Los despidos inundan Silicon Valley: inversores, emprendedores y expertos explican por qué es solo el principio

Las empresas tecnológicas y 'startups' han despedido a miles de trabajadores.

iStock; Rebecca Zisser/Insider

  • Stripe. Lyft. OpenDoor. GoFundMe. Desde pequeñas startups a gigantes que cotizan en bolsa, la industria tecnológica está recortando empleos a diestro y siniestro.
  • "Las startups se han dado cuenta de que no pueden sobrevivir a esta crisis con el personal que tienen", resume un inversor de una firma de capital riesgo.

En los últimos meses, varios empleados de GoFundMe habían empezado a sentirse incómodos, ya que los datos de la empresa indicaban que no se estaba llegando a objetivos. Entonces, en una mañana de octubre, la compañía convocó de repente una reunión con todos los trabajadores, en la que el CEO, Tim Cadogan, anunció una enorme cantidad de despidos.

Aunque se intuía que iba a suceder algo malo, la noticia sorprendió a muchos empleados. Los recortes han sido muy drásticos, afectando a un total de 94 trabajadores de todos los departamentos (el 12% de la plantilla). Desde comunicaciones hasta atención al cliente, marketing, calidad o seguridad, todos se han visto salpicados por los despidos. Los veteranos tampoco han escapado, ya que algunos llevaban más de 5 años en la empresa. Y, por si fuera poco, otros se enteraron de la noticia de su despido estando de vacaciones.

"Me empezaron a llegar mensajes de texto mientras estaba con mi familia en lo que pensaba que serían unas cortas vacaciones. Me di cuenta, por el pánico en los mensajes y por quién los enviaba, que mi vida estaba a punto de cambiar", relata un empleado.

Las experiencias de los empleados de GoFundMe no fueron ni mucho menos las únicas 

Con la creciente incertidumbre por la situación económica, los despidos en la industria tecnológica, tanto en empresas cotizadas como en startups, han aumentado este otoño. Y en las últimas  semanas, mucho más.

La empresa de transporte Lyft acaba de despedir a 700 empleados. El gigante de tecnología financiera Stripe dijo adiós al 14% de su plantilla, unas 1.000 personas. Chime, otro unicornio fintech, ha comunicado el cese de 160 personas, mientras que OpenDoor ha despedido a 550. A finales de octubre, Zillow despidió a unos 300 trabajadores, y otros 120 más o menos perdieron sus puestos de trabajo NFT Dapper Labs, otra startup. Otros 80 en StockX, 50 en BitMex, 142 en ChargeBee... la lista es interminable. 

Las empresas, tanto las que cotizan en bolsa como las que no, se están apretando el cinturón. Debido a la persistente inflación, a la evaporación del dinero procedente del capital riesgo y al miedo por la caída de la bolsa, cada vez más tecnológicas se ven obligadas a hacer lo impensable en un mercado laboral como el estadounidense: recortar el tamaño de su plantilla.

"Va a ser un momento difícil; a nivel micro, afectará a los puestos de trabajo y al sustento de mucha gente; a nivel macro, no creo que sea una situación catastrófica al estilo de 2008. Aunque eso no significa que no vaya a ser perjudicial", explica a Business Insider Mark Peter Davis, socio director de Interplay Ventures.

'Muchas empresas van a evaporarse': los titanes tecnológicos de Silicon Valley tienen graves problemas, y van a arrastrar al resto del mercado

Desde Facebook y Twitter a Tesla y Uber, los fundadores de empresas tecnológicas dominaron el mundo de los negocios y cultivaron una reputación de genios

El fin de un boom que ha durado dos décadas

La pandemia prolongó un auge en el sector tecnológico, que hizo crecer a gigantes como Apple, Amazon y Facebook y también, en los últimos años, financió con capital riesgo a nuevas empresas como Reddit, Coinbase y Affirm.

Pero este año han empezado a sonar todas las alarmas.

