Pasar al contenido principal

La regla de las 10.000 horas no te hace experto en algo, según un estudio reciente

Violinista tocando el violín
Oli Scarff/Getty Images
  • La regla de las 10.000 horas popularizada por Malcolm Gladwell dice que si practicas una habilidad durante ese tiempo, serás un experto.
  • Como informa The Guardian, una nueva investigación indica que esta norma no se cumple con todo, como por ejemplo tocar el violín.
  • Aparte de la práctica consciente, las diferencias de cada persona explican el nivel de habilidad, según la psicóloga Brooke Macnamara, co-autora del estudio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Todos hemos escuchado este viejo dicho: la práctica hace la perfección.

Sin embargo, según una nueva investigación, no tiene por qué ser así.

Como informa The Guardian, el refrán recibió una base científica cuando el periodista y escritor Malcolm Gladwell escribió sobre la regla de las 10.000 horas en su bestseller de 2008: "Outliers" ("Fuera de Serie", en español). Esta norma dice que el dominio viene después de que alguien practique una destreza, como por ejemplo tocar el violín.

Tal y como el experto señala en su obra, la clave para dominar una habilidad es la práctica y, "diez horas es el número mágico de la grandeza". Su libro relata cómo algunas de las figuras más representativas de la historia, entre los que se encuentran Bill Gates y The Beatles, trabajaron mucho antes de convertirse en expertos en sus campos.

Para demostrar su teoría, Gladwell citó una investigación de 1993 que aumentar el número de horas mientras se estaba estudiando violín hacía que el estudiante se convirtiera en un violinista experto. Anders Ericsson, el psicólogo que está detrás de la regla, se transformó en una especie de celebridad en su campo después del gran éxito de Malcolm, y la idea relacionada de "práctica consciente", o de entrenar las habilidades durante un largo período de tiempo, hizo que este pensamiento se viralizara en LinkedIn.

Pero según un nuevo estudio publicado en la Royal Society: La Ciencia Abierta que intentó replicar los hallazgos del original, la práctica por sí sola no explica la maestría. En el estudio, la práctica deliberada solo representaba un cuarto de la mejora de habilidades, pero no se convertía en un experto.

Leer más: Las mejores aplicaciones para aprender inglés y otros idiomas

Brooke Macnamara, una psicóloga de la Universidad Case Wester Reserve, y la investigadora Megha Maitra, entrevistaron a tres grupos de 13 violinistas, cada uno de los cuales fue cualificado como menos capacitado, bueno y el mejor. A estos se les dijo que llevaran un diario para registrar las horas de práctica y esas horas fueron contadas. Mientras que los músicos menos consumados habían registrado unas 6.000 horas a la edad de 20 años, los buenos y los mejores habían registrado 11.000 horas.

Es decir: entre los buenos y expertos violinistas no había una gran brecha, a diferencia de los no tan buenos, que no practicaban tanto. En cuanto a la implicación: la práctica no tuvo en cuenta todas las variaciones en el rendimiento.

"Creo que a mucha gente le gusta la idea de que con mucho esfuerzo y determinación cualquiera puede convertirse en un experto de cualquier cosa", dijo Macnamara a Business Insider.

"Es muy el 'Sueño Americano'", añadió. "Sin embargo, es una simplificación excesiva. Por supuesto que casi indudablemente mejorarás con la práctica, pero esto no te convierte necesariamente en un experto".

Macnamara dijo que se necesita mucho más para dominar una habilidad que entrenar. "Incluso los más grandes del mundo no son perfectos, pero para llegar a ser grandes, es probable que haya una serie de factores dependiendo del cometido", dijo. "Una combinación de factores genéticos, factores medioambientales y sus interacciones, nos hacen quienes somos y lo que logramos. Esto incluye lo que pensamos como talento, motivación, práctica y oportunidad".

Uno de los coautores del estudio original, Ralf Krampe, psicólogo de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), le dijo a Guardian que los nuevos hallazgos sobre la práctica deliberada no desmentían los suyos propios. El estudio de 1993 nunca llegó a la conclusión de que el número de horas dedicadas a una habilidad garantizara el dominio. "Pero sigo considerando que la práctica es, con diferencia, el factor más importante", sentenció.

Y además