¿Va a subir tu tarifa de internet y móvil?: por qué la fusión de Orange y MásMóvil puede que no acabe con la guerra de precios, según expertos y directivos del sector

Mujer revisa su teléfono móvil.

Getty

La batalla de precios se sigue librando en el sector de las telecomunicaciones español. 

La duda es si la futura fusión entre Orange y MásMóvil acabará con esta guerra de tarifas. Si las conversaciones exclusivas entre ambas operadoras para crear una joint-venture con su negocio español llegan a buen puerto, el sector pasará de tener 4 grandes empresas a 3.

Pero, tanto los directivos como los expertos advierten de que la amplia oferta de pequeñas operadoras en el mercado español hacen que, en realidad, la oferta sea mucho más grande. 

El consejero delegado de Orange España, Jean Fraçois Fallacher, fue claro en la última presentación de resultados. "No creemos que vaya a cambiar el panorama competitivo en España. No hay 5 operadores en España, hay más, este escenario se van a reducir a 4, pero hay muchos más que esos, hay muchas más marcas. Eso no es lo que perseguimos con esta fusión", dijo el directivo. 

"Va a ser así, simplemente, y siempre va a ser un mercado competitivo porque tenemos un mercado con muchos actores que ofrecen paquetes convergentes y todo eso no va a cambiar. No veo ninguna razón para que este mercado vaya a ser menos competitivo en el futuro", advertía. 

Hay que tener en cuenta que las operadoras también están inmersas en una campaña de presión hacia las autoridades de competencia para que suavicen las condiciones de las fusiones en el continente, los conocidos como remedies. Para ellos es clave que las autoridades de competencia consideren que esta está garantizada a pesar de la reducción de operadores. Por ello, abogan por el papel de las pequeñas empresas en esta batalla comercial. 

¿Pero pueden realmente estos pequeños operadores mover tanto el mercado? En este sentido, Rubén Blanco NTT, señala en una conversación con Business Insider España que si se toman como agregados, estos operadores virtuales suponen alrededor de un 5% de la cuota de mercado. Un porcentaje más relevante que si se toman por separado, con lo cual sigue "habiendo un margen de competencia, un margen de libertad de mercado en esos operadores alternativos". 

La fusión entre Orange España y MásMóvil creará un gigante para competir con Telefónica: estos son los retos urgentes que tiene por delante

Blanco, además, señala que la forma de operar de estas empresas es, en muchas ocasiones, centrarse en un mercado geográfico concreto, por lo que en esas regiones sí que pueden suponer un actor importante. 

"Ocurría históricamente  con Euskaltel cuando estaba en el País Vasco, con R en toda la parte de Galicia y con Telecable en la zona de Asturias y Cantabria. En general, está ocurriendo con los diferentes operadores, que tiene un terreno de actividad un poco más específico, con un ámbito geográfico, una tipología de servicio", señala. 

Luis Manuel Díaz de Terán, director de la división de Telecomunicaciones y Servicios de Capgemini Engineering, pone el foco en que a la situación actual de "hipercompetencia" se ha llegado porque las autoridades de competencia pusieron en su momento el interés en esto. 

"Esta situación de hipercompetencia no solo se vive en España, sino en toda Europa", destaca y apunta al caso de Portugal. Díaz Terán considera que, también dependerá, en gran medida, de las medidas que tome el regulador a la hora de aprobar o no la fusión. En función de cuántos activos se tengan que desprender en la unión de sus negocios, también variará el panorama competitivo. 

En este sentido, se pronuncia también Luis Felipe Jung, profesor de Economía de Comillas ICADE, que señala a Business Insider España que la fusión, asumiendo que sea aprobada por las autoridades de competencia, no hará que se vaya a perder intensidad en la competencia en el terreno de las telecos en España. 

Las grandes telecos redoblan sus peticiones de flexibilizar las leyes de competencia para avanzar en la consolidación del sector y poder hacer frente a los gigantes Google, Meta o Apple

"El cambio sustancial que se generará por la fusión es que ahora el 'nuevo' operador será más fuerte, lo que potenciará las capacidades de inversión y de innovación del mercado. La experiencia internacional demuestra que la consolidación es una realidad en esta industria, por lo que también lo es en España. Existen numerosos casos recientes de consolidación del sector en torno a estructuras de mercado eficientes", añade Jung. 

En este sentido, desgrana, los casos de diferentes países como Estados Unidos, que en 2020 se ha pasado de 4 a 3 operadores con red, debido a la fusión entre Sprint y T-Mobile. "Algo similar ha sucedido en Canadá en 2016 (compra de Rogers a Mobilicity), en Austria en 2012 (fusión entre Orange y Hutchinson) y en Alemania (compra de Telefónica Deutschland a EPlus). Otros países relevantes con tres operadores móviles con red son Argentina, Australia, Portugal, Noruega, Nueva Zelanda, México, Corea, Japón, entre muchos otros", apunta. 