Mientras muchas tecnológicas seguían creciendo a principios de 2022, la invasión de Ucrania por parte de Rusia en febrero aceleró los problemas en la economía mundial. A finales de primavera, la industria tecnológica se preparó para una caída histórica: con el desplome de las valoraciones comenzaron los recortes, muchos de ellos en forma de despidos.

Más de 17.000 trabajadores del sector tecnológico perdieron sus puestos de trabajo en mayo y junio, mientras que en julio y agosto se produjeron otros 29.000 recortes, según el rastreador de despidos Layoffs.fyi. Esta situación parece haberse calmado en otoño, pero los recortes han vuelto a aumentar: 88 tecnológicas se deshicieron de 12.000 trabajadores en octubre, según el recuento de Layoffs.fyi, y ya se han producido al menos otros 3.500 despidos este mes, sin contar los 3.700 trabajadores de Twitter despedidos el viernes.

La Reserva Federal ha seguido subiendo agresivamente los tipos de interés en respuesta a la inesperada y persistente inflación, y los vientos en contra que la acompañan, desde el aumento de los costes hasta el menor acceso a financiación, están afectando a todas las empresas. Muchas, como Meta, ya han probado medidas más suaves, como los "despidos silenciosos" (que consiste en la gestión de los empleados a través de las evaluaciones de rendimiento), pero ahora no tienen más remedio que iniciar recortes más visibles.

"En ciclos como este, lo normal no es empezar con despidos masivos, sino ralentizar las contrataciones y esperar que la rotación normal las redimensione. Al finalizar el tercer trimestre, que ha sido mucho más difícil que el segundo, los problemas económicos se han hecho más evidentes, y las startups se han dado cuenta de que no pueden salir de esto con el personal que tienen y se ven obligadas a despedir a gente", analiza Matt Murphy, socio de Menlo Ventures.

Los "despidos silenciosos" crecen en las tecnológicas, favoreciendo la imagen y la cuenta de resultados de las grandes empresas y perjudicando a los trabajadores

Mark Zuckerberg en una fotografía

"Las startups se han dado cuenta de que no pueden sobrevivir con el personal que tienen"

Davis, vicepresidente de Interplay, explica que la reducción de costes y los despidos se producen en todos los ámbitos, no solo en el sector tecnológico. Pero las empresas tecnológicas que cotizan en bolsa, así como las que se encuentran en plena fase de crecimiento, enfrentarán otros retos.

"Todavía estamos en una fase de reducción controlada del mercado, y esto es lo que debería ocurrir en base a lo que la Reserva Federal está tratando de hacer. Los despidos son el resultado previsto. Están subiendo tipos, pero la inflación aún no ha bajado", dice Davis.

Las empresas cotizadas tendrán que sacrificar el crecimiento por la cuenta de resultados para apaciguar a los nuevos inversores, mientras que las startups en fase de crecimiento sufrirán más con sus valoraciones en las "rondas descendentes". Klarna, Stripe y BlockFi han participado en "rondas descendentes" este año, y la empresa de criptomonedas Blockchain.com está preparando una. 

El capital riesgo también es más difícil de conseguir, con una caída interanual del 50% en el tercer trimestre de 2022, según Harvard Business Review, ya que los inversores están mostrando nerviosismo.

Muchos fondos de capital riesgo están ahora aconsejando a los fundadores que sacrifiquen a corto plazo en nombre del crecimiento a largo plazo. "En estos tiempos, los líderes necesitan seguir una estrategia que combine el crecimiento a corto plazo con la preservación de liquidez para la incertidumbre que se avecina", explica Alyssa Jaffee, socia de 7wireVentures.

He pasado una semana escuchando podcasts de tecnología sin parar, y lo que he aprendido de Sillicon Valley me da miedo

He escuchado un montón de podcasts para ver qué aprendía sobre tecnología.

¿Queda más por venir?

¿Es este el punto álgido de los despidos o solo el comienzo de una ola de recortes aún peor? Todo depende de la economía, según los expertos.

