Pasar al contenido principal

Seguro de decesos: un producto exclusivo de España, descubre por qué y cuándo compensa

Qué es un seguro de decesos
Reuters

  • Casi la mitad de hogares españoles cuenta con un seguro de decesos.
  • Los seguros de decesos para cubrir los gastos de sepelio son exclusivos de España y no se usan en otros países europeos.
  • Con el tiempo los seguros de decesos se han convertido en un seguro de servicio, cubren los gastos y además se encargan de todas las gestiones del funeral y entierro.
  • El coste del seguro depende de la edad al contratarlo y el tipo de prima que pagues: natural o nivelada (constante toda la vida).
  • Los gastos de entierro en España oscilan entre los 3.500 euros y los 6.000 euros.
  • La alternativa a los seguros de decesos son los seguros de vida, que no incluyen los servicios añadidos de gestión normalmente, sólo una indemnización económica.
  • Desde un punto de vista financiero el seguro de vida tiene más sentido que uno de decesos.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Sólo el seguro de automóvil, que es obligatorio, supera al de decesos en España. Un 46,6% de los hogares españoles cuenta con una póliza de decesos según los datos de ICEA, el servicio de estadísticas y estudios del sector asegurador y solo en 2018 el seguro español se hizo cargo de un 61% de los enterramientos en el país, según figura en un informe de la patronal del sector, Unespa.

Se trata de cifras sin parangón en el resto de Europa, donde los seguros de deceso ni siquiera existen como tal. Tanto es así que se trata de un ramo no armonizado en la normativa europea. Como explica Carlos Fernández Fuente, director de la Escuela de Seguros Campus Asegurador “el aseguramiento de los gastos del fallecimiento de una persona no es algo exclusivo de España, pero sí es una peculiaridad que se asegure a través de un producto tan específico y singular como es el seguro de deceso”. 

Y es que en otros países esta situación “se canaliza a través de seguros de vida, donde fundamentalmente el seguro es indemnizatorio y no un seguro de servicio como lo es actualmente el seguro de decesos español”. Esta diferencia es sólo una de las razones por las que en España hay tanto seguro de entierro, como se conoce a estas pólizas.

Leer mas: Al morir ya no dejas solo una casa o un coche en herencia, también una vida en internet: cómo eliminar tu herencia digital

Qué cubren un seguro de decesos

Las pólizas de decesos se crearon para cubrir los gastos originados por la muerte del asegurado. Es decir, “gastos relacionados con el funeral, traslado del cadáver y el sepelio o incineración del mismo” precisa el responsable de Campus Asegurador, una empresa especializada en formación dentro del sector. 

Sin embargo, con el tiempo han ido evolucionando más hacia un seguro de servicio que hacia uno indemnizatorio. Es decir, además de cubrir los gastos del entierro, un buen seguro de decesos se encarga de todas las gestiones relacionadas con la muerte del ser querido. Esto pasa por “organizar un sepelio contratando directamente con una funeraria y gestionar todas las cuestiones legales y administrativas en torno a un fallecimiento”, descubre Carlos Fernández Fuentes.

Esta particular ventaja es lo que hace que los españoles sigan percibiendo mucho valor en este tipo de seguros, que no existen en el resto de países europeos.

A esto se une “la herencia tradicional de este seguro nacido en el entorno de cofradías y gremios profesionales desde hace siglos”, así como “una mayor concienciación de la población del impacto negativo que puede tener en la economía familiar la muerte de un miembro de la familia y una situación económica débil de una parte importante de la población”, precisa Carlos Fernández Fuentes.

En otras palabras, hemos interiorizado que morirse no sale gratis y que la forma de no endeudar a nuestros familiares es contratar un seguro que se haga cargo de los gastos en lugar de ahorrar para cubrirlos.

Leer más: La fórmula para no terminar en la ruina por una herencia

Cuánto cuesta morirse en España: entre 3.500 y 6.000 euros

¿Y a cuánto asciende la factura del entierro y el funeral en España? Según los datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el coste de un entierro sencillo es de 3.500 euros, que se dividen de la siguiente forma:

  • Ataúd o féretro: desde los 700 euros los más sencillos hasta los más de 4.000 euros, aunque el precio medio oscila entre 1.200 y 2.600 euros. 
  • Tanatorio: 500 euros por 24 horas.
  • Traslado hasta el cementerio: desde los 500 euros hasta los 6.000 euros si se trata de una repatriación.
  • Incineración: el coste oscila entre 300 y 700 euros a los que sumar el coste de la urna, que ronda los 300 euros.
  • Lápida: las hay desde 250 euros, aunque el coste medio se acerca más a los 500 euros. 
  • Nicho: su coste varía en función de la ciudad y va desde los 100 hasta los 600 euros al año.

