Tus suscripciones te cuestan 100 euros más al mes de lo que piensas y en muchos casos ni siquiera las usas

Jóvenes mirando un vídeo de un smartphone

Calcular los gastos mes a mes se está convirtiendo en una costumbre para paliar los efectos de la pérdida de poder adquisitivo con la subida de la inflación y, con ello, muchos consumidores se están dando cuenta de que pagan más de lo que pensaban en suscripciones.

Lo revela un estudio de la firma C + R Research de investigación de mercados, que ha preguntado a 1.000 estadounidenses por su factura mensual en servicios de suscripción como la fibra óptica, el móvil, Spotify, Amazon Prime, Disney o Netflix y luego ha comparado sus respuestas con sus facturas mensuales.

Los encuestados formaban parte equitativamente de los grupos sociales generación Z, millennials y baby boomers, y afirmaron que, de media, invertían 86 dólares al mes ?equivalen aproximadamente  86 euros con el tipo de cambio actual? a pesar de que luego se reveló que gastaban de media 219 dólares. Es decir, invertían un 39% más de lo que habían previsto.

Casi un tercio (30%) de las personas subestimaron entre 100 y 199 dólares su gasto mensual y un cuarto de los encuestados afirmó que gastaba entre 25 y 99 dólares menos de lo que realmente demostraban sus facturas mensuales. De media, el estudio afirma que se invierten al menos 100 dólares más de lo que creían. 

¿Qué cuotas de suscripciones olvidamos más?

La mayoría de los encuestados, un 74%, olvida los gastos reales de sus suscripciones, especialmente de la factura del móvil, de Internet o de la totalidad de los servicios de televisión en streaming que se tienen contratados.

Estos tres servicios son los que más inflan la factura mensual pero de los que, en muchas ocasiones, no se recuerda el coste. Los encuestados olvidaron con mayor frecuencia su factura de móvil ? internet y llamadas? en un 31% de los casos, seguida de la fibra óptica, en un 30%, y de los servicios de televisión en streaming, en un 23% de los casos.

A estas les siguen el servicio de compra Amazon Prime con un 16%, otras no definidas, con un 13%, servicios digitales con un 8%, música en streaming, como Spotify o Apple Music, con un 7%, videojuegos online con un 6% y suscripción a periódicos digitales, con un 5%.

Una de las razones fundamentales de esta discrepancia entre el gasto y real y el que se recuerda que se abona es la subida de precios que las distintas compañías anuncian en diferentes temporadas del año. Esto posibilita que se pierda la cuenta de cuánto realmente sube la factura mensual.

'Streaming Wars': qué y cómo consumen los 'zetas', la generación Twitch

streaming wars generación z

El pasado febrero, Telefónica anunció el incremento de la tarifa de Movistar Fusión con una cuantía de 3 euros al mes para antiguos abonados. Poco después, en julio, Orange informó de una subida de 2 euros al mes en su tarifas Love y 5 euros al mes en el servicio Love Total. Por su parte, Vodafone ha indicado que subirá sus tarifas conforme lo haga el IPC, comenzando en enero de 2023. 

En cuanto a los servicios de televisión en streaming, el alza en la cuota de suscripción más reciente la ha protagonizado Amazon Prime, que ha subido los precios en todo el mundo, coincidiendo con el estreno de su buque insignia, Los Anillos de Poder. 

La serie no se encuentra exenta de publicidad, debido a su extraordinario coste de producción de 500 millones de dólares, y ha generado una profunda atracción en la audiencia. Solo en el día del estreno han acumulado 25 millones de visualizaciones, según Amazon.

Disney +, por su parte, ya ha anunciado que incrementará un 37% el precio de la cuota anual en Estados Unidos el próximo octubre, aunque mantendrá el precio si decide consumirse la televisión con anuncios. Por el momento no se sabe cuándo esta modificación de precios llegará a Europa, ni a qué países afectará primero.

HBO, Netflix, Prime, Disney+, Apple TV… ¿Cuánto cuesta estar abonado a todas las plataformas de streaming?

Coste plataformas Streaming

La productora se suma así a la tendencia marcada por Netflix después de varios meses de pérdidas, que ha revelado que sufragará con el aumento de su cuota mensual para aquellos usuarios que no quieran interrumpir con anuncios el disfrute de sus series y películas. 

Estados Unidos y Canadá serán los primeros países que se acojan al nuevo sistema de precios de Netflix. La compañía norteamericana ya subió los precios en nuestro país un 12,5% el año pasado, aunque no se conoce aún cuándo se implementará la nueva estrategia del grupo en nuestro país, con una probable subida. 

Con todo ello, la contabilidad de las facturas automáticas puede dispararse, sin que uno sea realmente consciente. Uno de los principales motivos es que el pago suele realizarse de forma automática.

Según revela el estudio, un 72% de los encuestados tiene domiciliada en su banco la cuota de todos sus servicios de suscripción. El segundo de los motivos principales radica en una pésima gestión de las finanzas personales. Algo que sufren mayoritariamente los jóvenes

El estudio pone de manifiesto que el 55% de los encuestados que pertenece a la Generación Z no lleva con exactitud sus cuentas, seguidos por el 48% de los Millennials, el 43% de la Generación X y tan solo el 24% de aquellos que pertenecen a la generación de Baby Boomers.

¿Qué suscripciones no utilizamos regularmente pero seguimos pagando?

Existen suscripciones que pagamos religiosamente todos los meses pero que ya no utilizamos. En concreto, un 42% de los encuestados en el estudio mencionado reveló que había descubierto a través de la encuesta que seguía suscrito a servicios que ya no le interesan.

Para ahondar en esta materia, la pequeña consultora de inversión galesa Wealthify, condujo una encuesta el año pasado entre dos mil británicos, a quienes preguntó por la falta de consumo que hacían de algunas de sus plataformas contratadas.

El informe reveló que, de media, los británicos gastan 118 libras al año ?unos 136 euros? en servicios que no utilizan. Esto se debe principalmente a que olvidaron cuándo finalizaba el periodo de prueba, o el mes de suscripción gratuito. Al mismo tiempo, reconocieron que no suelen leer los términos de uso de los servicios contratados. 

También se da el caso de que se contrate un servicio completo aunque solo se quiera disfrutar de un producto. Es el caso de los espectadores de Juego de Tronos, que se suscribieron a la cadena de televisión en streaming HBO y que luego decidieron marcharse al finalizar el show. 

La salida más flagrante sucedió tras el último capítulo de la temporada seis, que perdió a un 40% de sus suscriptores, según informa la revistaVariety.

No se sabe, sin embargo, qué porcentaje de ellos se quedaron y no consumen el servicio con regularidad. La cifra de usuarios ?dormidos? que no hacen uso de un servicio contratado es uno de los secretos mejores guardados de la industria del entretenimiento.

Lo que está claro, sin embargo, es que una mejor gestión de las finanzas personales supondría un ahorro importante, al desecharse aquellos servicios que no se usen o se sustituyan por otros más rentables. De modo que no esperes más e invierte tiempo en analizar en qué gastos mensuales discurres y cómo podrías reducirlos.

Otros artículos interesantes:

13 aberraciones que cometes al comprar en el supermercado en tiempos de inflación

Netflix podría eliminar los anuncios de su suscripción con publicidad en ciertos contenidos

Los mejores consejos para ahorrar de Warren Buffett, Elon Musk, Jeff Bezos y otros multimillonarios

Te recomendamos