Un nuevo estudio sugiere que las vacunas de Pfizer y Moderna, reservadas en España para la población de mayor edad, protegen contra las variantes del virus que más preocupan a los científicos

sanitario siendo vacunado

Reuters/ MIKE HUTCHINGS

  • Nuevos estudios in vitro muestran efectividad de las vacunas de Pfizer y Moderna frente a las nuevas variantes del coronavirus.
  • Si bien los niveles de neutralización de los sueros frente a la mutación sudafricana son menores, esta reducción se coloca por encima de los niveles que se espera sean protectores frente al virus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Recientes estudios parecen avalar la efectividad de las vacunas de Pfizer y Moderna frente a las nuevas variantes del coronarvirus.

Si bien en estas investigaciones la respuesta de anticuerpos mostrada por las vacunas se ve reducida ante las nuevas cepas, esta reducción no es tal como para inutilizar la eficacia frente al virus.

Un informe, publicado este miércoles en el New England Journal of Medicine, analiza la capacidad del suero en individuos inmunizados con la vacuna Pfizer-BioNTech (BNT162b2), para neutralizar el SARS-CoV-2 con la proteína de pico B.1.351. (la variante de Sudáfrica).

Para ello, los investigadores llevaron a cabo un estudio in vitro en el cual diseñaron versiones del virus modificados genéticamente para que portaran algunas de las mutaciones detectadas incluyendo la sudafricana. Después fueron mezcladas con 20 muestras de sangre de 15 participantes que habían recibido las dos dosis de la vacuna de Pfizer en estudios anteriores.

Aunque los resultados mostraron una neutralización más deficiente de las variantes de la proteína B.1.351, todas las muestras lograron neutralizar todos los virus probados.

"Hasta la fecha, no hay evidencia clínica de que la variante sudafricana del virus escape a la protección provocada por BNT162b2 frente a COVID-19 en personas vacunadas. No obstante, Pfizer y BioNTech están tomando las medidas necesarias, haciendo las inversiones adecuadas y entablando las conversaciones necesarias con los reguladores para estar en condiciones de desarrollar y solicitar la autorización para una vacuna de ARNm actualizada o un refuerzo una vez que una cepa reduce significativamente la protección contra se identifica la vacuna", afirman desde el laboratorio de BioNTech en comunicado de prensa 

"Pfizer y BioNTech están evaluando actualmente la neutralización del SARS-CoV-2 con las mutaciones de pico de la cepa brasileña, así como mutaciones de otras variantes emergentes del SARS-CoV-2, y continúan realizando estudios para monitorizar la efectividad de la vacuna en el mundo real", continúa el texto.

Todo lo que puede aprender España del éxito de la campaña de vacunación de Israel

En líneas similares se coloca un estudio realizado el pasado mes de enero por Moderna, en colaboración con los Institutos Nacionales de Salud de EEUU (NIH), cuyas conclusiones han sido comentadas en el mismo número de la publicación científica.

El estudio in vitro analizó la capacidad de neutralización de sueros de individuos vacunados con la vacuna Moderna contra las cepas de SARS-CoV-2 incluyendo las variantes identificadas por primera vez en Reino Unido y Sudáfrica.

Los resultados mostraron, igualmente, que si bien la vacuna de Moderna logró niveles de neutralización en todos los virus probados, la respuesta de anticuerpos generada fue menor frente a la variante sudafricana.

"A pesar de esta reducción, los niveles de títulos neutralizantes con B.1.351 permanecen por encima de los niveles que se espera sean protectores", afirma la compañía en el comunicado de prensa.

No obstante, aunque ninguna de las variantes del virus haya logrado inutilizar la vacuna, la compañía afirma, a su vez, estar trabajando en nuevas versiones para aumentar la capacidad neutralizante frente a cepas emergentes.

Las vacunas de Pfizer y Moderna, que funcionan con ARN mensajero, serán las que reciban tres de los cuatro nuevos grupos prioritarios definidos por la estrategia de vacunación en España; las personas de 70 a 79 años, las de 60 a 69 y los enfermos de alto riesgo de menos de 60. Por su parte, la población general de 45 a 55 años recibirá el preparado de AstraZeneca.

LEER TAMBIÉN: Por qué las nuevas variantes hacen más necesario que nunca acelerar la campaña de vacunación y que las vacunas lleguen a los países de menos ingresos

LEER TAMBIÉN: Una investigación analiza las posibilidades de que se produzca otra pandemia de coronavirus

LEER TAMBIÉN: La incertidumbre y la logística son los principales desafíos en la campaña de vacunación en España: todo lo que debería ocurrir para alcanzar la inmunidad de rebaño a finales de verano

VER AHORA: Así es como los científicos intentan crear 'telarañas sintéticas' en el laboratorio mientras investigan sus aplicaciones en la medicina moderna