Agujeros que parecen de bala y roturas espontáneas, Samsung se enfrenta a una demanda colectiva por accidentes en algunos de sus móviles

Samsung con cristal de cámara rota
Foto adjunta a la demanda colectiva
  • Algunos usuarios de los móviles de la familia de los Samsung Galaxy S20 han reportado roturas en el cristal trasero de sus móviles.
  • Ante la negativa a reconocerlo como un defecto de fabricación por parte de Samsung, se ha interpuesto una demanda colectiva contra la firma.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hay ocasiones en las que, independientemente de la compañía, algunos productos llegan al mercado con algún defecto en la construcción o en el ensamblado del producto que puede generar problemas. Aunque, por suerte, no es algo ni mucho menos generalizado, y encontrarte con uno de estos productos al hacer una compra implica más mala suerte que otra cosa.

En este caso, se trata de un grupo de usuarios de móviles de la familia Samsung Galaxy S20 —entre los que se incluyen también terminales como el S20 FE o el S20 Ultra— que han sufrido algunos accidentes en sus móviles. Y es que, se ha reportado que los cristales traseros del módulo dee cámara de algunos de estos móviles han estallado sin previo aviso.

La demanda colectiva a Samsung argumenta que sus dispositivos son bombas con un temporizador, y el vidrio del cristal puede romperse con, o sin funda y sin que se le aplique ninguna fuerza extrema, por lo que no es que sea un daño asociado al mal uso del dispositivo. Algo que, lógicamente, no suele estar incluido en la garantía del producto.

La forma que adopta la rotura es "similar a la de agujeros de bala" en el módulo de la cámara, lo que, lógicamente, entorpece el normal uso de los sensores, llegando a hacerlos inutilizables en algunas ocasiones. Algo que, según los demandantes, es inaceptable para dispositivos profesionales.

"Durante una época de distanciamiento social y mayor uso del acceso en línea, los consumidores necesitan especialmente un dispositivo móvil confiable, pero Samsung se ha negado a ofrecer la confiabilidad que prometió a sus clientes", ha sentenciado Steve Berman, socio gerente del bufete de abogados que encabeza la demanda colectiva contra la compañía coreana.

Y es que, Samsung, según afirma la demanda, interpreta que se trata de roturas por el mal uso del dispositivo, y está cobrando a los usuarios 400 dólares para reparar este componente de la parte trasera, que además no está cubierto por la garantía. Los usuarios que contrataron el seguro adicional para su móvil también deben pagar por la reparación, pero una menor cantidad: 100 dólares.

Pese a esto, un representante de Samsung hizo una valoración diferente. "Esto le sucedió a uno de nuestros embajadores. Después de muchas quejas sobre el problema, descubrimos que tiene que ver con la acumulación de presión debajo del vidrio y no con que los clientes lo golpeen contra algo", afirmó en un foro de atención al cliente. Pese a esto, la postura de Samsung no ha cambiado, y es lo que ha llevado a los usuarios a realizar esta demanda colectiva.

Otros artículos interesantes:

Samsung gana un 46,2% más durante el primer trimestre del año frente a 2020 gracias a la alta demanda de smartphones y productos electrónicos de consumo

He pasado unos minutos con la nueva generación de televisiones de Samsung y estas son las 5 características que más me han llamado la atención

Te recomendamos