A estos gastos se suelen sumar otros adicionales como coronas de flores, recordatorios y mesa de firmas. Además, también hay que añadir los trámites administrativos, que rondan los 150 euros sin contar con los impuestos por la herencia

Un seguro de decesos se encarga de cubrir esos gastos, siempre de los límites que marque la cobertura. Si además se incluyen las coberturas de servicio (lo más habitual), también se hará cargo de todos los trámites. 

Leer más: Olvídate de ahorrar para tu jubilación, hazlo para tener más libertad financiera

Cómo saber si compensa el seguro de decesos

La clave para saber si compensa un seguro de entierro está en el precio. Dicho de otra forma, cuánto pagas a lo largo de la vida del seguro frente al coste real del mismo. Fernández Fuentes ya adelanta que “desde un punto de vista puramente económico sería más rentable ahorrar dinero en una cuenta bancaria o en un fondo para cubrir los futuros gastos del fallecimiento” e incluso apostar por un seguro de vida al uso.

Los números refrendan esta afirmación. El precio del seguro de decesos depende sobre todo de la edad y el tipo de prima que pagues. Cuanto más joven, más barato será el precio de la póliza funeraria.

En cuanto a la prima del seguro, puede ser nivelada, natural o mixta. La prima natural lo que hace es calcular el coste del seguro año a año, por lo que el precio aumentará con cada renovación según te hagas más mayor. 

Las primas niveladas lo que hacen es mantener el mismo precio durante toda la vida del seguro. Es decir, el coste del seguro no varia con los años, como ocurre con el sistema de amortización francés en las hipotecas. La traducción es que al principio más por el seguro frente a una prima natural y a partir de los 65 años mucho menos . 

Este sería un resumen de ambas con el precio mínimo del seguro funerario según los datos de Rastreator:

Edad Prima nivelada Prima natural
40 88 euros 24 euros
50 88 euros (129 € contratando con 50 años) 49 euros
60 88 euros (205 € contratando con 60 años) 104 euros
70 88 euros (376 € contratando con 70 años) 204 euros

Con estos datos se puede calcular si un seguro de decesos sale a cuenta con un ejemplo concreto. Imaginemos que pagas esa prima nivelada de 88 euros al año durante 40 años hasta el momento del fallecimiento. En total habrás destinado 3.520 euros al seguro de decesos, lo que cubre el gasto medio de las aseguradoras en un entierro, que está entre 3.000 y 4.000 euros.

De forma resumida, para que el seguro salga a cuenta con una prima nivelada hay que contratarla pronto y esperar vivir muchos años. Por eso mismo desde la OCU recomiendan mantener el seguro si llevas tienes entre 45 y 70 años y llevas más de 25 pagando, pero cancelarlo si llevas menos de 10 años con él.

La alternativa a los seguros de deceso son los seguros de vida-riesgo. Este tipo de seguros “son puramente indemnizatorios y no ofrecen el nivel de servicios que tienen actualmente los seguros de decesos”, explica Fernández Fuentes. Esto quiere decir que se limitan a pagar una cantidad de dinero en caso de fallecimiento, pero que no se encargarán de los trámites administrativos ni de negociar o hablar con la funeraria, entre otras cosas.

Sin embargo, desde un punto de vista financiero sí que pueden resultar mucho más interesantes. Desde la correduría Barymont resaltan que un seguro de vida por 100.000 euros que ofrezca la posibilidad de adelantar los gastos de sepelio puede tener un coste de 300 euros al año con una prima nivelada. Después de 40 años habrás pagado 12.000 euros de seguro, pero al fallecer no solo se cubrirán los gastos de sepelio, sino que los beneficiarios recibirán 94.000 euros más.

El único inconveniente vuelve a ser que, con el seguro de vida, recibirás el dinero, pero nadie te facilitará la ayuda para hacer los trámites en un momento tan delicado. Por eso mismo, esta opción sigue siendo poco atractiva para quienes buscan algo más desde un punto de vista práctico, sentencia Carlos Fernández Fuentes. 

Y además