Stable Diffusion y Midjourney afrontan una demanda por derechos de autor: un trío de artistas denuncia el robo de sus obras por parte de esta IA

Una obra de arte generada por inteligencia artificial.
Una obra de arte generada por inteligencia artificial.

Danielle Baskin/DALL-E

  • Las herramientas de generación de imágenes por inteligencia artificial han provocado inquietud desde que se dieron a conocer hace unos meses.
  • Ahora, Midjourney y Stable Diffusion afrontan una demanda colectiva presentada por 3 artistas que denuncian el robo de sus obras y sus derechos de auto por parte de estas tecnologías.

Recientemente ha vuelto a ocurrir con ChatGPT, pero las herramientas de generación de contenidos por inteligencia artificial (IA) llevan despertando inquietud entre diversos colectivos desde que hace unos meses comenzaron a hacerse virales en redes sociales. 

Ha ocurrido con los actores de doblaje, que defendían no tenerles miedo, aunque asumían que traerían más precariedad al sector; con los locutores de radio y podcast, que las veían como algo lejano, pero que podía ayudarles en la producción; e, incluso, con los técnicos de selección, que constataban que estas herramientas no deberían ser las encargadas de contratar a nadie.

En el caso de tecnologías como Dall-E, Midjourney o Stable Diffusion, varios grupos señalaban la peligrosidad de estas herramientas para generar imágenes por inteligencia artificial. Varios comunidades online dedicadas al arte prohibieron sus contenidos en sus páginas web y los artistas comenzaron a denunciar que estas imágenes eran "una banalización del arte".

"No es una democratización, es una banalización del arte": los artistas cargan contra las imágenes generadas por IA, aunque algunos les ven potencial

Una imagen generada por inteligencia artificial.

Tal y como recoge The Verge, ahora han sido las artistas Sarah Andersen, Kelly McKernan y Karla Ortiz quienes han interpuesto una demanda colectiva contra Stability AI —desarrolladora de Stable Diffusion— y Midjourney, así como contra la plataforma de artistas DeviantArt (que recientemente ha creado su propia herramienta de IA, DreamUp).

Este trío de creadoras alega que estas compañías han vulnerado los derechos de "millones de artistas" al entrenar sus tecnologías con 5.000 millones de imágenes extraídas de internet "sin el consentimiento de los artistas originales".

La denuncia ha sido interpuesta por Matthew Butterick junto al bufete de Joseph Saveri, 2 abogados que, según The Verge, se encuentran inmersos en otra demanda similar interpuesta contra Microsoft, GitHub y OpenAI, y su modelo de programación por inteligencia artificial CoPilot, que se entrena gracias a líneas de código que recoge por internet.

En una publicación en la que anuncia la demanda, Butterick la describe como "otro paso más hacia una IA justa y ética para todos" y sentencia que la capacidad de herramientas como Stable Diffusion para "inundar el mercado con un número ilimitado de imágenes ilícitas infligirá un daño irreversible en el sector del arte y en los artistas".

Otros artículos interesantes:

"No es una democratización, es una banalización del arte": los artistas cargan contra las imágenes generadas por IA, aunque algunos les ven potencial

Cómo usar DALL-E, la inteligencia artificial con la que puedes crear imágenes con cualquier idea

Stable Diffusion, la IA por la que deberás desconfiar de todo lo que veas

Te recomendamos