Pasar al contenido principal

Qué está realmente garantizado en un fondo de inversión garantizado

Cómo funciona un fondo garantizado
Netflix
  • La rentabilidad de los fondos garantizados sólo está asegurada en determinados casos.
  • La garantía de rentabilidad afecta al rendimiento máximo que ofrecen este tipo de fondos.
  • Dependiendo de cómo se devuelva el dinero, tributará de una corma u otra en la renta
  • Para garantizar el capital, la mayoría de fondos invertirá la mayor parte de su cartera en renta fija
  • Descubre más historias en Business Insider España

Para un inversor conservador como el español, la palabra garantizado tiene un enorme poder de atracción. Solo hay que fijarse en la cantidad de dinero que los españoles mantienen en cuentas corrientes y depósitos con rendimientos exiguos. Según los datos provisionales del Banco de España, el año 2019 terminó con un récord de 853.000 millones de euros en este tipo de productos.

Son pocos quienes se lanzan a conseguir más rentabilidad y parte de quienes lo hacen siguen buscando opciones conservadoras. Ahí es donde un producto ha destacado por encima del resto en los últimos años: los fondos garantizados.

A finales de 2019 había 19.023 millones de euros en este tipo de fondos según Inverco, una cifra que supone un 9,7% de la inversión total en fondos nacionales.

Qué son los fondos garantizados

Como su propio nombre indica, un fondo garantizado es aquel que garantiza recuperar el capital invertido siempre que se cumplan una serie de condiciones y se mantenga un tiempo la inversión. En otras palabras, con este producto no perderás dinero en términos nominales. La cosa cambia si se tiene en cuenta la inflación). 

Para evitar este efecto, hay fondos garantizados que van más allá y aseguran también un  pequeño rendimiento adicional. Ahí es donde puede diferenciarse entre fondos garantizados de rendimiento fijo y fondos garantizados de rendimiento variable. Esta distinción no obedece a las inversiones que realiza el fondo, sino a que en los primeros la rentabilidad asegurada es fija y en los segundos dependerá de la evolución de los activos en los que invierta. Así, se trata más de un objetivo de rentabilidad que de una rentabilidad garantizada.

Leer más: Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

Qué está realmente garantizado en un fondo garantizado y cuándo

Independientemente del tipo de fondo garantizado del que se trate, hay una cosa que siempre está asegurada: el principal de la inversión. Dicho de otra forma, con este producto no se pierde dinero y se recupera lo invertido, siempre que se cumplan las condiciones que marca el fondo.

Por eso mismo, la clave en está en saber cuáles son esas condiciones. Y es que, en esto, un fondo garantizado funciona de forma similar a un seguro. La principal condición en todos los fondos para que la garantía se aplique es mantener la inversión durante el tiempo acordado, que normalmente oscila entre 3 y 5 años dependiendo del fondo garantizado.

¿Y si necesitas recuperar antes el dinero del fondo garantizado? Ahí es donde reside la‘trampa’ o gran inconveniente de este producto. Normalmente podrás acceder a tus ahorros cuando lo necesites, salvo que se indique específicamente lo contrario en el folleto del fondo. El problema es que la garantía no se aplicará en ese caso y su traducción es que puedes llegar a perder dinero.

El motivo es que recuperarás el dinero según el valor liquidativo del fondo en ese momento, que puede ser mayor o menor al valor liquidativo al que compraste. En realidad, lo que hará el gestor del fondo es vender parte la parte proporcional de los activos del fondo correspondientes a tu participación al precio de mercado y ese precio puede ser el mismo al que los compraste o diferentes. De hecho, es fácil que sea menor por cómo funcionan los fondos garantizados.

Leer más: Los motivos por los que no consigues ahorrar dinero

Cómo consiguen esta garantía los fondos

¿Qué pasaría si llegado el momento de recuperar el dinero el fondo está en pérdidas? En ese caso se activaría la garantía por la cual el inversión siempre recupera su dinero. Esta garantía depende normalmente de la propia entidad, que actúa como garante y asegura que recuperarás tu dinero en el peor de los casos. El banco o la gestora también podrían contratar un seguro con una aseguradora, pero esto suele ser menos habitual.

Una de las razones es que el funcionamiento de los fondos de inversión garantizados busca precisamente que no tener que usar nunca esa garantía adicional. En otras palabras, la forma en la que invierten está pensada para cubrir el capital principal y, si las cosas van bien, algo de rentabilidad.

De forma muy resumida, los fondos garantizados invierten la mayor parte de su patrimonio en renta fija y solo una pequeña parte se arriesga en renta variable. Así es como logran no tener que actuar la garantía y devolver siempre el capital invertido.

A modo de ejemplo, si inviertes 10.000 euros en un fondo garantizado a 5 años y en ese momento las emisiones de Letras del Tesoro rentan un 4%, el fondo dispondrá de 384,61 euros para invertir en renta variable y aún así poder devolverte tu inversión al cabo de 5 años. Las matemáticas son sencillas: 9.615,38 multiplicado por 1,04 es igual a 10.000 euros. El resto es lo que se invierte, habitualmente en opciones y derivados financieros, para cubrir las ingentes comisiones que cobran estos fondos y conseguir rentabilidad adicional.

Leer más: Así funciona la regla del 120 para calcular cómo invertir tu dinero

Cuidado con Hacienda, la fiscalidad cambia si el fondo activa la garantía

El funcionamiento de los fondos garantizados hace que su fiscalidad cambie dependiendo de cómo se recupera el dinero. Hay dos opciones:

  • Si el fondo no activa la garantía. Cuando el fondo consigue devolver el dinero más la rentabilidad a vencimiento gracias a sus inversiones, este capital tributará en el IRPF dentro de las rentas del ahorro como una ganancia o pérdida patrimonial. Al hacer la declaración de la rena pagarás entre un 19% y un 23% de  impuestos por el beneficio obtenido.
  • Si el fondo tiene que usar la garantía. Cuando el fondo ha perdido dinero, activará la garantía de pago para poder devolver el dinero a los partícipes. En este caso, el fondo te pagará al vencimiento el valor liquidativo del mismo más la diferencia entre éste y el valor garantizado. Este dinero adicional que el fondo suma mediante la garantía, tributará también en las rentas del ahorro, pero como rendimiento de capital mobiliario y no como ganancia patrimonial.

Los entresijos de los fondos garantizados hicieron que en su día la Comisión Nacional del Mercado (CNMV) los encuadrase dentro de los instrumentos financieros complejos.

Y además