Rusia ataca Ucrania: guerra en Europa

Policías inspeccionan los restos de un misil caído en Kiev este jueves.
Policías inspeccionan los restos de un misil caído en Kiev este jueves.

REUTERS/Valentyn Ogirenko

Rusia ha atacado Ucrania en la madrugada de este jueves, lanzando una ofensiva que amenaza con matar a miles de personas, obligar a millones más a huir y desestabilizar gran parte de Europa, con consecuencias que seguramente repercutirán en todo el mundo. 

Se han escuchado explosiones desde Kiev, la capital del país, hasta la ciudad oriental de Járkov —ataques con misiles, según el Ministerio Interior ucraniano a CNN— con noticias de fuego de artillería procedente de las fuerzas rusas al otro lado de la frontera.

"Las oraciones del mundo entero están con el pueblo de Ucrania esta noche mientras sufren un ataque no provocado e injustificado por parte de las fuerzas militares rusas", ha dicho el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en un comunicado

"El presidente Putin ha optado por una guerra premeditada que traerá una pérdida catastrófica de vidas y sufrimiento humano", añadía.

La invasión de este jueves está precedida por una petición formal de intervención militar por parte de los separatistas respaldados por Rusia en el este de Ucrania, donde los rebeldes y las fuerzas rusas llevan 8 años luchando contra las tropas ucranianas.

La guerra en Ucrania tiene un impacto indirecto en tu bolsillo: 4 materias primas que se están viendo afectadas por el conflicto

Antes del ataque, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, hizo un último llamamiento a la paz y prometió que los ucranianos "lucharían" contra cualquier nueva invasión rusa.

Horas más tarde, en un discurso pronunciado a primera hora de la mañana que coincidió con una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el presidente ruso Vladimir Putin declaró efectivamente la guerra, insistiendo en que las fuerzas rusas se esforzarían por la "desmilitarización" y la "desnazificación" de Ucrania, cuyo presidente es judío. 

Poco después se escucharon explosiones en Járkov y Kiev, según CNN, y también se oyeron estallidos en la ciudad portuaria de Odesa.

El ataque será un asalto militar "a gran escala" y "exhaustivo", según ha escrito en Twitter el senador Marco Rubio, vicepresidente del Comité Selecto de Inteligencia del Senado de Estados Unidos. El republicano dice que la invasión incluiría ataques aéreos, desembarcos de anfibios, ataques cibernéticos y "una gran fuerza terrestre para ocupar una gran franja del territorio". 

De hecho, los tanques rusos han empezado a entrar en la frontera desde Bielorrusia y en la Crimea ocupada, poco después, según el Ministerio de Interior de Ucrania. Las tropas rusas atacaron a las fuerzas de seguridad ucranianas con artillería y armas ligeras. Ha habido cientos de víctimas, según las autoridades del país.

El camino a la guerra

Las tensiones habían ido aumentando durante meses a medida que Rusia acumulaba tropas, tanques y barcos anfibios cerca de las fronteras de Ucrania

A finales de 2021, Rusia empezó a acumular decenas de miles de tropas en las fronteras del país, con unos 190.000 desplegados en el momento del ataque.

A mediados de febrero, dijo que estaba retirando algunas de sus tropas de las fronteras de Ucrania, pero EEUU y la OTAN no se lo creyeron, citando informaciones de que el Kremlin había desplegado en realidad miles de soldados más.

El presidente Biden advirtió la semana pasada que creía que las fuerzas rusas acabarían asediando la capital de Ucrania, que tiene una población de casi 3 millones de personas. 

En esta misma línea, a principios de esta semana, Biden dio a conocer una nueva ronda de sanciones contra funcionarios rusos en respuesta al despliegue de tropas por parte de Moscú en la región oriental de Donbás, que calificó como "el comienzo de una invasión rusa de Ucrania".

En los últimos meses, Estados Unidos y sus aliados se esforzaron por encontrar una solución diplomática para evitar una confrontación mayor, pero Rusia exigió garantías de seguridad vinculantes que nunca aceptarían. Esto incluía la exclusión permanente de Ucrania y Georgia de la OTAN, algo que la alianza de Washington dejaron claro en repetidas ocasiones que no era posible. 

Ucrania lleva años intentando entrar en la OTAN y mantiene lazos sólidos con la alianza. 

Desde 2014, EEUU ha proporcionado a Ucrania miles de millones en asistencia militar, incluyendo asistencia tan letal como los misiles antitanque Javelin. Otros miembros de la OTAN también han proporcionado armas a Ucrania. 

Pero, Ucrania no está en camino de convertirse en miembro de la OTAN en ningún momento del futuro próximo, a pesar de las sugerencias del Kremlin en sentido contrario. 

Durante años, Putin ha dado pistas sobre sus ambiciones en relación con Ucrania. En 2008, el presidente ruso dijo al entonces presidente de EEUU George W. Bush que Ucrania "no era ni siquiera un país", y se refirió a ucranianos y rusos como "un solo pueblo". 

En resumen, Putin ha sido muy claro en sus declaraciones sobre la anexión de Ucrania y en con sus deseos de mantener a Estados Unidos fuera de la región que él percibe dentro de la esfera de influencia de Rusia.

Putin, un antiguo agente del KGB, durante sus 20 años en el poder ha actuado para restablecer la hegemonía de Moscú en los países que antes formaban parte de la Unión Soviética. La operación que acaba de ordenar en Ucrania demuestra que está comprometido con este rumbo a pesar de los riesgos que pueda suponer para su economía o que provoque una presencia más fuerte de la OTAN.

Otros artículos interesantes:

Crece la tensión en Ucrania: EEUU acusa a Rusia de intransigente y amenaza con graves sanciones económicas, y el Kremlin tilda el aviso de "absurdo"

5 ejemplos de cómo el conflicto en Ucrania podría afectar a los mercados de todo el mundo

6 países de la Unión Europea envían expertos en ciberseguridad a Ucrania para proteger al país de ciberataques de origen ruso

Te recomendamos