Pasar al contenido principal

¿Qué es el vishing y por qué debes estar más alerta ante ese fraude bancario telefónico durante la crisis del coronavirus?

Qué es el vishing
Reuters
  • Esta técnica delictiva consiste en llamar para obtener los datos bancarios de la víctima suplantando la identidad de un tercero que es de su confianza.
  • Falsos empleados de banca, comerciales ficticios, supuestos técnicos informáticos o compradores de segunda mano fingidos, los perfiles más habituales en las estafas telefónicas.
  • Los malhechores tratan de aprovechar estos días en los que se hace más uso del móvil y de otras conexiones remotas para tratar de acceder a información personal.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Incluso en una época de colaboración por parte de la inmensa mayoría de la ciudadanía, en unos tiempos en los que sale lo mejor de muchos en esfuerzo, profesionalidad y solidaridad, hay quien pretende aprovechar la coyuntura para sacar tajada de manera fraudulenta. Sí, los delincuentes se han adaptado al escenario del coronavirus para cometer fechorías.

Así, dado que ahora efectuamos más gestiones por Internet o por teléfono, están haciendo hincapié en esas vías para realizar estafas. Al operar de forma remota por las exigencias, primero, de una cuarentena intensa y, después, de un confinamiento que se va reduciendo progresivamente, hay que ser cautelosos antes los correos, los mensajes y las llamadas que recibimos. Te contamos qué es el vishing y por qué debes estar más alerta ante ese fraude bancario telefónico durante la crisis del coronavirus.

Qué es el 'vishing'

El vishing es un fraude que busca hacerse con datos personales -generalmente bancarios- por medio de una llamada telefónica. El engaño a la víctima se produce al suplantar la identidad de un tercero que es de su confianza. Su nombre proviene de la combinación de los términos en inglés voice (voz) y phishing (estafas a través de correos electrónicos).

Leer más: Más tecnología y menos contacto humano, así será la compra en el supermercado tras el coronavirus

Tipos más habituales de 'vishing'

Desde el Banco de España explican las prácticas más comunes que suelen darse en este técnica delictiva.

  • Llamada de un supuesto empleado del banco. "Te avisan de que se está realizando una operación fraudulenta (y ficticia) con tu tarjeta y solicitan datos de la misma. Mientras hablan contigo, realizan compras en línea reales y te piden las claves OTP recibidas por SMS haciéndote creer que son códigos para cancelar la operación falsa", profundizan desde la citada institución.
  • Un comercial ficticio de una compañía telefónica que no existe se pone en contacto telefónico contigo para comunicarte que te han cobrado de más por error en la factura y solicita tus datos bancarios para abonar la diferencia.
  • Fraude de un falso técnico informático. "Bajo el pretexto de limpiar tu ordenador de virus, te exigen el pago de una pequeña cantidad a través de una plataforma que registra tus datos bancarios y, seguidamente, solicitan hacerse con el control del dispositivo infectado para acceder a la banca electrónica y realizar operaciones en tu nombre", desarrollan.
  • Dado el auge de la compraventa on line entre particulares, hay criminales que se hacen pasar por personas interesadas en productos anunciados por la víctima en sitios web de productos de segunda mano. Aprovechando el lógico interés del vendedor en acelerar el pago, le piden los dígitos de la tarjeta para convertirlo en una víctima del vishing.

Leer más: Ignora este presunto mensaje de Google, en realidad, es un 'phising' con el que están intentando robarte la contraseña

Cómo protegerte del 'vishing'

Como ya se ha indicado, estos días en los que se hace más uso del teléfono o de otras conexiones remotas pueden ser aprovechados por ciberdelincuentes para tratar de acceder a tus cuentas. Para evitarlo, desde la entidad supervisora ofrecen los siguientes consejos:

  • De entrada, aunque sea una recomendación ya manida, utiliza el sentido común. ¿Le facilitarías tus señas, tu DNI o los datos de tu tarjeta a un desconocido que te encontrases por la calle? Pues lo mismo con un extraño que te llame por teléfono.
  • Rechaza dar información sobre tu persona ni respondas a solicitudes que no hayas promovido o iniciado.
  • "Las compañías legítimas ya disponen de tu información personal, no necesitan pedírtela de nuevo y mucho menos por teléfono. Familiarízate con los datos que sí suele requerirte tu entidad como, por ejemplo, una determinada posición o posiciones de tu clave de acceso", aleccionan desde el Banco de España.
  • Si la llamada te parece sospechosa, simplemente cuelga el teléfono.
  • Ante la duda, corta la comunicación y ponte en contacto, a través del número oficial, con la compañía que supuestamente te pide datos para contrastar lo sucedido.
  • Añade el número de teléfono a tu lista de contactos o anótalo en un papel para reconocerlo en caso de que vuelvan a llamarte.
  • Investiga en Internet introduciendo el número. Así podrás comprobar si hay otras víctimas que han publicado información sobre el modus operandi del estafador.
  • "Instala en tu móvil una aplicación para bloquear llamadas no deseadas y spam. Algunas de ellas incorporan una nutrida comunidad que reporta cada nuevo caso y mantiene actualizada una lista negra de números de teléfono", sugieren desde el supervisor.
  • Si te han causado algún perjuicio o, aunque no sea así, lo consideras oportuno, puedes denunciar los hechos ante las autoridades policiales o en un juzgado.

'Vishing', 'phising', 'smishing' y 'web spoofing'

Finalmente, ten en cuenta que los fraudes, la estafa bancaria o la suplantación de identidad pueden venir por distintas vías. Incluso puede que los maleantes combinen varias técnicas para conseguir su objetivo. Por ejemplo, al enviar un SMS que adjunta un número para cancelar una compra ficticia o un enlace a una web falsa.

Leer más: Las empresas son más vulnerables con el confinamiento: el teletrabajo ha incrementado el riesgo de ataques

Recuerda que, además del vishing, existen los timos a través de correos electrónicos (el ya citado phishing), páginas falsas (web spoofing) y mensajes cortos de texto, los SMS (el smishing).

Y además