La fusión entre Orange España y MásMóvil creará un gigante para competir con Telefónica: estos son los retos urgentes que tiene por delante

Una tienda de Orange con gente alrededor.

Reuters

El baile de fusiones en el sector de las telecomunicaciones se salda con el matrimonio de Orange España y MásMóvil. 

Las dos operadoras han anunciado que se encuentran en "negociaciones en exclusiva para combinar su negocio en España". La unión del negocio se hará a través de la creación de una joint venture participada al 50% por cada una de las empresas con una valoración de 19.600 millones de euros. 

Tras meses de especulaciones, finalmente queda fuera Vodafone, que había sido la primera empresa de la que se escribió que estaba en conversaciones con MásMóvil. La hipercompetencia en el mercado de las telecomunicaciones en España lleva un tiempo erosionando la línea de ingresos de las operadoras y todo apuntaba a un movimiento de concentración del mercado. 

Las grandes telecos redoblan sus peticiones de flexibilizar las leyes de competencia para avanzar en la consolidación del sector y poder hacer frente a los gigantes Google, Meta o Apple

"La situación en el mercado de telecomunicaciones ha sido compleja en los últimos años, especialmente con la llegada de compañías de bajo coste que han generado mayor oferta", apunta Diego Morín, analista de IG, a Business Insider España. 

"Así, el mercado 'celebra' el acuerdo entre Orange y MásMóvil, aunque podríamos decir que las noticias sobre posibles fusiones en el mercado de telecomunicaciones seguirán llegando, con unos inversores que siguen viendo necesario dichos movimientos, ya que después del castigo sufrido en los últimos años, es necesario que se acometan este tipo de operaciones en el sector, básicamente por el auge de la competitividad en el sector, algo que terminaría desfavoreciendo a las grandes compañías, como Telefónica o Vodafone, por lo que se podría beneficiarse", añade el experto. 

Sin embargo, todavía quedan por ver cuáles serán las condiciones que imponen los reguladores de competencia en este movimiento. Unas de las reivindicaciones del sector en estos últimos tiempos ha sido esta: flexibilización de las reglas del juego en un nuevo tablero. 

Los conocidos como "remedies" o salvaguardas a la competencia que puede imponer Competencia podrían dar alas a los pequeños operadores externos a la operación, como Digi, al verse beneficiados de comprar activos a un precio más bajo del mercado. 

Las cifras del nuevo jugador: 19.600 millones de valoración

La nueva firma participada por ambas empresas tendrán un valor de 19.600 millones de euros. Por su parte, Telefónica tiene una capitalización en bolsa, que a cierre de mercado del 7 de marzo, ascendía a 22.700 millones de euros. 

"Con esta operación se creará la segunda compañía de España en capitalización", apunta Darío García, analista de XTB a Business Insider España, que recuerda que en la operación se valora a Orange España por 8.100 millones de euros, sumada a la de MásMóvil, que tras la compra de Euskaltel, tiene una valoración de 11.500 millones de euros. "Lo que le permitirá competir frontalmente con Telefónica en el mercado local", señala. 

Este nuevo gigante del mercado español competirá de tú a tú con Telefónica. Con los datos actuales, la joint venture tendrá más clientes de fibra y móvil, aunque una menor cifra de ingresos y ebitda (beneficio antes de impuestos y amortizaciones). 

Las cifras compartidas por las operadoras señalan que la unión de Orange y MásMóvil crearía un gigante con unos 7,1 millones de clientes de banda ancha —de los que vendrían 4,03 de Orange y 3,1 de MásMóvil—. La unión también crearía una compañía líder en clientes de línea móvil con 27,6 millones de líneas —16,3 millones de Orange y 11 de MásMóvil—. 

Frente a estos datos, en los últimos resultados Telefónica apuntó 5,87 millones de clientes de banda ancha en España y 18,48 millones de móvil. 

