El precio del bitcoin romperá su techo en 2022 e incluso podría superar la barrera de los 100.000 dólares, según anticipan los expertos españoles

Futuro del bitcoin

Getty

  • Los analistas consultados por Business Insider España anticipan que el bitcoin tiene potencial alcista en 2022 y que incluso podría conquistar los 150.000 dólares.
  • El tapering de la FED, la evolución de la pandemia y las trabas regulatorias por parte de los gobiernos son los desafíos principales a los que se enfrentará la criptomoneda el año que viene.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El bitcoin ha sido uno de los activos que más ha centrado la atención de los inversores en 2021, para bien y para mal.

El token digital de referencia en el mercado de los criptoactivos llegó a superar su máximo histórico durante el presente ejercicio al superar la barrera de los 56.000 dólares (unos 50.000 euros), mientras que más adelante cedió hasta los 43.000 dólares (alrededor de 38.000 euros).

Ante la entrada del Año Nuevo y en un escenario de mayor inflación, Business Insider España ha consultado a expertos en criptomonedas para conocer cuál es su visión sobre el futuro del bitcoin y los riesgos que se puede encontrar a medida que avance 2022.

Raúl López, country manager de Coinmotion en España asegura que adivinar el recorrido del token digital de referencia en los mercados no es una previsión “fácil de estimar” porque aún “nos encontramos inmersos en una pandemia que ha provocado incertidumbre e inestabilidad económica a nivel mundial”. 

Posiblemente, según indica, uno de los factores que determine el comportamiento de los mercados, tanto el tradicional como el de criptomonedas, sea “la evolución que se produzca del COVID-19 en todo el planeta”.

Sergio Gualix, cofundador y CEO de Oubita, cuenta que tanto bitcoin como las otras criptomonedas van a adquirir más seguidores a lo largo del 2022, lo que se traducirá "en un aumento de precio". 

"Sin embargo, objetivizar un precio es muy complicado, ya que depende de muchos factores pero, sobre todo, de la capacidad de atraer nuevos inversores y de la implementación de nuevas regulaciones", resalta.

Para Alberto Fernández, profesor del Programa Especializado en Blockchain e Innovación Digital del IEB, el año siguiente al halving que se produce cada 4 años siempre ha sido muy volátil y “difícil de predecir”. 

“Este año no va a ser la excepción, y por ello se espera una volatilidad muy alta con un crecimiento del volumen condicionado a las noticias internacionales, con la decisión de la FED de aprobar la aceleración del plan del banco central de retirar los esfuerzos de estímulo a la pandemia ha disminuido la incertidumbre de inversión, provocando que bitcoin repunte a los 49.000 dólares”, expone el profesor del IEB. 

Actualmente, Fernández cree que se podría considerar que el precio de resistencia estaría en los 52.000 dólares, y de romperse muy probablemente veamos nuevos máximos que incluso podrían estar “en el rango de los 70.000-90.000 dólares”.

En opinión de Ismael Santiago, profesor y doctor en finanzas de la Universidad de Sevilla y CEO de Olivachain I+D+i, coincide también en que el bitcoin se encuentra en un momento de descanso antes de volver al ataque.

“Estimo que el precio de bitcoin se lateralizará en los últimos días que restan al actual año 2021, en una banda entre los 46.500 y los 53.000 dólares; mientras que una ruptura sólida en los 55.000 dólares haría que bitcoin fuera a por la resistencia de los 60.000 dólares y retomara la senda alcista”, comenta.

Aunque es más optimista a medida que avance el 2022. “Considerando los posibles riesgos que suponen principalmente el tapering de la FED y las subidas de tipos de interés en el país norteamericano, sin olvidarnos de alguna mala noticia que pueda llegar de China, el precio de bitcoin podría llegar a los 70.000 dólares e inclusive superar los 130.000 dólares”, anticipa.  

López secunda también esa idea al basarse en la teoría del stock-to-flow (S2F) y teniendo en cuenta la evolución histórica del precio del Bitcoin con respecto a los diferentes halvings que se han producido hasta ahora.

“Con esto, se podría esperar que en 2022 seamos testigos de un considerable rally alcista donde sería difícil prever el valor que podría alcanzar el bitcoin… Posiblemente, se superarán los 100.000 y siendo muy optimistas tal vez se podría alcanzar los 150.000 dólares o cifras más elevadas”, ahonda. 

Sin embargo, no agrega que no hay que olvidar que, según el comportamiento de la evolución histórica del precio de bitcoin, después de alcanzar máximos históricos se “produce una fuerte caída de su valor”.

“Si seguimos con la senda alcista para 2022, estimo que el precio de bitcoin alcanzará los 128.000 dólares por unidad durante el año que viene, según la aplicación estadística que he llevado a cabo mediante la metodología stock-to-flow”, concreta Santiago.

Este modelo permite calcular la abundancia de un recurso en particular, devolviendo al inversor un valor que hace referencia a la cantidad de recursos que se tienen en reservas divididos por la cantidad que se produce de forma anual. En este modelo el stock (inventario) mide el tamaño de las reservas existentes de un recurso, mientras que el flow (flujo) indica la producción anual.

“Por ejemplo, mientras que el oro tiene un ratio SF de 62, es decir, que deberíamos estar 62 años produciendo oro al ritmo actual para llegar a tener el nivel de reservas actual, mientras que Bitcoin tiene actualmente un SF de 57”, argumenta el economista.

Los obstáculos que el Bitcoin tendrá que superar en 2022

Sobre los riesgos para el criptoactivo en los mercados, los expertos apuntan en varias direcciones. 

López cree que el principal foco de preocupación sigue siendo la pandemia. “Los principales obstáculos que tendrá que hacer frente Bitcoin para experimentar un crecimiento positivo será que no se produzca un retroceso en cuanto a la lucha contra el COVID-19 a escala internacional”, resalta. 

Aunque no es la única. Santiago considera que el tapering por la FED y las posibles subidas de tipos de interés en Estados Unidos, podrían pesar sobre el activo digital, porque “la abundancia de dinero barato” desarrolla en los inversores “una especial tolerancia al riesgo, produce optimismo y empuja a probar cosas nuevas”. 

“Esto hace que la volatilidad no sea un problema y se ponga de moda especular. Por otra parte, en tiempos de poca liquidez, el inversor se vuelve más conversador, evitando riesgos elevados y refugiándose en activos más estables… Lógicamente, a Bitcoin le favorece el optimismo y la liquidez”, analiza.

“Las criptomonedas se siguen considerando un activo de riesgo elevado, este hecho provoca que los posibles anuncios de ajuste de política monetaria por parte de los gobiernos afecten de manera notable a Bitcoin y las criptomonedas”, describe en la misma línea Fernández.

Además, López piensa que un punto de preocupación es la regulación de las criptomonedas en las principales potencias mundiales. “Es decir, que no se endurezcan, de tal forma que frene el desarrollo y expansión de las criptodivisas, y entre otras cosas, que no estalle una crisis energética a nivel mundial, lo cual podría suponer un duro revés para todo el criptoecosistema”, profundiza.

Otros artículos interesantes:

De distribuir equipos de protección individual contra el covid en el confinamiento a invertir parte de lo ganado en criptomonedas para comprarse una casa

Airbnb cumple un año en bolsa: de un debut fulgurante a la incertidumbre por el impacto de las nuevas variantes y eterna sombra de la regulación

Así mueven su dinero los inversores españoles, según Spectrum Markets

Te recomendamos

Y además