Adiós a la buena vida: las ventajas de trabajar en Silicon Valley se están evaporando

Asia Martin
| Traducido por: 
Trabajadores de Facebook jugando al ping-pong en la sede de California.
Trabajadores de Facebook jugando al ping-pong en la sede de California.

Kim Kulish/Corbis/Getty Images

  • Con los despidos que están viviendo las grandes empresas toca decir adiós a ventajas como comidas gratis, viajes y otras más duras como prestaciones de salud.
  • Algunos trabajadores, sin embargo, prefieren prescindir de ellas y poder trabajar en remoto.

A lo largo del pasado año, cada vez más trabajadores del sector tecnológico han visto cómo se les quitaban muchas de las ventajas que tenían, ya que las empresas intentan sortear un mercado difícil y una posible recesión. 

Meta recortó 1.000 dólares de sus prestaciones de salud y bienestar por empleado, canceló el servicio de lavandería in situ, puso fin a un programa de subvención de Lyft, una empresa de transporte estadounidense, de 200 dólares al mes y está reduciendo su presupuesto para comidas pagadas. 

Lo mismo puede decirse de Google, que este año empezó a limitar los viajes de sus empleados a los "necesarios para el negocio". Salesforce se unió a la tendencia eliminando sus días de "bienestar" para el año fiscal 2024.

Cuando Elon Musk compró Twitter, una de las primeras cosas que hizo fue eliminar las ventajas relacionadas con el bienestar, la planificación familiar, la productividad, la formación y el trabajo en remoto. Recortó todo lo posible de Twitter, incluso deshaciéndose del almuerzo gratuito y llegando a exigir que los trabajadores se volvieran más "duros" o dimitieran.

A medida que desaparezcan las ventajas y las evaluaciones de rendimiento se vuelvan más brutales, la remuneración de los trabajadores tecnológicos seguirá siendo alta. Pero para los trabajadores del sector que disfrutaban de tantas ventajas, sigue pareciendo el final de una era.

 

El fin de las ventajas

El adiós de los beneficios supone un giro con respecto a la década anterior. En 2010, las gratificaciones ayudaban a las empresas a diferenciarse de sus competidores en la batalla por contratar y retener a ingenieros. 

Las ventajas también mantenían a los empleados en la oficina o, en el caso de Silicon Valley, en el campus: no puedes alejarte demasiado si tu clase de yoga está al final del pasillo de tu mesa de trabajo.

Pero el COVID-19 eliminó el atractivo de muchas ventajas. Algunas empresas sustituyeron esos beneficios anteriores por otros que respondían a necesidades más inmediatas de los empleados, como el cuidado de los niños, el apoyo a la salud mental y una remuneración para poder montar una oficina en casa. Ahora, esas ventajas también están en peligro. 

En parte, esto se debe a que la dirección de la tecnología tiene la sartén por el mango por primera vez en la carrera de muchos trabajadores. Los despidos han sacudido la industria tecnológica, con 150.000 trabajadores tecnológicos que perderán su empleo en 2022. Los que quedan simplemente esperan aguantar. 

Como dijo Mark Shmulik, analista de Bernstein, en referencia a posibles despidos en Google: "Si tienes un trabajo en Google, agachas la cabeza y esperas que el recorte del bar de sushi sea el único que te afecte".

Una encuesta de Gartner reveló que 7 de cada 10 directores financieros ya están pensando en reducir el gasto en gestión inmobiliaria y de instalaciones a medida que la opción del trabajo a distancia se convierte en un elemento permanente para muchos. Esto también significa que las oficinas pueden ser menos divertidas y más funcionales. 

¿Querían esas ventajas los trabajadores de Silicon Valley?

Pero está claro que para algunos trabajadores del sector esta corrección de los beneficios ha llegado con retraso. 

En mayo, Jessica Rose, consultora de relaciones con desarrolladores en Katla, planteó una pregunta en Twitter: "¿Qué ventajas suenan bien, pero son un 'no' para ti?". En primer lugar, añadió: "Para mí: cualquier cosa claramente destinada a mantenerme infelizmente atrapada en una oficina. No me des comida ni hamacas ni videojuegos, solo déjame trabajar a distancia o irme a casa a mi hora". 

El tuit suscitó respuestas que iban desde gimnasios en las oficinas hasta mesas de ping-pong. Un usuario de Twitter respondió: "actividades de equipo, vacaciones de equipo y retiros de equipo. No quiero ir a las Bahamas con el de contabilidad".  

Otro usuario, JessingAbout, escribió: "Beneficios de salud mental' que sean realmente aplicaciones y no una cobertura de terapia real". Y David Darnes, desarrollador jefe de Nordhealth, tuiteó "almuerzos gratis, cervezas en el escritorio, videoconsolas en la oficina" y comida para llevar cuando se trabaja hasta altas horas de la noche.

Así que en 2023, puedes esperar menos vídeos alegres de TikTok de "un día en la vida" de jóvenes trabajadores del sector tecnológico sobre el café con leche matcha helado, y lo que quedará será bastante más sombrío.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.