 1,5% hasta el 1,75%, argumentando en un comunicado sobre su política monetaria que "la perspectiva económica se ha fortalecido en los últimos meses". Aunque como escribió la periodista de Bloomberg, Jeanna Smialek, "los funcionarios de la Reserva Federal defienden dependencia de los datos, y los números se muestran sorprendentemente similares a la última vez que se reunió el comité". 

De hecho, informes recientes sobre los salarios y las ventas minoristas han vuelto a generar dudas sobre la fuerza del crecimiento económico. 

La FED de Atlanta ha reducido de forma drástica la perspectiva de crecimiento desde una estimación inicial del crecimiento del PIB anualizado del 5,4% para el primer trimestre hasta una tasa esperada del 1,8%. 

Perspectivas Reserva Atlanta

¿Un error común? 

No sería la primera vez que los funcionarios de la FED se vuelven extremadamente optimistas en primavera, para posteriormente frenar su propio entusiasmo.  

El cuadro siguiente forma parte de un estudio de la FED de San Francisco publicado en 2015 y muestra cómo las previsiones del banco central estuvo consistentemente por encima de las tasas actuales de crecimiento. 

previsiones de la FED de San Francisco
FED de San Francisco
Fed de San Francisco
FED de San Francisco

Después de años de revisiones a la baja que tensaron la credibilidad del banco central, la FED finalmente se conformó en 2016 con expectativas de que la tasa de crecimiento de la economía no exceda el 2%, haya sido permanentemente afectada por la Gran Recesión, ralentizada por cambios demográficos o una combinación de los dos.

Podría decirse que este exceso de optimismo ha llevado a una política monetaria demasiado estricta, lo que podría inhibir la creación de millones de nuevos puestos de trabajo. El propio Powell admitió durante una comparecencia en el Congreso que la tasa de desempleo podría caer hasta quedar en el 3,5% sin generar una inflación que no se pretende.

Sin embargo, a raíz de los recortes de impuestos y el aumento del gasto, la FED elevó su pronóstico para el crecimiento del PIB Estados Unidos para este año al 2,7% desde el 2,5%, y para el próximo elevó su previsión desde el 2,1% hasta el 2.4%. Con este telón de fondo, la Reserva Federal señaló que habría aumentos graduales en las tasas de interés en 2018, 2019 y quizás hasta 2020.

Los cambios llegan incluso a la primera rueda de prensa de Powell ante la prensa cuando admitió que los probables efectos económicos de las nuevas medidas de política fiscal son "muy inciertos". 

Los funcionarios de la FED "ampliamente hablando... consideran que habrá un aumento significativo en la demanda a partir de las nuevas políticas fiscales por lo menos durante el próximo, digamos, tres años ", dijo Powell.

Ese es un impacto mayor de lo que la mayoría de los economistas esperan dada la naturaleza sesgada de los recortes tributarios hacia las personas más ricas, que tienen más probabilidades de ahorrar que de gastar. El Fondo Monetario Internacional advirtió recientemente que, si bien las medidas deberían impulsar el crecimiento en los próximos dos años, habrá un retorno de la inversión alrededor de 2020.

"En los Estados Unidos, parte del impulso actual de la actividad se amortizará más tarde en un menor crecimiento una vez que el estímulo fiscal se invierta y los incentivos de los gastos de inversión expiren", dijo el personal dijo en un informe preparado para la reunión del G-20 en Buenos Aires. 

Te puede interesar