Soy una estadounidense que estudia en España: el idioma es un desafío, pero me encanta el estilo de trabajo y la adictiva vida nocturna

Kelsey Frampton

Kelsey Frampton

  • Kelsey Frampton, estudiante de negocios, se mudó a Barcelona en septiembre para realizar un programa de intercambio.
  • Sus clases son en inglés, pero está tratando de aprender más español.
  • Frampton disfruta de un ritmo de vida más tranquilo y de las siestas vespertinas.

Estoy en mi último año en la Universidad Estatal de California. A principios de septiembre, comencé a estudiar en la Universidad La Salle Ramon Llull en Barcelona, en un programa de intercambio de cinco meses como parte de mi título en administración de empresas.

Decidí estudiar en el extranjero porque tenía muchas ganas de viajar y disfrutar la experiencia de vivir en otro país durante un período prolongado de tiempo.

Tengo cuatro hermanas y dos hermanos, soy la quinta. Al principio disfruté mucho de mi nuevo entorno, pero últimamente echo de menos a mi familia. Una de mis hermanas tuvo un bebé hace dos semanas y mi otra hermana lo tendrá dentro de las próximas dos semanas.

Puedo admitir que he soñado despierta con regresar a casa, pero me recuerdo a mí misma que debo vivir el presente y disfrutar esta oportunidad.

Elegí España porque era la opción más barata

Cuando decidí que quería estudiar en el extranjero, valoré España, Australia y Alemania. España era la más asequible y tiene un clima cálido en esta época.

Las residencias para estudiantes estaban llenas, así que tuve que buscar mi propio alojamiento. Acabé en el barrio de El Raval, que es probablemente una de las zonas más peligrosas de Barcelona. Pero "peligroso" es relativo, aquí normalmente solo significa carteristas y robos. En comparación con Estados Unidos, me siento más segura.

No he experimentado robos o delitos en El Raval, pero a mi compañero de cuarto le robaron el teléfono cerca de la Barceloneta, una playa de Barcelona.

Durante el día me siento segura. Siempre hay policías patrullando las calles y la mayoría de la gente está a sus propios asuntos. Me siento un poco menos segura aquí después de la medianoche, pero salir tarde es muy común en Barcelona

porque la gente no suele comer hasta las 8 o 9 de la noche.

Aquí salen mucho más tarde de lo habitual. La vida nocturna es adictiva, especialmente cuando se sale con amigos. Vamos a bares, bebemos vino en la playa y caminamos por las calles de Barcelona mientras vemos artistas callejeros.

Disfruto despertándome más tarde y pasando tiempo con mis amigos

En California, la gente que conozco se despierta a las 5:30 de la mañana para empezar a trabajar. La vida laboral en España es mucho más tranquila. Por las tardes, algunos españoles toman una siesta, aunque veo que cada vez es menos habitual.

Algunos días me despierto alrededor de las 11:00 si me quedé despierta hasta tarde la noche anterior. Tomo un café y croissants con mis compañeros de cuarto y luego voy a clase.

Salgo con mis amigos alemanes y holandeses entre clases y luego me reúno nuevamente con mis compañeros de cuarto para cenar, seguido de una noche de fiesta o, a veces, una noche tranquila viendo una de nuestras películas favoritas, Shrek.

También he podido viajar los fines de semana. El finde pasado fui a Madrid y espero viajar también a Blanes, Tossa de Mar y la Costa Brava antes de que termine mi programa.

No hablaba español antes de venir aquí

Tomé un semestre de español en secundaria, pero no fue suficiente. Estoy aprendiendo sobre la marcha aquí y estoy asistiendo a un curso de español. Mis clases de la universidad son en inglés.

Me resulta desafiante, pero una de mis compañeras del piso está aprendiendo rápido. A veces ella me habla en español y yo intento responder, aunque la mayor parte del tiempo no tengo ni idea de lo que dice.

Es muy común que los europeos hablen inglés, aunque no tanto entre las personas mayores. A veces, pedirles ayuda en lugares como tiendas puede ser un desafío.

Utilizo la aplicación SpanishDictionary.com en mi teléfono. Cuando planeo hablar con alguien, escribo una frase en el traductor e intento recrearla después de escuchar la pronunciación.

Extraño algunas comodidades de la vida en Estados Unidos

Extraño pequeñas cosas de la vida en casa, como poder ir a una tienda como Target y comprar artículos de farmacia o comestibles en un solo lugar. Aquí no se puede ir a una tienda para comprar todo, por lo que hacer los recados puede llevar más tiempo.

También extraño poder obtener agua filtrada gratis en lugares como mi campus en California. Mucha gente aquí compra agua embotellada en jarras y la lleva a casa. Esto fue un choque cultural para mí y ya no bebo tanta agua como antes.

Estoy comiendo bien y barato

En California comí mucho In-N-Out Burger porque trabajaba allí. También comía muchas comidas típicas de estudiantes universitarios con poco dinero como macarrones con queso y ramen.

Aquí tomo mucho café, que rara vez bebía en casa. También como mucho pan fresco pasta, queso y salami. La comida es mucho más asequible en comparación con Estados Unidos.

Tuve un momento agradable con una vecina que me hizo sentir como en casa

Mi vecino y yo solo hemos tenido una conversación, pero un día nos vimos de pasada y me pidió que le ayudara a cuidar a su perro.

Como compartimos el pasillo, decidimos mantener ambas puertas abiertas para que el perro pudiese moverse de un lado a otro entre nuestros apartamentos.

Ese tipo de actitud relajada es uno de los aspectos que más me gustan de vivir aquí.

Quiero volver a estudiar en el extranjero después de esto

Mi programa de intercambio finaliza a finales de enero y regresaré a California para ahorrar algo más de dinero. Estoy emocionada de volver a casa y conocer a mis sobrinos.

Estoy interesada en hacer una maestría y me encantaría poder viajar más.

No es tan común estudiar en el extranjero en Estados Unidos, pero ahora que lo he experimentado, quiero más. Me veo regresando a España, pero también intentando vivir en otro lugar.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.