Pasar al contenido principal

10 razones que explican por qué el horario de verano es lo peor

Horario de verano
Gettyimages
  • El horario de verano se ha relacionado con una serie de problemas de salud física y mental.
  • Este puede hacer que las personas tengan un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y es la razón por la que algunas personas experimentan un trastorno afectivo estacional.
  • Aunque se creó para ahorrar energía, en realidad usamos más electricidad una vez comenzado el horario de verano.

Es esa época del año otra vez: el horario de verano (DST) entra en vigencia el 31 de marzo en nuestro país. Prepárate para perder una hora de sueño el domingo por la mañana cuando los relojes salten de 1.59 a.m. a 3.00 a.m.

Mientras que "saltar hacia adelante" significa más luz natural en los meses más cálidos, algunos temen el cambio de hora porque puede tener consecuencias negativas en la salud y el bienestar.

Desde la privación del sueño hasta el trastorno afectivo estacional, aquí hay 10 razones por las que algunas personas odian el horario de verano.

El horario de verano puede causar privación del sueño

Dado que la luz es nuestra señal principal de tiempo, no es de extrañar que alteremos nuestro ritmo circadiano (también conocido como el ciclo de sueño / vigilia) al adelantar el reloj una hora. Es por eso que el efecto que el horario de verano puede tener en nuestros relojes internos es similar al jet lag que experimentamos cuando viajamos a una zona horaria diferente.

El horario de verano puede tener un efecto menos drástico en nuestros patrones de sueño que, digamos, viajar a través del Atlántico, pero el impacto no es del todo insignificante: según una investigación realizada en la Universidad Estatal de Michigan, los estadounidenses duermen unos 40 minutos menos la noche después del inicio del cambio de horario de verano.

"La mayoría de nosotros terminamos perdiendo de 40 a 50 minutos de sueño en esos primeros días  —y como país que, desde el principio que parte ya de una falta de sueño, incluso ese pequeño cambio puede tener un impacto en la salud", afirmaba Sandhya Kumar, profesora asistente de neurología y directora médica del Centro de Trastornos del Sueño en el Centro Médico Bautista Wake Forest en Carolina del Norte, a la revista Health.

Daylight Saving Time can take a toll on your mental health and sleep schedule.

También puede tener un coste en la salud mental

Un estudio realizado en Alemania en 2014, publicado en la revista Economics Letters, indicaba una conexión directa entre el horario de verano y el bienestar individual. Según el resumen, los investigadores encontraron "que la auto-satisfacción con la vida se deteriora después de la transición al horario de verano". El efecto es aún más profundo para las personas que trabajan a tiempo completo.

En un informe más desolador, el horario de verano también se ha correlacionado con un aumento en las tasas de suicidio, según un estudio australiano publicado en 2008 en Sleep and Biological Rhythms. Después de examinar los datos de suicidio de 1971 a 2001, los investigadores concluyeron que las tasas de suicidio masculino en particular tienden a incrementarse después del inicio del horario de verano.

Puede conllevar mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares

El horario de verano puede hacer que las personas tengan un mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos (infarto de miocardio) y, posiblemente, de derrames cerebrales.

Un estudio realizado en 2014 en la revista Open Heart encontraba que el lunes después de iniciarse el horario de verano, un 24% más de personas sufrían ataques cardíacos que durante otros lunes del año. En el lado opuesto, el estudio observó una disminución del 21% en los ataques cardiacos el martes después de finalizar el horario de verano.

Leer más: Por qué deberías preocuparte de a qué hora comes

Además, un estudio preliminar realizado en Finlandia relaciona las tasas más altas de derrames cerebrales con el horario de verano. Los investigadores encontraron un aumento del 8% en la incidencia de accidentes cerebrovasculares durante los dos días posteriores a los cambios de horario de primavera y otoño.

Puede incrementar los accidentes laborales

Si bien no es probable que sufras accidentes en tu oficina, el horario de verano puede significar problemas para aquellos cuyos trabajos implican esfuerzo físico.

Utilizando datos sobre accidentes mineros del Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional, un estudio de 2009 en el Journal of Applied Psychology ilustra un aumento en la incidencia y gravedad de los accidentes en el lugar de trabajo los lunes inmediatamente después del cambio de horario.

Además, la Encuesta de Lesiones y Enfermedades Ocupacionales de la Oficina de Estadísticas Laborales sobre encuestas de Accidentes Laborales y Enfermedades de EE. UU. informaba en 2013 un aumento en los incidentes en los meses de verano, y una disminución en noviembre y diciembre, después de un regreso al horario estándar.

There can be a spike in potential vehicle crashes.
Puede haber un aumento potencial en choques de vehículos Chip Somodevilla/Getty Images

Y accidentes de coches

En su artículo de 2014 sobre la relación entre el horario de verano y los accidentes de coche mortales, Austin C. Smith, profesor asistente de economía en la Universidad de Miami, reportaba un aumento del 6,3% en accidentes automovilísticos fatales durante los seis días posteriores al cambio de horario de primavera.

