Tirzetapida, el milagroso fármaco contra la obesidad que ayudar a perder hasta 24 kilos de peso

obesidad

La tirzepatida representa la primera nueva clase de medicamentos para la diabetes introducidos en casi una década y se espera que esté disponible en los EEUU en las próximas semanas. Tras su reciente aprobación por la Food and Drug Administration (FDA), organismo regulador de EEUU.

Si bien se comercializará (bajo el nombre de Mounjaro) para el tratamiento de la diabetes tipo 2, el fármaco ha acaparado numerosos y llamativos titulares por otro efecto. Haber logrado resultados sorprendentes frente a la obesidad. Permitió a las personas con exceso de sobrepeso perder alrededor del 22,5% de su peso corporal, según sus ensayos.

La obesidad es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Su prevalencia no deja de crecer años tras años, también de manera alarmante en menores. Esta enfermedad se ha relacionado con mayores riesgos de cáncer, COVID severo y afecciones cardiovasculares. Cada año causa la muerte de 2,8 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por lo que encontrar un fármaco capaz de favorecer la pérdida de kilos en estas personas — y controlar los efectos derivados de lo que se considera una enfermedad crónica— ha levantado por el momento grandes expectativas de los expertos médicos dedicados a tratar la obesidad. También podría revolucionar la industria farmaceútica destinada a este tipo de tratamientos.

11 signos silenciosos de que sufres diabetes tipo 2

"La tirzepatida logró reducciones impresionantes del peso corporal en SURMOUNT-1, lo que podría representar un importante paso adelante para ayudar a la asociación entre el paciente y el médico a tratar esta compleja enfermedad", señaló entonces el doctor Louis J. Aronne profesor de Investigación Metabólica Sanford I quien participó en el ensayo.

Qué es la tirzetapida 

La tirzepatida se comercializa bajo el nombre de Monjauro por los laboratorios estadounidenses Lilly. Por el momento, el fármaco solo está autorizado como tratamiento para la diabetes tipo 2 en EEUU. No se conoce cuándo llegará a España u otros países europeos. Aunque  ha sido probado aquí.

No obstante ya se coloca como uno de los medicamento más valiosos del mundo. Como informó
Cinco Días en junio del pasado año, las estimaciones de Morgan Stanley apuntan a ventas máximas anuales que podría alcanzar los 10.000 millones de dólares (8.196 millones de euros). 

La tirzepatida se enmarca dentro de una nueva clase de medicamentos llamados incretinas, — hormonas naturales producidas en el  intestino— que retardan el vaciado del estómago, disminuyen el apetito y regulan la insulina. Los efectos secundarios incluyen náuseas, vómitos y diarrea.

Se administra en forma de inyección una vez por semana. De manera similar a tratamientos actuales aprobados en España para la diabetes como es Ozempic.

El medicamento logró reducciones de peso de más de 20 kilos

Si bien no está indicado para adelgazar, el cambio medio en el peso corporal fue un criterio de valoración secundario en todos los estudios SURPASS del medicamento. Logrando efectos más que notorios. 

Alrededor de dos tercios de los participantes en los ensayos clínicos llegaron a reducir hasta un 22,5% su peso corporal (24 kilos) tras usar este fármaco durante algo más de un año, según los datos preliminares de un ensayo de fase III que incluyó a un total de 2.539 participantes. El peso corporal inicial promedio de los participantes fue de 105 kg y un índice de masa corporal de 38 (la obesidad se define a partir de 30).

Los resultados, ahora presentados en la revista The New England Journal of Medicine, muestran que  aquellos que tomaron las dosis más altas del fármaco (15 miligramos) de media pesaban alrededor de 82 kilos y tenían un IMC justo por debajo de 30. El 91% de los participantes adelgazaron más de un 5% de su peso; un 83% perdieron más de un 10%; y un 57%, más de un 20%.

Unos resultados sorprendentes quizá únicamente comparables a los que obtienen los pacientes quirúrgicos (operación gástrica).

8 tratamientos populares para perder peso que en realidad no hacen nada

De ahí que el fármaco se coloque como un paso más hacia un camino esperanzador del tratamiento farmacológico seguro y eficaz de la obesidad. Hasta la revolución marcada por las incretinas, los medicamentos disponibles para tratar la obesidad se centraban en múltiples casos en reducir el apetito a través de inducir cambios en el sistema nervioso. 

Muchas de las promesas llegadas al mercado contra la obesidad fueron posteriormente retiradas por sus peligrosos efectos, desde la creación de adiciones hasta su vínculo real con el cáncer  —el caso más recientemente el de la lorcaserina—.

El precio podría hacer más complejo el acceso a este medicamento, ya que todo apunta a que Sanidad no lo cubrirá

No obstante en dicho camino aún hay algunas piedras que pueden hacerlo menos idílico. Como por ejemplo el posible coste astronómico del fármaco.

La obesidad se ha convertido en una pandemia silenciosa. Desde los años 70 las cifras no han dejado de crecer en todo el mundo hasta colocarse como un problema médico de escala mundial. En nuestro país la tasa se ha duplicado en los últimos 20 años y se estima que más de la mitad de las personas adultas (el 53%) está por encima de su peso. 

De seguir la tendencia para 2030 el 80% de los hombres y el 55% de las mujeres de España tendrán obesidad. La prevalencia de obesidad infantil y juvenil en España es de las más altas de Europa, con hasta casi el 40% de los niños de entre 3 y 8 años padeciendo sobrepeso.

Sin embargo, a pesar de estos datos alarmantes la obesidad no está reconocida como enfermedad crónica, reclama la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO). 

Por lo que los medicamentos para combatirla no suelen estar financiados por el Sistema Nacional de Salud, y el precio de las inyecciones de tirzepatida podría ser más que elevado. —Como referencia, el fármaco de Novo Nordisk (comercializado como Wegovy), similar al de Lilly, tiene un precio de más de 1.300 dólares al mes (unos 1.200 euros)—.

No obstante tras su aprobación para la pérdida de peso en Europa, los expertos consideran que debería ser ofrecido a todas las personas obesas en España. “Porque es mejor actuar antes de que aparezcan las complicaciones de la obesidad”, señala a La Vanguardia Andreea Ciudin, coordinadora de la unidad de obesidad del hospital Vall d’Hebron en Barcelona y miembro de la junta directiva de la SEEDO

Pero para ello “sería conveniente que la sanidad pública cubriera los tratamientos farmacológicos de la obesidad. Es absurdo que cubra la cirugía bariátrica y no los tratamientos que pueden evitar tener que recurrir a la cirugía”.

Otros artículos interesantes:

Cómo prevenir la obesidad infantil, uno de los problemas de salud más graves del siglo XXI

"La pandemia de obesidad es más importante y hace más daño sanitario que la del coronavirus": la alerta de Miguel Ángel Martínez-González, epidemiólogo y máximo experto en dieta mediterránea

La vacuna de Pfizer podría ser menos efectiva en personas con obesidad

Te recomendamos