Las pequeñas empresas que dinamitan el mercado 

"No se prevé un cambio muy significativo en el escenario general del mercado. Sí que es posible que entre las operadoras dominantes se produzca una estabilización de precios, generando un mercado un poco más racional", explican José Antonio Morán, director del Grado de Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación, y  Carles Monzo Sánchez, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.  

"No obstante, seguirá existiendo un ecosistema de operadoras low cost cuya principal estrategia de mercado será conseguir clientes por medio de ofertas agresivas. En este sentido, tenemos que tener en cuenta que las grandes operadoras también tienen su operadora low cost y formarán parte de esta guerra de precios",  añaden. 

A esta situación, que se ha creado en el mercado gracias a los acuerdos mayoristas de las grandes telecos con las pequeñas operadoras, se suma la existencia de un entorno macroeconómico de subida de precios, que hace que el consumidor sea, aún más, sensible al precio de las tarifas. 

"Por otra parte, con una economía del país con niveles del IPC en valores no vistos desde hace mucho tiempo, se genera una incertidumbre en el mercado, donde los clientes pueden optar por reducir costes en sus servicios de telefonía. Las operadoras tendrán que estar atentas a este nuevo escenario para mirar de retener a su clientela, dado que un porcentaje de clientes de los servicios premium podría optar por cambiar a servicios de menor coste", explican Morán y Sánchez. 

Los últimos resultados de las operadoras en España

La fuerte competencia del sector se ha reflejado en las cuentas que están presentando las grandes operadores en España. En el caso de Telefónica, en el mercado español consiguió que sus ingresos crecieran casi un 1% en el primer trimestre de 2022. Sin embargo, al bajar la vista al detalle se observa que este crecimiento se basó, no en una mejora del desempeño de los servicios, sino en que vendieron más móviles. 

En plena guerra comercial en España, que parece alargarse trimestre tras trimestre, Telefónica consiguió que sus ingresos crecieran un 0,9% en el primer trimestre del año hasta los 3.079 millones de euros. Esta cifra supone un 28% sobre los ingresos totales de Telefónica. Esta mejora del negocio se debe, sobre todo, a la venta de terminales móviles, que sube un 85,9% en este periodo. Si se excluye este apartado, el importe neto de negocio cae un 1,4%. 

En el caso de los resultados de Orange, la operadora gala vio como sus ingresos en nuestro país cayeron un 4,6%. Mientras que Vodafone, 

Más margen de inversión: el problema de las redes 

Así que la clave de la fusión podría ir encaminada a generar una empresa de mayor tamaño donde los costes fijos se repartan entre un mayor número de clientes y gracias a esto salgan las cuentas. 

"Esta operación nos permitiría liderar la creación de un jugador sostenible con la capacidad de inversión, las infraestructuras y la ventaja competitiva necesarias para su desarrollo futuro y el beneficio tanto de los consumidores como los negocios en España", señaló Christel Heydemann, nueva consejera delegada del grupo Orange, en una nota en la presentación de los últimos resultados. 

El pulmón financiero es clave para estas empresas de telecomunicaciones que siguen teniendo que hacer frente a fuertes inversiones en redes 5G después de que en los últimos años ya se han realizado los despliegues del 3G y el 4G. 

Díaz de Terán de Capgemini Engineering, destaca, que el 5G es especialmente crítico porque un despliegue fuerte puede ser clave en que España no pierda el tren de la innovación y del cambio de escenario industrial que veremos en los próximos años. 

"La capacidad de transformación industrial y de los procesos productivos y de automatización y de control de todas las infraestructuras clave de un país a nivel energético, a nivel productivo que trae 5G es tremendo y no tiene nada que ver con lo que ha habido hasta ahora", destaca.

"Es mucho más importante 5G para las infraestructuras críticas de un país muchísimo más de lo que ha sido 4G. No tiene nada que ver. Por eso es realmente importante que no nos quedemos atrás en la capacidad de inversión de las empresas que lo están haciendo", añade. 

Otros artículos interesantes:

Las grandes telecos redoblan sus peticiones de flexibilizar las leyes de competencia para avanzar en la consolidación del sector y poder hacer frente a los gigantes Google, Meta o Apple

Telefónica crece casi un 1% en ingresos en España en plena guerra comercial en un primer trimestre en el que a nivel global gana 720 millones de euros

La fusión entre Orange España y MásMóvil creará un gigante para competir con Telefónica: estos son los retos urgentes que tiene por delante

Te recomendamos