Santander, CaixaBank, BBVA y Sabadell destruyen 9.000 puestos de trabajo en la ola de fusiones de los últimos 5 años

Recorte de empleo

Getty

Popular, BMN o Bankia... son 3 de las entidades que han desaparecido en la última ronda de fusiones de la banca. Y, con ellos, gran parte de los puestos de trabajo que sumaban. 

Fusiones defensivas, como las denominan los expertos del sector. Lo que buscan los bancos con estas operaciones es mejorar su rentabilidad. Las entidades resultantes son más grandes y les salen mejor las cuentas porque, con los mismos costes fijos, pueden hacer más negocio. 

En la práctica, estas fusiones suponen una importante reducción de personal al acabar con servicios centrales duplicados o sucursales que se suceden en las mismas calles. En total, los 4 grandes bancos cotizados han destruido en los últimos 5 años algo más de 9.000 puestos de trabajo, según los datos que se desprenden de sus memorias anuales. 

El recorte prosigue porque la integración de Bankia dentro de CaixaBank conllevó un gran ERE cuyas salidas todavía no han culminado y otras tantas se han ido formalizando ya en 2022. El presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, aseguró en la junta de accionistas de CaixaBank que ya se ha ejecutado el 86% del ajuste de empleo

,,,

Santander inauguró en 2017 esta nueva ola de compras tras la caída de las cajas de ahorros, que acabaron absorbidas por los grandes grupos. La caída de Popular motivó la intervención de la Junta Única de Resolución, que acabó con la disolución el banco y su venta a Santander por un simbólico euro

Tras meses de caídas en Bolsa, cambios de equipos directivos y polémicas declaraciones de los mismos, la fuga de depósitos acabó por derrumbar un banco con una fuerte exposición al ladrillo tóxico que había lastrado sus cuentas, pero también con un atractivo negocio de empresas y pymes.

Santander hizo una ampliación de 7.000 millones de euros para digerir al que había sido uno de los grandes bancos españoles. Ahora, tras varios ERE, la plantilla de Santander en España está prácticamente en la misma cifra que antes de la compra. En 2017, tenía 22.916 empleados. A cierre de 2021, la entidad contaba con 23.035 trabajadores. 

La nueva CaixaBank tras la fusión con Bankia 

La otra de las grandes operaciones de estos últimos años en el terreno bancario ha sido la fusión de CaixaBank y Bankia. El nuevo banco resultante se ha convertido en el mayor empleador de la banca en España (Santander y BBVA cuentan con más empleados si se tiene en cuenta el grupo), con 44.912 trabajadores a cierre de 2021. 

No obstante, también ha protagonizado el ERE más grande de los últimos años. Las salidas pactadas con los sindicatos alcanzaron los 6.452 trabajadores y tendrán lugar entre 2021 y 2022. 

La pandemia acelera el cierre de oficinas de la banca: casi 2.000 sucursales echan la persiana desde el inicio de la crisis del COVID-19 y los últimos ERE de la gran banca aumentarán los cierres en 2.300 más

Se da la circunstancia que Bankia ya había materializado la fusión con BMN, otra de las cajas que habían sido rescatadas por el Estado tras la crisis financiera. En enero de 2018, la operación se materializó una vez que acabó el plazo de las restricciones impuestas a Bankia tras haber recibido el rescate con dinero público. 

Durante 5 años, debido a las ayudas públicas recibidas, Bankia tenía restringida la compra de otras entidades y tampoco podía operar en determinadas actividades, como la promoción inmobiliaria, o comprar empresas con acceso a los mercados de capitales.  

Los ERE de BBVA y Sabadell

En la gran banca también se han producido en los últimos ejercicios otros recortes de empleo sin estar relacionadas con la compra de una entidad. 

Este fue el caso de BBVA, que anunció su primer ERE en España en 2021. El banco llegó a un acuerdo con los sindicatos para reducir el número de salidas hasta las 2.935, frente a las 3.450 iniciales. Entre las razones esgrimidas para realizar este ajuste se encontraba la reducción de clientes en sus canales presenciales, como las oficinas. 

BBVA contaba en España con 30.584 trabajadores en 2017 y, a cierre del ejercicio pasado, la plantilla se había reducido hasta los 24.843 trabajadores. 

Por su parte, Sabadell también ha tirado de tijera para reducir su fuerza laboral en los últimos años. La entidad, que protagonizó conversaciones frustradas con BBVA para una posible fusión, acabó 2021 con 13.467 empleados en España, frente a los 16.765 trabajadores de 2017. 

La banca española vive un profundo proceso de digitalización que, junto a la concentración, ha acelerado el ajuste de empleo del sector. Una reducción de empleo que se produce a la par que se cierran sucursales bancarias. 

La reducción de los canales presenciales juega también un papel importante en la estrategia de estos bancos para ahorrar costes. Y la pandemia del COVID-19 ha ayudado a acelerar esta digitalización y la apuesta tanto por los canales digitales, impulsando la figura de los gestores a distancia. 

Solo el tiempo dirá si esta nueva ronda de fusiones ya ha terminado. O si todavía quedan recortes por ver en el sector bancario. 

Otros artículos interesantes:

La pandemia acelera el cierre de oficinas de la banca: casi 2.000 sucursales echan la persiana desde el inicio de la crisis del COVID-19 y los últimos ERE de la gran banca aumentarán los cierres en 2.300 más

La gran banca avanza hacia la recuperación, pero sigue sin liberar el capital apartado por la crisis del COVID-19 ante el nuevo escenario de incertidumbre

La banca reorganiza su estrategia comercial para aprovechar el giro del BCE: las hipotecas son el primer paso, así te afectará la subida de tipos

Te recomendamos