Nuevos impuestos a eléctricas y bancos, más becas y trenes gratis: todas las medidas que Sánchez ha anunciado en el debate sobre el estado de la nación

Pedro Sánchez en una sesión en el Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez en una sesión en el Congreso de los Diputados.

REUTERS/Susana Vera

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha avanzado este martes nuevas medidas para "defender a la clase media trabajadora y los colectivos más vulnerables". Las novedades son una bonificación del 100% para los abonos de Cercanías y Media Distancia de Renfe entre septiembre y diciembre, la construcción de 12.000 viviendas en Madrid, y dos nuevos impuestos extraordinarios.

El primero de estos nuevos tipos gravará los beneficios "caídos del cielo" de las grandes eléctricas, que en palabras del presidente "no caen del cielo" sino que "salen del bolsillo de los ciudadanos".

Este impuesto espera recaudar "2.000 millones de euros durante los próximos 2 años", gravando así los beneficios extraordinarios de estas compañías para los años 2022 y 2023. Algo que ya había avanzado el Ejecutivo, pero que todavía no había concretado. 

El segundo será un "impuesto excepcional y temporal a las grandes entidades financieras", "que empiezan a beneficiarse de las subidas de los tipos de interés". "Tendrá una duración de dos años y se estima que podremos recaudar en torno a 1.500 millones de euros". Un anuncio de un nuevo gravamen que ha llevado al sector bancario a precipitarse en Bolsa tras su anuncio. 

Ambos impuestos combinados recaudarán 3.500 millones anuales, o 7.000 millones en los próximos 2 años.

Acelerón en políticas digitales al final de la legislatura: el Gobierno confía en que el Reglamento de IA salga adelante bajo su presidencia europea

De esta manera, además de las medidas del plan de choque anunciadas a finales de junio, Sánchez ha avanzado hoy "un potente paquete de ayudas", destinado a familias y empresas. Según cálculos del Gobierno, estas medidas permitirán contener la inflación en 3,5 puntos.

“La inflación en España sería de un 14% si no fuera por estas medidas. Vamos a ir a por todas para proteger a nuestros ciudadanos, a nuestras empresas y a nuestra industria”, ha dicho el presidente, que ha destacado a España, junto a Grecia y Lituania, como el país que más recursos ha destinado a frenar la inflación: 30.000 millones de euros desde septiembre.

Impuesto a los beneficios: 7.000 millones de euros en ingresos

“Se habla de beneficios caídos del cielo, pero no son tales; los sobrebeneficios salen del bolsillo de los consumidores, y este Gobierno no lo va a permitir”, ha sentenciado Sánchez, poco después de anunciar dos grandes impuestos extraordinarios.

El primero, destinado a las grandes empresas energéticas. Se trata de una nueva tasa con la que el Gobierno espera recaudar 2.000 millones de euros cada año, y que gravará "los beneficios obtenidos en 2022 por grupos dominantes del sector gasista, eléctrico y petrolífero". Este impuesto extraordinario entrará en vigor en 2023 y 2024.

En segundo lugar, Sánchez ha anunciado un gravamen temporal para grandes entidades financieras, "que se están empezando a beneficiar de las subidas de tipos de interés". Se trata de una tasa temporal que estará en vigor 2 años, durante los cuales el Gobierno espera ingresar 1.500 millones de euros al año.

Abonos gratis en Renfe y obra nueva, pero solo en Madrid

El Gobierno también bonificará el 100% de todos los abonos de transporte de Cercanías y Media Distancia operados por Renfe. A partir del 1 de septiembre, y hasta el 31 de diciembre, estos viajes serán gratuitos. 

El Ejecutivo ya había anunciado una bonificación del 50% para estos abonos, que ahora se amplía a la totalidad del coste. Actualmente, ha añadido Sánchez, "también estamos bonificando el 30% del transporte urbano y metropolitano", que espera que las comunidades autónomas y ayuntamientos complementen.

Las administraciones regionales y locales son responsables del transporte público urbano, como el metro o la red de buses. El Gobierno confía en que apliquen descuentos de en torno al 60%.

