Pasar al contenido principal

Uber Eats pide disculpas por su campaña que alentaba a pedir comida a domicilio por el coronavirus mientras las empresas de 'delivery' toman precauciones ante la crisis

Un repartido de Uber Eats transporta un pedido de comida a domicilio
REUTERS/Denis Balibouse
  • Uber Eats se ha retractado de su campaña "No te la juegues" que apelaba utilizar sus servicios de entrega de comida a domicilio durante la crisis del coronavirus.
  • La compañía de reparto de comida a domicilio lanzó ayer una promoción por que la ofrecía a sus clientes un 90% de descuento en su primer pedido de Uber Eats.
  • En Estados Unidos, Uber Eats propone a sus clientes que el pedido no se le entregue en mano y que, en su lugar, se lo dejen en la puerta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uber Eats da un paso en falso. La empresa de reparto de comida a domicilio ha querido jugar a los dobles sentidos con un mensaje para promocionar sus servicios en medio de la epidemia del coronavirus. "No te la juegues" rezaba el código de la campaña lanzada ayer y de la que la compañía, ahora, se retracta.

La división de entrega de comida a domicilio de Uber lanzó ayer una promoción para sus clientes y suscriptores en la que ofrecía descuentos para los pedidos a domicilio. Todo ello en un marco en el que número de casos de afectados por el Covid-19 en España aumenta día a día y las instituciones sanitarias han empezado a recomendar el teletrabajo. "Aprovecha esta semana, quédate en casa pide Uber Eats", decía la compañía en su mensaje.

Ahora bien, ante las críticas suscitadas por la campaña puesta en marcha la compañía ha optado por dar un paso atrás: "Queremos pedir disculpas por la promoción de Uber Eats enviada ayer. Fue totalmente inadecuada y hemos tomado todas las medidas necesarias para que no vuelva a suceder", señaló Uber Eats en un comunicado. Con todo, Uber Eats no ha detallado a este medio si, cómo se prevé, ha experimentado un aumento de la demanda de pedidos a domicilio o de nuevos clientes a raíz del coronavirus.

Leer más: Este mapa muestra en qué países están Uber, Cabify y otras VTC de todo el mundo

La compañía de reparto de comida a domicilio lanzó ayer una promoción por que la ofrecía a sus nuevos clientes un 90% de descuento en su primer pedido de Uber Eats. El código que debían usar era Notelajueges, un mensaje que pretendía ser un guiño a la epidemia del coronavirus y apelaba a evitar el contagio.

La entrega a domicilio de 'riders' y supermercados en una encrucijada

De hecho, también en Estados Unidos, la matriz de Uber ha enviado mensajes para evitar el contagio. Uber afirmó que suspendería las cuentas de los riders y conductores que hubieran dado positivo o que hubieran estado expuestos al Covid-19

En lo que respecta a los trabajadores de reparto de comida, Uber Eats da la opción a sus clientes a través de la aplicación en Estados Unidos para que el pedido no se le entregue en mano. "Si lo prefieres, puedes dejar un comentario en la aplicación de Uber Eats para pedir que el repartidor deje la comida en la puerta".

Leer más: Las cifras detrás del sector de comida a domicilio en España: alcanzará los 900 millones de euros en 2020 y emerge el 'on the go'

Otra que ha tomado medidas en este sentido es Deliveroo. Al igual que hizo Uber, la compañía informó de que ofrecería "apoyo económico" a aquellos riders que sean diagnosticados con coronavirus o que se encuentren en cuarentena.  

Ante esta situación, Glovo, Deliveroo, Uber Eats y Just Eat, consultadas por este medio, han optado por no detallar si han experimentado un aumento de la demanda en los últimos meses, ni tampoco si ha aumentado el número de nuevos clientes que utilizan su plataforma desde que se desató la crisis del coronavirus. 

Se prevé, de hecho que la demanda de los pedidos online aumentará, tanto en lo que respecta a los servicios de entrega de comida a domicilio como en los pedidos online de los supermercados. Sin ir más lejos, hoy mismo Mercadona ha suspendido temporalmente la venta online en Madrid para poder garantizar la los clientes la disponibilidad de productos en su compra y las entregas en los plazos acordados, según justificó la compañía de Juan Roig. 

Y además