BBVA gana 1.911 millones de euros en el primer semestre tras las pérdidas de hace un año y destina casi 700 millones para el ERE

Carlos Torres, presidente de BBVA

REUTERS/Vincent West

BBVA ganó 1.911 millones de euros en el primer semestre de 2021, según los resultados presentados a la CNMV antes de la apertura de mercado. La entidad sale así de los números rojos cosechados hace un año cuando perdió 1.157 millones de euros porque tuvo que realizar fuertes provisiones para hacer frente a los efectos económicos de la pandemia. 

La entidad señala que los resultados de estos seis primeros meses del año se deben a la fortaleza de los ingresos, sobre todo, apuntan a los que se derivan de los "típicos" del negocio bancario donde recogen el margen de intereses y las comisiones, así como a los menores saneamientos con respecto a al primer semestre de hace un año. 

La entidad firmó con los sindicatos un acuerdo el 8 de junio en relación con el primer ERE del banco. Este solo afectará a su filial en España y supondrá la salida de 2.935 trabajadores. La entidad recoge ahora en sus cuentas unos costes netos de 696 millones de euros. 

En este primer semestre del año, el grupo bancario cerró su operación de venta de su filial en Estados Unidos a The PNC Financial Services. La contabilización, tanto de los resultados generados por BBVA USA desde el anuncio de la operación en noviembre de 2020, como por el cierre de la venta el 1 de junio de 2021, generó un resultado neto de impuestos de 582 millones de euros, de los cuales, 302 millones se recogieron en los estados financieros del cuarto trimestre de 2020, y los 280 millones restantes en el primer semestre de 2021 (177 millones en el primer trimestre y 103 en el segundo, respectivamente).

Baja el margen de intereses y la tasa de mora se mantiene estable

Respecto al margen de intereses del banco, el entorno de bajos tipos de interés sigue penalizando las cuentas del grupo. De esta forma, BBVA registró un margen de intereses de 6.955 millones de euros, lo que supone una caída del 8%. 

Lo que sí mejora son los ingresos por comisiones con la vuelta de la reactivación económica y un aumento del consumo. En el primer semestre de 2021, la entidad sumó 2.315 millones de euros por comisiones lo que representó un aumento del 12% frente a los datos de hace un año. 

En el caso del margen bruto, este fue un 3,6% menor que hace un año al totalizar 10.259 millones de euros. Por su parte, los gastos de explotación cayeron un 1,3% hasta 4.598 millones de euros. 

En relación con el capital, el ratio CET1 fully-loaded, el de máxima calidad, este se situó a 30 de junio de 2021 en el 14,17%, un nuevo nivel de capital que proporciona una "amplia opcionalidad estratégica", según apunta la entidad. Este ratio incorpora el impacto positivo de 260 puntos básicos registrado este trimestre por la venta de Estados Unidos (de un total generado desde que se anunció la operación de 284 puntos básicos) y el impacto negativo de 25 puntos básicos del proceso de reestructuración en España. 

Asimismo, BBVA ha empezado a dar los pasos necesarios para el proceso de recompra de hasta el 10% de sus acciones y tiene previsto comenzar el programa el último trimestre del año, una vez obtenida la aprobación del supervisor. El ratio CET1 fully loaded pro forma, incluyendo este plan de recompra de acciones, se sitúa en el 12,89%. 

En cuanto a los indicadores de riesgo, la tasa de mora se situó en el 4,2% a cierre de junio de 2021, ligeramente por debajo del ratio del trimestre anterior (4,3%). La tasa de cobertura se situó en el 77%, mientras que el coste del riesgo (en tasa acumulada) evolucionó mejor de lo esperado, situándose en el 1,00% a 30 de junio de 2021. Estas cifras excluyen los saldos correspondientes al negocio de Estados Unidos vendido a PNC. 

Otros artículos interesantes:

Así afronta la banca el tramo final del año: 14.500 empleados menos desde el inicio de la pandemia y la duda sobre cómo será la recuperación económica

La banca aprovecha la reactivación del consumo para fomentar el crédito: qué ofrecen CaixaBank, Santander, BBVA y Sabadell

Este gráfico muestra por qué los problemas de la banca van más allá del COVID-19