X presiona a los anunciantes para que utilicen Grok, la IA sarcástica de Elon Musk, pero no les interesa: "Ni se menciona como opción"

Kali Hays
| Traducido por: 
Elon Musk, dueño de X (antes Twitter).
Elon Musk, dueño de X (antes Twitter).

Tayfun Coskun/Anadolu via Getty Images

  • X está intentando que los anunciantes utilicen Grok, su chatbot de inteligencia artificial sarcástico.
  • La plataforma antes llamada Twitter sigue intentando atraer de nuevo a los anunciantes, pero estos consideran que Grok no tiene ningún atractivo.
  • "X ya ni siquiera se menciona como una opción", declara un anunciante.

Los empleados de X (antes Twitter) han estado presionando a los anunciantes para que utilicen Grok, el chatbot de inteligencia artificial de la plataforma.

Grok está siendo comparado con ChatGPT, de OpenAI, o incluso con las nuevas herramientas publicitarias de IA de Meta, que pueden escribir textos digitales y crear imágenes para campañas publicitarias en línea, según dos personas del mundo de la publicidad que han escuchado las propuestas de X y un vídeo de X para anunciantes visto por Business Insider.

Grok, que forma parte de Xai, no puede crear imágenes. Una de estas fuentes publicitarias describe su capacidad para responder a preguntas y crear textos publicitarios como "básica" y, en última instancia, poco útil para gestores experimentados de redes sociales o marcas. Las respuestas de Grok se limitan a redactar texto para mensajes en X que pueden publicarse como anuncios en la plataforma.

Aunque muchos anunciantes no se oponen a utilizar la IA en su trabajo, un gran problema con Grok es que el chatbot ha sido entrenado explícitamente para ser "sarcástico" y frívolo en el tono, e incluso para maldecir en sus respuestas a las preguntas de los usuarios.

Cuando se lanzó a finales del año pasado, Elon Musk declaró que Grok está "basado y le encanta el sarcasmo" y ha sido diseñado para ser la antítesis de lo que él denomina "woke", que suelen utilizar los conservadores políticos para describir la justicia social y los esfuerzos de inclusión. 

Ambas fuentes señalan que la marca típica que busca colocar anuncios en una plataforma digital como X no quiere un texto crudo, sardónico o intencionadamente ignorante de las costumbres sociales modernas.

"¿Qué anunciante o marca querría que Grok escribiera para ellos?", se pregunta uno. El otro se refiere a los empleados de X que impulsan Grok como un movimiento "desesperado" de una empresa que ya no tiene un amplio atractivo para las marcas.

"Puedo decir esto honestamente: X ni siquiera se menciona como opción para uno solo de nuestros clientes", declara una de estas personas: "Nunca ha sido la primera opción, pero solía mencionarse siempre".

Grok tiene dos modos, 'divertido' y 'normal': este último configurado para responder de forma más directa. En un vídeo de presentación visto por Business Insider, se muestra un ejemplo en el que Grok responde a una solicitud de publicaciones en X para una floristería de Nueva York (EEUU). Su primera sugerencia de texto publicitario empieza con "¡La primavera ha llegado a Nueva York!".

Un representante de X no ha respondido a un correo electrónico de petición de comentarios por parte de este medio.

Musk adquiere la plataforma como Twitter a finales de 2022, y desde entonces ha tenido problemas para mantener a usuarios y anunciantes, a través de los cuales Twitter obtenía la gran mayoría de sus ingresos. 

Ese año, aunque Musk toma a Twitter por sorpresa al intentar primero una adquisición hostil y luego acordar la adquisición de la plataforma por 44.000 millones de dólares (más de 40.000 millones de euros, al cambio actual), luchando después durante meses para salirse del acuerdo, la plataforma obtiene unos 4.000 millones de dólares (unos 3.700 millones de euros) en ingresos publicitarios. Esa cifra se ha reducido en 2023 aproximadamente a la mitad, según Bloomberg.

Linda Yaccarino llega como consejera delegada hace un año para dirigir la publicidad, mientras Musk seguía dirigiendo casi todo lo demás en X. El lanzamiento de cosas como el vídeo en directo y un llamamiento a influencers y personalidades conservadoras más de derechas no ha hecho mucho por atraer a los anunciantes.

Después de que Disney y otras grandes marcas dejaran de anunciarse en la plataforma, dado el continuo aumento de la incitación al odio en la plataforma y el apoyo del propio Musk a la propaganda racista y las teorías de la conspiración, Musk, en una conferencia, respondió públicamente a los anunciantes que "se fueran a la mierda" por abandonar X.

Ahora, X intenta atraer a las pequeñas y medianas empresas para que se anuncien en la plataforma, ya que los grandes anunciantes, que antes constituían el grueso del negocio de Twitter, aún no han regresado. 

Meta ha dominado este segmento del mercado publicitario, en el que la mayoría de las empresas de este tamaño deciden gastar sus presupuestos publicitarios. El gasto en publicidad digital lleva subiendo desde el año pasado, y empresas como Meta y Google han visto cómo sus negocios basados en la publicidad digital volvían a dispararse. X ofrece actualmente a todos los anunciantes un descuento de 200 dólares (185 euros) en cualquier compra de anuncios.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.