Pasar al contenido principal

Los secretos del millonario negocio de los influencers de videojuegos

El Rubius
El youtuber El Rubius, que hace vídeos relacionados con videojuegos, es el más seguido de España con más de 30 millones de suscriptores. Youtube

Los medios digitales ingresaron 175.000 millones de euros por anuncios publicitarios en 2017 y se estima que el año pasado el segmento de los influencers copó un porcentaje significativo del marketing online.

Pero existen influencers de influencers, y cada vez parece más evidente que los expertos en videojuegos operan en un mundo apartado y casi alternativo en el que también confluyen cantidades relevantes de dinero.

Las previsiones más tímidas elevan hasta 770 millones de euros la inversión en influencers de videojuegos para cuando finalice 2018, pero otros otros informes señalan que sólo en 2017 la cifra llegó hasta los 1.300 millones de euros. Los gamers, como se conoce a los jugadores de videojuegos, operan al margen de la publicidad tradicional y se han inventado un nicho de márketing que podría estar valorado en 35.000 millones de euros.

Leer más: Así es la vida de las estrellas de los eSports detrás de las pantallas

Los gamers tiran de plataformas como Youtube o Twitch para presentar sus contenidos que usualmente son repeticiones de sus sesiones de juego con comentarios sobre sus movimientos y decisiones. Y por supuesto menciones a sus patrocinadores.

A diferencia de sus colegas los influencers de Instagram y de otras redes sociales (de lejos los más conocidos por el público general) los vídeos de los gamers se producen en cosa de tres horas y sin necesidad de maquillaje, producción o siquiera mucha edición.

Influencers gamers: contenido fácil, ganancias en alza

NBC News presenta el ejemplo de Luke Fergie, un irlandés de 18 años que ama jugar a Rules of Survival y que tiene a más de 150.000 suscriptores pendientes de las actualizaciones de su canal de Youtube.

Tras más de seis meses publicando contenido Luke ahora hace vídeos patrocinados para sus clientes y cobra entre 250 y 1.250 euros por pieza, un esfuerzo que le supone unas tres horas diarias de trabajo. Sin más.

"Suelo transmitir mis sesiones de juego durante dos horas diarias y dedico unos 30 minutos o una hora grabando o editando el vídeo. Para practicar juego con mis amigos para mantener mis habilidades y no oxidarme. Sé de jugadores que juegan más de diez horas al día, pero si tienes tres horas libres diarias debería ser una inversión de tiempo suficiente para crecer", contó el joven a la televisión estadounidense.

Leer más: Los secretos de Razer, la 'Apple del gaming' que va camino de dominar la industria del entretenimiento

Pero la generación de contenido hace tiempo dejó de ser la única posible fuente de ingresos para los gamers. La cantidad de torneos (por ejemplo, de Fortnite), eventos de streaming y actividades relacionadas se están multiplicando, lo que supone más fuentes de ingresos que no necesariamente están limitadas por la publicidad digital. El fenómeno, conocido como esports se ha convertido en el principal sistema de competiciones de videojuegos en el mundo.

Así las cosas los gamers no solo pueden hacer publicidad con tal de ingresar un salario para vivir. Los jugadores más profesionales y competitivos prácticamente tienen asegurado un salario en los cientos de torneos deportivos que se reservan para los videojuegos más populares.

Ejemplo de ello es la liga Overwatch, organizada por la desarrolladora de videojuegos Activision Blizzard, que paga a sus jugadores un salario anual mínimo de unos 43.000 euros.

NBC agregó que los anunciantes y patrocinadores de los esports no son marcas o compañías que busquen agradar a las audiencias más habituales, sino que apuestan por una demografía de personas usualmente "más elusivas"; aquellas que "no gastan mucho tiempo o dinero en música o películas y que por lo general no son tan accesibles para las marcas".

Influencers de videojuegos en España

El fenómeno de los influencers gamers está presente en todo el mundo y España no es la excepción. Así como entre los españoles han nacido decenas de estrellas gracias a las redes sociales, dando paso a un nuevo segmento publicitario enfocado en los influencers y los youtubers, también hay jóvenes dando saltos potentes desde el nicho de los videojuegos.

En el país youtubers como El RubiusWillyrex y Fukuy son algunos de los influencers de videojuegos más populares entre los jóvenes; el primero, de hecho, tiene más de 30 millones de suscriptores en Youtube únicamente, y su popularidad rebasa los límites territoriales del país.

Entre los youtubers de videojuegos más famosos de España también están Vegetta777 y Sarinha.

   

Artículo Original de Economía Digital

 

Te puede interesar