Las telecos buscan rentabilizar sus ingentes inversiones en redes, mientras sigue la guerra 'low cost' y piden cambios regulatorios para que haya fusiones en el sector

Habrá que ver cómo evoluciona el número de clientes porque en las operaciones de concentración se suelen perder clientes durante el proceso. Un caso de esto ocurrió en la fusión entre CaixaBank y Bankia, donde tras completar la operación la nueva entidad resultante perdió 400.000 clientes

En el caso de los ingresos y el ebitda la joint venture sumaría un beneficio antes de impuestos y amortizaciones de unos 2.250 millones de euros y unos ingresos de unos 7.550 millones. Frente a estos datos, Telefónica España registró unos ingresos de 12.417 millones de euros en 2021 y un ebitda de 3.377 millones de euros. 

La creación de la joint venture y la posible salida a bolsa 

La relación entre Orange España y MásMóvil ya estaba a través de unos acuerdos mayoristas con los que el cuarto operador prestaba gran parte de su servicio en España en unos contratos que Orange le reportaban unos ingresos nada desdeñables. 

Por lo que la operación entre ambas compañías salvaguarda, en cierta forma, esta parte del negocio del operador galo. Ya que si hubiera salido adelante la concentración entre MásMóvil y Vodafone se hubiera quedado sin estos ingresos y, además, tampoco habría obtenido las sinergias que estiman de esta operación. 

En el comunicado emitido este martes 8 de marzo, ambas compañías estiman que se podrán obtener unas sinergias de hasta unos 450 millones de euros en un horizonte temporal de 3 años. 

García explica que es una franja de tiempo razonable dado que el calendario de la operación espera que sea firmada durante el segundo trimestre de 2022 y que está podría estar concluida en el segundo trimestre de 2023, una vez obtenidas las oportunas aprobaciones de las autoridades administrativas, de competencia y regulatorias pertinentes.

La fórmula elegida de la creación de una empresa participada por las dos operadoras tendría sentido al convertirse en una operación dentro del mercado español, sin necesidad de incluir a la matriz de Orange. Este tipo de movimientos, recuerda García, son los que usan muchas compañías al afrontar mercados exteriores donde se alían con otra empresa para compartir know-how y recursos. 

En el caso de Orange y MásMóvil esta joint venture puede ser el paso previo a una fusión completa de los dos negocios. 

El acuerdo entre las partes contempla, por un lado, el derecho a lanzar una Oferta Pública de Venta (OPV) bajo ciertas condiciones acordadas por ambas partes y, además, recoge el derecho de Orange a tomar el control y consolidar la entidad combinada resultante en caso de una Oferta Pública de Venta. En ningún caso estaría Orange obligada ni a salir de la entidad combinada resultante ni a ejercer esas opciones.

Qué hacer con todas las marcas 

Orange España acaba de realizar un adelgazamiento de marcas para racionalizar la estructura de su porfolio alrededor de tres puntos claves. Orange como la marca premium, Jazztel como la marca media y Simyo, en la parte low cost. 

La operadora gala buscaba así un mejor control de sus marcas y aprovechar los recursos alrededor de 3 enseñas. De esta forma, Orange dejó de comercializar los productos de Amena en septiembre de 2021 migrando a los clientes a Orange. En febrero, ya había eliminado su marca República Móvil. 

Por su parte, MásMóvil cuenta con un amplio abanico de marcas teniendo a Yoigo como marca premium y por debajo de esta una gran variedad de enseñas como MásMóvil, Lebara, Llamaya o Pepephone. 

Tras la fusión, habrá que esperar cómo es la reorganización de marcas y sí se mantienen activas todas las enseñas o si, por el contrario, se racionaliza la estrategia de nombres. 

Otros artículos interesantes:

Las grandes telecos redoblan sus peticiones de flexibilizar las leyes de competencia para avanzar en la consolidación del sector y poder hacer frente a los gigantes Google, Meta o Apple

Las telecos buscan rentabilizar sus ingentes inversiones en redes, mientras sigue la guerra 'low cost' y piden cambios regulatorios para que haya fusiones en el sector

Las telecos afrontan un 2021 marcado por la fuerte inversión que demanda el 5G mientras buscan nuevas vías de ingresos para poder ser viables en un mercado hipercompetitivo

Te recomendamos