5 sustancias tóxicas presentes en productos de uso común que pueden perjudicar tu salud

Una chica bebe agua de una botella de plástico en un aeropuerto
Getty Images
  • Los productos químicos forman parte de tu día a día, pero debido a su composición, estos pueden suponer riesgos para tu salud al manipularlos.
  • Algunos de estos materiales son capaces de emitir al ambiente partículas tóxicas que pueden contaminar el aire interior de tu hogar.
  • Otros compuestos, como los presentes en algunos plásticos, pueden terminar en tu organismo al consumir alimentos en contacto con estos materiales.
  • Con el objetivo de minimizar los riesgos que pueden entrañar estos compuestos, aquí se recopilan 5 sustancias tóxicas presentes en productos de uso común que deberías evitar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los productos químicos forman parte de tu día a día más de lo que piensas. 

Bebidas, alimentos, ropa, cremas o incluso artículos de uso común que conforman nuestro hogar están elaborados a través de plásticos u otros materiales a los que la gente se ha acostumbrado

Pero lo cierto es que estos puede entrañar potenciales riesgos para tu salud por los componentes que pueden llevar, capaces de emitir al ambiente sustancias tóxicas que puedes terminar inhalando o llegar a tu organismo a través del consumo de alimentos que han sido contaminados.

Latas de conserva, tickets de la compra, botellas de plástico o incluso ropa elaborada en ciertas fibras sintéticas pueden conllevar efectos nocivos sobre tu salud, algunos realmente graves si el contacto con estas sustancias es continuado y en niveles más elevados de lo marcado como seguro.

Leer más: El plástico resurge y amenaza de nuevo al medio ambiente como consecuencia del coronavirus

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra este 5 de junio recopilamos algunas de las sustancias tóxicas que puedes encontrar en productos de uso común y cuyo contacto debes reducir siempre que sea posible.

Formaldehído

Algunos esmaltes de uña pueden contener formaldehído entre sus componentes.Algunos esmaltes de uña pueden contener formaldehído entre sus componentes.
Algunos esmaltes de uña pueden contener formaldehído entre sus componentes.
Pxfuel

El formaldehído es un compuesto químico orgánico altamente inflamable y muy volátil. En condiciones normales se presenta en forma gaseosa, con un fuerte e irritante olor, siendo muy soluble en agua.

Es uno de los compuestos orgánicos más utilizados en la industria química y está presente en una amplia gama de productos que van desde cremas y cosméticos a pegamentos, lacas, fibras de vidrio o maderas contrachapadas entre otros. También se utiliza en tejidos designados como libres de arrugas.

En el interior de los hogares puede darse cierta exposición a este compuesto ya que algunos productos pueden emitir formaldehído al ambiente: como el humo de cigarrillos, ciertos productos de limpieza o aislamientos de urea-formaldehído (UFFI) y barnices para el tratamiento del parquet, — aunque estos últimos materiales si bien eran muy utilizados en la década de los 80 ahora son muy poco frecuentes. 

Otras fuentes potenciales de formaldehído en el interior de las viviendas son algunos aparatos domésticos de combustión sin ventilación adecuada como estufas de gas, de leña y calentadores de queroseno.

Cuando este compuesto se encuentra presente en el aire en cantidades superiores a los límites marcados puede producir diversos efectos en la salud que van desde ojos llorosos a sensación de ardor en nariz, ojos o garganta. También puede darse tos, irritaciones en la piel o náuseas. 

A largo plazo, la exposición al formaldehído puede generar problemas respiratorios y sensibilidad alérgica o dermatitis en la piel.

Actualmente los límites establecidos en España para exposiciones de formaldehído son:

  • Valor Límite Ambiental de Exposición de Corta duración (VLA-EC): 0,6 ppm; 0,74 mg/m3.
  • Valor Límite Ambiental de Exposición Diaria (VLA-ED): 0,3 ppm; 0,37 mg/m3.

Estos valores no deben ser nunca superados para evitar riesgos de toxicidad en el organismo. La Organización Mundial para la Salud (OMS) incluye la exposición al formaldehído dentro de los factores importantes de riesgo de cáncer.

Benceno

bunyarit/Getty

El benceno es un hidrocarburo aromático que se encuentra de manera natural en el petróleo crudo y la gasolina así como en el humo de los cigarros.

Es un líquido incoloro y muy inflamable que también se utiliza en la elaboración de ciertos productos químicos como resinas, plásticos, nylon o fibras sintéticas así como tintes, pesticidas o detergentes.

Una exposición a altos niveles de benceno puede generar problemas serios de salud incluyendo a largo plazo leucemia y anemia plástica. En dosis más pequeñas este compuesto puede causar mareos, somnolencia, dolores de cabeza, aceleraciones del latido del corazón o pérdida del conocimiento.

En los hogares puede ser emitido al ambiente a través de productos que lo contengan como, vinilos, PVC, muebles de aglomerado, contrachapado, la fibra de vidrio, o ciertas pinturas y revestimientos de madera.

