Pasar al contenido principal

Este analista de Morgan Stanley desmiente la creencia de que es necesaria una recesión para que el mercado se sanee: aquí están sus razones

Traders analizando el mercado en Wall Street.
Reuters
  • Aunque sería bueno esperar con mucha liquidez a que llegue un colapso, el mercado no siempre coopera; además, no necesitamos una recesión desagradable para que el mercado se restablezca.
  • Así lo ve el estratega de Morgan Stanley, Mike Wilson, que expone que pese a que ha habido una serie de correcciones en el camino, “el mercado de valores ha experimentado un aumento incesante desde el final de la crisis de la Gran Crisis Financiera a principios de marzo de 2009”. 
  • Según sus cálculos, ha habido seis correcciones de dos dígitos en el S&P 500 desde dicho ejercicio, con las mayores pérdidas en el cuarto trimestre de 2018 con un 19% de descensos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hay muchos inversores que han estado esperando que se desarrolle un escenario similar al del 2008 antes de desplegar capital en el mercado. 

Aunque sería bueno esperar con mucha liquidez a que llegue un colapso, el mercado no siempre coopera. Además, no se necesita una recesión desagradable para que el mercado se restablezca. Eso puede suceder sin que se origine una crisis económica. 

Así lo ve el estratega de Morgan Stanley, Mike Wilson, que expone que pese a que ha habido una serie de correcciones en el camino, “el mercado de valores ha experimentado un aumento incesante desde el final de la crisis de la Gran Crisis Financiera a principios de marzo de 2009”. 

Según sus cálculos, ha habido seis correcciones de dos dígitos en el S&P 500 desde dicho ejercicio, con las mayores pérdidas en el cuarto trimestre de 2018 con un 19% de descensos. Pero las recuperaciones en forma de “V” han sido rápidas y no “hemos tenido otro colapso”. Eso ha dejado a muchos inversores a la espera de volver a desplegar el a medida que “el mercado continúa presionando cada vez más”.

Muchos inversores comparten la creencia de que una recesión es la única forma de obtener esa oportunidad de compra que muchos han estado esperando. Estas son un resultado natural de nuestro sistema económico, por lo que nunca desaparecerán, pero no es necesario “alentar una recesión económica para encontrar mejores puntos de entrada en la Bolsa”. Los operadores siempre han encontrado otras formas de reaccionar exageradamente fuera de una recesión para hacer que las acciones sean más baratas.

Leer más: 21 maneras de ganar dinero sin hacer prácticamente nada

La estadística como base

Si se observa el S&P 500 desde 1928, ha habido 53 correcciones de doble dígito. Eso es aproximadamente una cada año y medio más o menos en los últimos 91 años. De esas 53 pérdidas de dos dígitos, 20 veces las acciones han caído según la definición estándar del mercado bajista de pérdidas superiores al 20%. Entonces, los mercados bajistas se han desarrollado una vez cada cuatro años y medio, de media.

Correcciones en el mercado.
Fortune

Pero 33 de esos 53 descensos de doble dígito se produjeron lejos de una recesión. De igual modo, 6 de los 20 mercados bajistas tuvieron lugar sin que se hubiera originado una crisis económica. Por tanto, más del 60% de todas las correcciones de doble dígito y el 30% de todos los mercados bajistas “tuvieron lugar sin el inicio de una recesión”, detalla.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

El ejemplo del lunes negro

El crash del lunes negro de 1987 es el ejemplo más claro. Después de que el índice cayera más del 20% en un solo día y más del 30% en el transcurso de una semana en octubre el mes de octubre del citado ejercicio, muchos economistas estaban preocupados de que estuviéramos al borde de una gran depresión. 

Con todo, resultó ser nada más que un bache en la trayectoria ascendente a largo plazo de la Bolsa estadounidense a lo largo de los años ochenta y noventa.

No hubo recesión y el S&P 500 ganaría más del 120% en los siguientes 5 años para un rendimiento anual de un sorprendente 17%. La mayoría de economistas, indica el experto, no recuerda que, aunque ese colapso no tuvo precedentes, el S&P 500 aún terminó el año con una revalorización de alrededor del 5%.

Los riesgos en el camino

El problema para los inversores en cualquiera de los escenarios es que no se sabe de antemano cuál se producirá durante el inicio de una corrección. Esos accidentes recesivos más grandes siempre parecen maravillosas oportunidades de compra con el beneficio de la retrospectiva, pero rara vez se sienten así en el momento en que parece que todo el sistema económico se está desmoronando a su alrededor.

El otro problema al contar con una recesión para ver la oportunidad de compra es que muchas personas pierden sus empleos o ven que la actividad empresarial se desacelera cuando la economía se hunde. No solo necesita fortaleza intestinal, sino también capital disponible para invertir cuando el escenario se torna más negativo.
 

Y además