Roger Lee lleva 2 años analizando los vaivenes del sector tecnológico. Fundador de la startup de tecnología financiera Human Interest, lanzó el rastreador de despidos Layoffs.fyi a principios de la pandemia, cuando las empresas empezaron a despedir a sus trabajadores, y desde entonces ha mantenido un registro de los recortes en la industria tecnológica.  

"Seguiremos viendo despidos hasta que la gente sienta que la inflación ha tocado techo. Todo está relacionado con la inflación y la Fed, y una vez que haya más claridad sobre el final de esta situación, entonces, y solo entonces, se empezará a ver que los despidos disminuyen", afirma.

El énfasis en reducir costes supone un cambio cultural drástico para algunas de las compañías afectadas, que gastaban alegremente hace apenas unos meses. En la primavera de este año, la empresa de servicios financieros Brex organizó una lujosa fiesta en el "Club Brex" para sus empleados en Denver (Colorado), con la presencia de The Chainsmokers como invitados sorpresa, y alquiló yates para que los fundadores pudieran cenar en la Miami Tech Week. A mediados de octubre, despidió a 136 personas(-el 11% de la plantilla) debido a, según la propia compañía, "la incierta realidad económica".

Davis, de Interplay, afirma que desprenderse del talento de la plantilla puede hacer que los equipos trabajen de forma más eficiente. "La reestructuración de los equipos es dura, pero hay un beneficio social macro cuando se producen ajustes. Grandes personas cambiarán y se unirán a nuevos equipos, y los recortes también darán lugar al nacimiento de nuevos empresarios", explica.

Por otro lado, Sridhar Ramaswamy, un antiguo ejecutivo de Google que dirige la empresa de búsqueda Neeva, dice que tras los despidos las empresas que antes despilfarraban podrían tener dificultades para innovar y desarrollar nuevos productos. "Lo que es único del software es lo intrincado e interconectado que está. No tengo claro que un equipo de 100 personas que trabaja en un producto pueda reducirse de repente a 40 y avanzar a un 40% del ritmo... Los recortes podrían significar que muchos de los productos que conocemos y utilizamos dejen de actualizarse", deduce.

Otros adoptan una visión a largo plazo: que esto no es más que otro bache en el interminable ciclo de auge y caída. 

El CEO de Microsoft apunta al gran problema que tienen los jefes con el teletrabajo

Satya Nadella, CEO de Microsoft

"Vemos muchas noticias ahora sobre los despidos y un caos inminente en el mundo en general. Hace 20 años, también las veíamos. En aquella época soñaba con la nube y las aplicaciones que vivían en ella. Los días oscuros llegan y terminan. Y, finalmente, la tecnología se hace más grande y más importante", tuiteó Om Malik, inversor de capital riesgo y escritor.

El lado positivo para los trabajadores despedidos es que, incluso con actores importantes como Amazon y Apple que ralentizan o congelan la contratación, todavía hay un número significativo de puestos de trabajo disponibles. Los informes de empleo de Estados Unidos del viernes indicaron que el país añadió 261.000 nóminas en octubre, lo que indica que el mercado laboral sigue siendo fuerte, incluso habiendo subido el desempleo al 3,7%, por encima de las expectativas.

"Aún hay más puestos de trabajo disponibles en el sector tecnológico que despedidos y esperamos que siga siendo así incluso en una recesión. En concreto, la financiación de las empresas creció en el tercer trimestre, aparentemente sin verse afectada por la actual desaceleración económica. El hecho de que miles de compañías reciban financiación significa que se abrirán decenas de miles de puestos de trabajo en las primeras fases de las empresas", concluye Patrick Kellenberger, director de operaciones de la empresa de contratación Betts Recruiting.

Otros artículos interesantes:

Los "despidos silenciosos" crecen en las tecnológicas, favoreciendo la imagen y la cuenta de resultados de las grandes empresas y perjudicando a los trabajadores

¿Tienen sentido los despidos 'a la carta' que propone Yolanda Díaz? Esto es lo que opinan los expertos de los grandes despachos

Los despidos golpean a Morgan Stanley: el banco de inversión planea un recorte de personal global en las próximas semanas

Te recomendamos