Amianto

Wikimedia Commons

El amianto o asbesto son una serie de minerales utilizados en la elaboración de fibrocemento. Por sus propiedades aislantes fue muy utilizado en la construcción para la elaboración de tejados, azulejos, baldosas o revestimientos de tuberías y canalones, hasta que se descubrió su elevada toxicidad.

Como alerta la OMS, todos los tipos de amianto " causan cáncer de pulmón, mesotelioma, cáncer de laringe y de ovario, y asbestosis (fibrosis de los pulmones)."

En nuestro país el amianto suele ser conocido también como uralita, el nombre de la compañía que lo comercializó aquí para la elaboración de fibrocemento. Precisamente  a finales del año pasado la Audiencia de Madrid imponía a la empresa Uralita la indemnización más alta hasta la fecha en España por exposición al amianto por los efectos en la salud causados a 14 afectados. Estos contrajeron la enfermedad al lavar la ropa de los trabajadores de la industria o vivían cerca de la fábrica.

El uso y comercialización del amianto está prohibido en nuestro país desde inicios del 2000, pero este puede seguir presente en construcciones antiguas anteriores a la normativa. 

La exposición a este material se realiza a través de la inhalación de partículas que contienen pequeñas fibras de amianto que han pasado al aire al manipularlo. Su retirada debe ser llevada a cabo por especialistas capaces de tomar las medidas de precaución necesarias.

Bisfenol A (BPA)

Gettyimages

El bisfenol A, conocido comúnmente como BPA es un compuesto orgánico muy utilizado desde los años 60 sobre todo en la elaboración de plásticos así como en papel térmico y resinas.

Entre los productos que contienen BPA se encuentran los platos reutilizables, las botellas de plástico, CD y DVD, juguetes, interior de latas de conservas y bebidas así como en el papel utilizado para tickets de compra, billetes de transporte público o multas.

Como recoge la Agencia Química Europea (ECHA) "el bisfenol A está clasificado en la Unión Europea como una sustancia que tiene efectos tóxicos para nuestra capacidad reproductora."

Considerado un potencial disruptor endocrino, se cree que puede generar posibles efectos graves en la salud "equivalente a las sustancias carcinógenas, mutágenas o tóxicas para la reproducción."

A este respecto, la UE impone actualmente un límite en la cantidad de BPA que puede desprenderse de los juguetes. Asimismo prohíbe su uso para la fabricación de biberones. Por su parte, Francia ha prohibido el BPA en todos los envases de alimentos, contenedores y utensilios. Desde 2020 la UE también impone la sustitución progresiva de los recibos elaborados en papel térmico que contengan esta sustancia química.

Sus efectos tóxicos  pueden pasar al organismo a través de alimentos o bebidas en contacto con este material o en el caso del papel, tras un contacto prolongado.

Para evitar estos riesgos es recomendable reducir el uso de alimentos enlatados y utensilios y recipientes elaborados a partir de plástico así como los recibos de las tiendas. Si vas a hacer uso del plástico rechaza aquellos con un número de reciclaje de 6 y 7, es de esperar que contentan BPA.

Pesticidas

GettyImages

GettyImages

Los pesticidas o plaguicidas son sustancias químicas que se utilizan para proteger los cultivos y plantas de insectos, hongos o cualquier otra plaga que pueda dañarlos. 

Dada su toxicidad pueden generar graves problemas de salud en las personas si restos de estos productos pasan al organismo.

Para evitar esto, antes de permitir el uso de pesticidas se establece un límite máximo legal de residuos que pueden permanecer en cada alimento para asegurar una ingesta segura.

A pesar de ello, en torno al 70% de los productos frescos vendidos en EEUU tienen residuos de pesticidas según encontró el pasado año un análisis elaborado por Grupo de Trabajo Ambiental con datos del Departamento de Agricultura de EEUU.

Los riesgos para la salud que acarrean los pesticidas incluyen riesgo de desarrollar cáncer o efectos nocivos en los sistemas reproductivo, inmunitario o nervioso, según indica la OMS.

Para evitarlo, es recomendable optar por productos ecológicos siempre que sea posible. Por supuesto no consumas alimentos frescos sin antes haberlos lavado e incluso opta por pelar su piel para mayor seguridad.

LEER TAMBIÉN: 7 nombres de la política, la filosofía, la economía, la arquitectura y la moda que están transformando el planeta

LEER TAMBIÉN: Cómo el cambio climático podría hacer que las enfermedades infecciosas sean aún más difíciles de combatir en el futuro

LEER TAMBIÉN: Científicos desarrollan un catalizador que consigue convertir el dióxido de carbono en sustancias útiles para la industria

VER AHORA: Por qué EEUU quiere prohibir TikTok y qué busca Microsoft con su compra: las claves del culebrón tecnológico de este verano

    Más:

  1. Medio Ambiente
  2. Salud
  3. Consejos
  4. Listas
  5. Top