Telefónica multiplica por diez su beneficio en el primer semestre hasta 8.629 millones de euros por el cierre de la fusión de O2 y la venta de las torres de Telxius, a pesar de la caída de ingresos

José María Álvarez-Pallete, CEO de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, CEO de Telefónica.
Telefónica

El beneficio de Telefónica en el primer semestre de 2021 alcanzó 8.629 millones de euros, según los resultados que ha presentado la operadora a la CNMV antes de la apertura de mercado. Frente a un beneficio de 881 millones de euros en el mismo periodo de 2020 en plena crisis del COVID-19, el beneficio de las cuentas presentadas hoy supone multiplicar esta cifra por diez. 

El cierre de la fusión entre O2 y Virgin Media en Reino Unido y de la venta de las torres de Telxius permiten que la operadora cierre el semestre con estas cifras históricas. 

La operación en Reino Unido supone la creación de un operador conjunto entre las dos operadoras con el que buscan ser líder en el mercado. La fusión fue anunciada en pleno confinamiento duro por la pandemia y fue aprobada finalmente por el regulador británico en mayo de este año. 

A este movimiento en enero de este año se sumó la mayor desinversión en activos de la era Pallete vendiendo las torres de Europa y América de su filial Telxius al líder del sector American Tower. La operación supuso la venta de casi 31.000 emplazamientos —se queda sin adjudicar la red de cable submarino dentro de la cual están dos de los proyectos con mayor capacidad del mundo Marea y Brusa— por un importe total de 7.700 euros. 

Que está pasando para que Telefónica encadene dos macroperaciones en ocho meses: qué gana y qué pierde con ello

Estas dos operaciones históricas son las que permiten que la operadora registre unos beneficios récords. Sin embargo, los ingresos cayeron un 6,5% en el primer semestre hasta 20.305 millones de euros. Si solo se tiene en cuenta el segundo trimestre, los ingresos del grupo se situaron en 9.964 millones de euros, un 3,6% menos que en el mismo periodo de 2020. Aunque el grupo señala que en términos orgánicos, los ingresos del primer semestre crecieron un 0,5%. 

Si se observan los ingresos del segundo trimestre, este dato alcanzó 9.964 millones de euros, un 3,6% menos que en el mismo periodo de 2020, pero un 3,4% más en términos orgánicos. 

Por mercados, España supone un 29% de los ingresos en el primer semestre seguido por Hispam que representa un 19%, Alemania tiene un peso del 18% y Brasil, un 16%. Reino Unido, tras el cierre de la fusión con Virgin en la que Telefónica tiene un 50% de la compañía resultante, supone un 15% de los ingresos del grupo. 

Una reducción de deuda del 29,5%

El final de las dos grandes operaciones anunciadas por la compañía en su último plan de acción coinciden en el tiempo y disparan los resultados de la operadora, que continúa en su camino por reducir deuda. Telefónica acaba junio en 26.200 millones de euros de deuda, lo que supone un 29,5% por debajo de la cifra de junio de 2020. 

"En los últimos cinco años, la deuda de la compañía ha sido rebajada a la mitad, desde los más de 52.000 millones de euros registrados a junio de 2016", apunta la operadora en un comunicado.

“Estos resultados demuestran que Telefónica está en la senda correcta, ejecutando su plan estratégico como acelerador crítico en el proceso de transformación de la compañía. Telefónica consolida su liderazgo como una compañía que aprovecha todas las oportunidades que ofrece la revolución digital, como una compañía responsable, sostenible y apostando siempre por la excelencia operativa”, asegura el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en el comunicado. 

La operadora destaca que los resultados presentados este jueves 29 de julio van en la línea de cumplir el plan operativo que se marcaron a finales de 2019 cuando decidieron centrarse en cuatro mercados y crear sus divisiones de Telefónica Tech e Infra para poner en valor estos negocios del grupo. 

"En Hispam se han registrado avances importantes para lograr una menor exposición de capital en la región, como lo demuestran los vehículos creados con KKR en Chile y Colombia para desplegar fibra; la generación de mayores eficiencias; y la rebaja de los riesgos mediante una mayor proporción de deuda en divisa local", señala Telefónica en un comunicado. 

De esta forma apunta que la deuda denominada en monedas latinoamericanas ha alcanzado ya el 30% de los compromisos financieros de todo el grupo, incluyendo arrendamientos, frente al 16% de junio de 2020 y el 21% de marzo de 2021. Esta evolución permite generar una cobertura natural que refuerza la sostenibilidad de la estructura de financiación de la compañía. Además, los ingresos han experimentado una notable mejoría en la región en el segundo trimestre, con crecimientos orgánicos en todos los mercados.  

Telefónica Tech en el segundo trimestre, los ingresos de esta unidad han crecido hasta los 203 millones de euros, un 26,6% más que en el mismo periodo de 2020, para un total de 369 millones en el conjunto del semestre, un 25,9% más.

Por su parte, Telefónica Infra continuó con su estrategia en el campo de las infraestructuras con el cierre de la creación de FiBrasil, una sociedad participada al 50% por CDPQ y Grupo Telefónica (25% Infra y 25% Telefónica Brasil) para desplegar fibra en Brasil que ya ha iniciado sus operaciones. 

"Este vehículo, junto con la creación el año pasado de UGG en Alemania, otorga a Infra un papel cada vez más relevante en la provisión de una conectividad más inclusiva", explica la compañía. Adicionalmente, Telxius, participada al 50,01% por Infra, ha reforzado su red internacional con Tannat, un cable submarino de nueva generación que conecta Brasil con Argentina con sus 2.000 kilómetros de longitud.

Otros artículos interesantes:

Las telecos apuestan por aumentar sus servicios para generar ingresos y fidelidad del cliente: esto es lo que puedes contratar en Movistar, Orange, MásMóvil o Vodafone

Las telecos afrontan un 2021 marcado por la fuerte inversión que demanda el 5G mientras buscan nuevas vías de ingresos para poder ser viables en un mercado hipercompetitivo

La competencia en el sector de las telecos desploma los precios de las tarifas de telefonía