Pasar al contenido principal

Por qué un recorte de tipos más agresivo por parte de la Fed sería más positivo para los mercados globales

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal. REUTERS/Sarah Silbiger
  • Los datos recientes han confirmado que el sector manufacturero continúa en un entorno recesivo, a pesar de que se ha estabilizado últimamente.
  • Ante este panorama, la Fed se ha quedado “por detrás de la curva”, de tal manera quelo que realmente podría sorprender a los mercados sería “un recorte de tipos de interés del 0,5%”, argumenta Yves Bonzon, CIO de Julius Baer. 
  • El experto indica que volvería a colocar a la institución monetaria estadounidense en el foco de todas las bolsas y disiparía “los temores de una recesión”, lo que “haría que se incrementase la curva de rentabilidad de Estados Unidos”.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El clima en el ámbito de los mercados sigue enrarecido y parece que es el tablero sobre el que van a jugar los inversores hasta que termine el año.

Dentro de lo más destacable, recientemente entraron en vigor los nuevos aranceles de Estados Unidos sobre aproximadamente 110.000 millones de importaciones chinas

Al mismo tiempo, China ha respondido con más tarifas sobre las importaciones. De este modo, con la reanudación de las conversaciones entre sendas potencias, es más que cuestionable “si el diálogo conducirá a un acuerdo en el corto plazo”, en opinión de Yves Bonzon, CIO de Julius Baer, ya que el restablecimiento de la confianza podría “tener prioridad en esta etapa”. 

Bonzon mantiene su punto de vista de que “el conflicto comercial es el síntoma de una guerra más amplia: la rivalidad geopolítica”. Así las cosas, cualquier acuerdo “es probable que sea frágil”.

Los datos recientes han confirmado que el sector manufacturero continúa en un entorno recesivo, a pesar de que se ha estabilizado últimamente. Además, las presiones inflacionarias no han mostrado signos de repunte, ya que tanto la tasa de inflación general como la tasa de inflación subyacente se han mantenido cercanas al 1% interanual, lo que está claramente por debajo del objetivo del BCE (en el entorno del 2%). 

Leer más: 5 conceptos básicos que conocer para comenzar a invertir en bolsa

La importancia de los bancos centrales

Esto está presionando tanto al BCE como a los gobiernos de la zona euro para que apliquen más estímulos. Aun así, la tasa de depósito y los rendimientos de los bonos soberanos ya están en territorio negativo. Por lo tanto, la efectividad de un estímulo monetario cada vez mayor “se cuestiona cada vez más”, destaca Bonzon. Las medidas de estímulo fiscal serían “un paso en la dirección correcta”, añade.

Ante este panorama, la Fed se ha quedado “por detrás de la curva”. Por consiguiente, lo que realmente podría sorprender a los mercados sería “un recorte de tipos de interés del 0,5%”, argumenta Bonzon. 

¿De qué manera impactaría todo esto? El experto indica que volvería a colocar a la institución monetaria estadounidense en el foco de todas las bolsas y disiparía “los temores de una recesión”, lo que “haría que se incrementase la curva de rentabilidad de Estados Unidos”. Esto, a ojos del CIO de Julius Baer, sería “positivo para la renta variable”. Estaría más respaldado por el “continuo y prudente posicionamiento en el mercado de valores de los inversores”.

Además, según los Owaight Index Swaps (OIS), los inversores ahora esperan que el BCE reduzca los tipos de interés en otros 10 a 20 puntos básicos, lo que elevaría la tasa de depósito a -0,5% o -0,6%, respectivamente.

En los últimos meses los bonos gubernamentales mundiales registraron el mejor desempeño en más de tres años. El índice JP Morgan Global Government Bond aumentó un 3% (en dólares estadounidenses), que es el rendimiento mensual más elevado desde junio de 2016. 

Dado que las rentabilidades de los bonos a 10 años en casi todos los países principales están cerca o en mínimos históricos, descontando en parte una recesión, el perfil de rentabilidad/riesgo “es claramente negativo”, según expone Bonzon. Por lo tanto, habría que seguir favoreciendo “la exposición al crédito sobre la duración”.

Y además