En materia de vivienda, al límite ya aprobado del 2% a la revalorización de los contratos de alquiler se suma otra nueva iniciativa. Sánchez ha anunciado el desbloqueo de la llamada Operación Campamento, que implica la construcción de hasta 12.000 viviendas en la ciudad de Madrid, un 60% de las cuales serán viviendas públicas.

Nuevas leyes, becas y ahorros energéticos

Junto a estas medidas, el presidente del Gobierno también ha avanzado inversiones para fomentar la instalación de placas solares y vehículos eléctricos, así como el autoconsumo en edificios públicos que también puedan ceder su electricidad a viviendas y comercios cercanos, propiciando el autoconsumo colectivo, así como una nueva Ley de Industria y una nueva Ley de Mecenazgo.

También "una nueva beca complementaria" para aquellos estudiantes mayores de 16 años que ya hubiesen recibido una ayuda para el estudio. Esta beca complementaria se traducirá en 100 euros mensuales que estos jóvenes podrán percibir entre septiembre y diciembre.

Estas medidas las ha ido enumerando poco después de reconocer que España "crecerá menos de lo esperado" como consecuencia de la guerra en Ucrania. "Deberemos adoptar medidas de ahorro energético. Impulsaremos medidas para incrementar el teletrabajo, fomentar el transporte público, y habrá que bajar la temperatura de la calefacción o subir la del aire acondicionado".

Sánchez también ha anunciado un plan para que los niños aprendan "el idioma del presente y el futuro", con un plan de especialización en programación y robótica para escolares.

Sánchez también carga contra la oposición

Sánchez no ha querido finalizar la enumeración de medidas sin hacer mención al pacto de rentas que negocia con sindicatos y empresarios, a pesar de que actualmente se encuentra en el limbo y con posiciones enfrentadas en ambas partes.

El objetivo del Ejecutivo es alcanzar repartir de manera justa "costes y beneficios de esta crisis", a través de un acuerdo que afecte a los dividendos de empresas y a los salarios de los trabajadores. "Estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano", ha dicho.

"El reto no es salir de la crisis por el mismo lugar por el que entramos, sino avanzar y no retroceder. El verdadero desafío es salir mejor de lo que entramos, como hicimos con la crisis del COVID-19". "Con una economía y un estado del bienestar más prósperos, sostenibles y resistentes que antes", ha enfatizado Sánchez, que insiste en afrontar "el reto" pensando también "en el largo plazo".

La guerra, los retrasos y la falta de transparencia disparan las dudas sobre el impacto que tendrán los fondos europeos en la digitalización y la economía

El mandatario, que ha insistido en la tribuna del Congreso en que se va a "dejar la piel" en "defender a la clase media trabajadora", también ha reivindicado que la digitalización, la transición ecológica, y el refuerzo del espacio de defensa "europeo y atlántico" no son medidas contrarias a la prosperidad o al bienestar. "Al contrario, son esenciales para garantizarlos ahora y en el futuro".

"La transición ecológica no solo lo convertimos en un frente para adoptarnos y mitigar las consecuencias del cambio climático: lo hacemos también porque es la mayor oportunidad que ha tenido España en décadas para reindustrializarse, para generar puestos de trabajo en territorios que no tenían esas oportunidades, y por hacer de España un país exportador de energía verde".

También ha cargado contra la oposición, tras hacer una analogía en recetas a la salida de la crisis. Ha pedido a los ciudadanos dejar de escuchar a "curanderos" que denuncian que la inflación es culpa del Gobierno, y escuchar "a médicos especializados". 

"Tengo malas noticias que darles a quienes trabajan por colocarnos palos en las ruedas y celebrar el derrotismo", ha señalado. "Pese a su intensa actividad, no pararemos. Les esperamos en el futuro".

Otros artículos interesantes:

Estas son las medidas que han complicado las negociaciones en el Gobierno ante la prórroga del plan de choque económico que se anuncia hoy

"Es bienvenida, pero no suficiente": UGT pide más al Gobierno y a su propuesta de herramienta para que las empresas informen sobre sus algoritmos laborales

El Gobierno pide a sindicatos y empresarios un pacto de rentas a 3 años para “contener la inflación y repartir cargas” que incluiría una subida del SMI

Te recomendamos