Pasar al contenido principal

La UE aprueba un plan conjunto para frenar la avalancha de inversores chinos

Mercancías en el puerto de Le Havre
Reuters
  • Las inversiones chinas en la UE empiezan a preocupar al Parlamento Europeo, que ha pedido hacer un frente común para frenar la avalancha.
  • China ha empezado a invertir en infraestructuras clave en Europa, como los puertos de mercancías o las energéticas.
  • La UE también ha pedido a Pekín que mejore la transparencia y se adhiera a los estándares medioambientales y sociales.

La Unión Europea prepara un plan conjunto para frenar la avalancha de inversores chinos, especialmente en aquellos campos en los que se ha visto un incremento considerable de capital asiático, como los puertos de mercancías o las empresas energéticas.

Se trata de hacer un frente común para evitar perder el control de algunas infraestructuras estratégicas clave ante las ofertas de China para hacerse con estos enclaves económicos e industriales.

Leer más: Juncker propone reforzar las competencias de la EBA en la lucha contra el blanqueo de capitales

A través de un comunicado, el Parlamento Europeo ha informado de que, a pesar de que China sigue siendo "un socio estratégico con un enorme potencial" comercial, los Estados miembros deben "incrementar su unidad" frente a Pekín para "contrarrestar" su influencia en dichos sectores.

La resolución de la Eurocámara, que ha contado con 530 votos a favor, 53 en contra y 55 abstenciones, supone un cerco a la política comercial expansiva de China, al tiempo que trata de blindar sectores como el bancario, el energético o el mercantil.

Los intentos de China por ocupar posiciones en el sector energético

Una de las demandas que la UE hace a China a través de este comunicado es que mejore la transparencia y se adhiera a los estándares medioambientales y sociales, como medida de advertencia ante su política expansiva, que deja en situación de desventaja a los productores europeos.

Además de las inversiones en el sector inmobiliario, desde 2010 China ha expandido su política a campos como el de los puertos de mercancías, con una inversión de más de 45.000 millones de euros hasta el año pasado.

Leer más: Europa abre la puerta a los paneles solares chinos

Por otra parte, el capital chino siempre ha estado muy ligado a Reino Unido y, en especial, a la City de Londres. Pero desde que el Brexit se aprobó en referéndum, los bancos chinos y la inversión en firmas londinenses se ha disparado.

Por último, el sector energético europeo, en el que China ha intentado entrar en los últimos años, supone otra de los que podrían terminar cediendo ante el capital chino. Uno de los últimos casos fue el de la portuguesa EDP —con un 28% de participación del Estado—, que terminó declinando una oferta de 7.700 millones de euros el pasado mes de mayo.

Te puede interesar