Smith proporciona dos razones principales para el aumento en los accidentes automovilísticos: el horario de verano no solo interrumpe los patrones de sueño, sino que también modifica la relación entre la hora del reloj y la hora solar. Los conductores, más adormecidos que de costumbre, deben aclimatarse a las mañanas más oscuras y las tardes más claras.

Puedes ser menos productivo en la oficina por el cambio de horario

El horario de verano también podría ser el culpable de la ciberpereza, - el acto de perder el tiempo de manera online en el trabajo. Una serie de estudios realizados en la Universidad del Estado de Pensilvania en 2012 encontraron que el lunes después del cambio de horario es más probable que los empleados naveguen por sitios web no relacionados con su trabajo.

El primer estudio examinó los datos existentes sobre la relación entre la pérdida de sueño y el vagueo cibernético. Los investigadores examinaron las tendencias de búsqueda de Google desde 2004 hasta 2009 en 203 áreas metropolitanas para "Entretenimiento" (es decir, YouTube, vídeos, música, ESPN y Facebook). Para limitar su estudio, fijaron su ventana de búsqueda al lunes después de la entrada en vigencia del horario de verano, y los lunes que inmediatamente precedieron y siguieron a ese día.

Leer más: Los fines de semana de tres días aumentarían la felicidad y productividad de los trabajadores

Para el segundo estudio, los investigadores realizaron un experimento de laboratorio en el que se pidió a 96 estudiantes universitarios que observaran y respondieran preguntas sobre una videoconferencia el día después de analizar su sueño con un monitor Actigraph de sueño electrónico. De media, los sujetos - 43% de los cuales eran hombres- tenían 22 años.

El trastorno afectivo estacional puede ser causado por el ahorro de luz diurna

Cuando finaliza el horario de verano, el cambio a días más cortos con menos horas de luz solar puede desencadenar un trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés), una condición que afecta a 1.600 millones de personas en todo el mundo.

En un estudio danés publicado en 2017 en la revista Epidemiology, los investigadores encontraron una relación directa entre los ingresos hospitalarios por depresión y el cambio de horario. No solo las admisiones fueron más altas en el invierno, sino que llegaron a su punto máximo justo después del cambio de hora.

Y a la inversa también

Es raro, solo afecta a una décima parte de todos los que padecen SAD, pero algunas personas adquieren la tristeza veraniega en lugar de la crisis de invierno. Aunque no hay consenso sobre la causa exacta del trastorno afectivo estacional inverso, el fenómeno se ha atribuido a la exposición excesiva a la luz solar, a las altas temperaturas e incluso a las fiestas, ya que nos animamos a permanecer despiertos más tarde, cuando los días se hacen más largos.

Aunque el horario de verano se introdujo para ahorrar energía, el cambio de hora tiene el efecto contrario

El horario de verano pudo haber sido inventado oficialmente por George Vernon Hudson, un científico de Nueva Zelanda y el constructor británico William Willett (los hombres crearon el concepto de forma independiente, con 10 años de diferencia), pero Benjamin Franklin fue uno de los primeros defensores de implementar un cambio de horario para ahorrar energía.

En un documento que presentó a una revista francesa, el Padre Fundador de EE.UU., un aclamado inventor, propuso que si hubiera más horas de luz diurna, la gente no perdería tantas velas que encendían sus hogares por la noche, una idea bastante radical en una mundo pre-electricidad. Más de un siglo después, el gobierno de los Estados Unidos estableció un horario de verano temporal durante las Guerras Mundiales para conservar la electricidad y el combustible.

Irónicamente, el horario de verano en su iteración actual hace que consumamos energía en lugar de conservarla. Sabemos esto gracias a un estudio de 2008 de la Oficina Nacional de Investigación Económica de EE.UU. que se centró en el uso de energía en Indiana, un estado cuyos condados no observaron el horario de verano de manera uniforme hasta 2006. La investigación encontró que el horario de verano aumentó la demanda de electricidad residencial en un 1% aproximadamente. Aparentemente, el horario de verano aumenta la demanda de calefacción y, aún más, el enfriamiento.

You're more likely to spend your money thanks to Daylight Saving Time.
Tienes más probabilidad de gastar el dinero por el horario de verano. Joe Raedle/GettyImages

En la primavera y el verano, la luz adicional significa que eres más propenso a gastar dinero después del trabajo

El horario de verano supone un gran interés para el lobby minorista. Tu cartera, por otro lado, no tanto. Según una encuesta realizada en 2016 por JPMorgan Chase & Co. Institute, la hora extra de luz del día hace que las personas gastaran más dinero.

"El primer y más persistente lobby para el horario de verano en EE.UU. ha sido la Cámara de Comercio, porque entendieron que si sus tiendas  estaban iluminadas, la gente se vería tentada por ellas", afirmaba Michael Downing, autor de Spring Forward: The Annual Madness of Daylight Saving Time, a NPR.

Industrias como el golf y la barbacoa se han beneficiado, ha dicho Downing, afirmando que el sector del golf le comentó al Congreso que un mes adicional de ahorro de luz valía 200 millones de dólares en 1986 (el año en que el Congreso dio un mes adicional de horario de verano en EE.UU.), y la industria de la barbacoa afirmó que aumentaría las ventas en 100 millones de dólares.

Te puede interesar