16 aberraciones que cometes cuando vas de camping y que arruinan completamente tu experiencia

Camping familia acampada
Getty
  • Irse de acampada no es tan fácil: un solo fallo durante la preparación, la llegada o la estancia en sí puede arruinar todo un fin de semana dedicado al camping.
  • Entre los errores más comunes que se cometen, se encuentra la infravaloración en general: subestimar el tiempo que tardarás en llegar a la zona de camping, el clima que puede hacer durante esos días, el equipaje que necesitas...
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los campistas amateurs suelen creer que irse de camping consiste simplemente en meter cosas en la mochila, ir a algún sitio bonito e instalar allí la tienda. Esta actividad al aire libre es más compleja de lo que parece, y un solo error puede arruinarte completamente toda la experiencia. Ten cuidado con estas aberraciones y evítalas a toda costa.

1. No probaste tu nuevo equipo

Equipo acampada camping
Unsplash

Compraste una nueva lámpara, un nuevo ventilador, una nueva barbacoa portátil… Tienes ganas de probar el "juguete". Llega el día, sales de camping, y resulta que lo que has comprado no funciona. Te has dado cuenta de ello en el momento que más lo necesitabas y cuando es complicado dar marcha atrás. Para evitar este tipo de situaciones, prueba todo lo que hayas comprado unos días antes. Incluso si es un saco de dormir: haz una siesta dentro si puedes para comprobar que es realmente cómodo.

2. Elegiste una tienda de campaña del tamaño equivocado

Tienda campaña camping
Unsplash

¿Sabes cuando vas al súper, compras un brick de sopa o de caldo y su envase te dice que es para 4 personas? Sabes que, en el mundo real, la cantidad de comida que has comprado solo llenará el estómago de 2 personas, 3 si están a dieta. Lo mismo ocurre con las tiendas de campaña: si en las características lees que una tienda está preparada para dar cobijo a 3 adultos, quiere decir que hay espacio cómodo para 2. Excédete sin miedo en lo que tamaño se refiere porque, en el mundo del camping, este factor sí importa.

3. No planificaste bien tu hora de llegada al sitio de acampada

Luz camping
Amazon

Si llegas a la zona de acampada cuando esté anocheciendo, preparar la tienda y todo lo demás será toda una odisea. Cierto, puedes utilizar una linterna como ayuda, pero con la poca luz disponible no podrás cerciorarte de que no hay plantas venenosas cerca o nidos de insectos peligrosos. Asegúrate bien de que arribas al lugar lo más temprano posible. Si en el momento del trayecto ocurre un imprevisto que demorará tu llegada, considera improvisar un sitio de acampada más cercano.

4. Dependes del fuego para cocinar o tener calor

Camping noche amigos
Pixabay

A las películas y a las series les encanta representar un camping con su fuego encendido para cocinar la cena o calentarse. Todo eso es muy bonito, pero en la vida real un poco de humedad puede estropear la leña recogida y arruinarte el fuego. ¡Imagina si se pone a llover! Utiliza hornillos y estufas portátiles. No son tan glamurosas pero sí mucho más prácticas.

5. Sacaste productos que atraen a los insectos y animales

Repelente contra insectos
Getty

Seguro que has tomado precauciones y guardas la comida en envases o bolsas aislantes para evitar que el olor atraiga a inquilinos indeseados. Pero no es lo único que debes guardar a buen recaudo: otros productos como la pasta de dientes o el jabón atraen insectos y animales. Básicamente todo lo que sea para el cuidado personal debe permanecer bien guardado en todo momento.

6. No hiciste una lista de objetos que debes llevar

Checklist
Pixabay

Y como resultado te has dejado uno o 2 objetos sumamente importantes en casa. Irse de camping es una actividad que requiere mucha preparación y energía mental previa. Aunque tengas muy buena memoria, es posible que con el estrés previo al viaje te acabes olvidando algo muy crucial para el fin de semana en la naturaleza. Haz una lista física de cosas que debes hacer y comprar para el viaje. Te ayudará a despejar tu mente y seguro que ir tachando elementos te acaba gustando.

7. No llevaste una muda de ropa extra

Cesto de la ropa sucia

Getty Images

Añade esa muda adicional a tu lista de más arriba. Aunque se trate solo de una estancia de un fin de semana, es importante traer algo más de ropa de lo previsto. Puede que el sábado por la tarde decidieras hacer senderismo y al regresar por la noche tengas la ropa exterior e interior chorreando: vas a pasar una noche bien fría si no puedes cambiarte. 

8. Has regresado a casa sin limpiar la zona de acampada correctamente

Camping fuego fogata
Pixabay

Es posible que mientras recorrías el sendero hasta tu área de camping te hayas topado con otras personas con ideas similares a las tuyas. Imagina qué ocurriría en la zona si todas ellas decidieran volver a casa sin haber limpiado correctamente el lugar utilizado. Sería imposible acampar al cabo de unas semanas. Cuando llegue el momento de regresar a la civilización, recoge todas las sobras de comida o de productos utilizados, no abandones ningún equipamiento roto, respeta la vida animal que te rodea… En general, tienes que conseguir que parezca que no hayas estado unos cuantos días de acampada en ese sitio.

9. Has elegido una mala zona para acampar

Camping acampada acampar
Pixabay

Ten cuidado con las apariencias: quizás el lugar que has visto para pasar un finde de camping es muy bonito, pero puede esconder inconvenientes que solo detectarás tras un análisis a fondo. Por ejemplo, quizás parece una idea genial instalar la tienda en un lugar elevado para disfrutar de grandes vistas por la mañana, pero asegúrate de que no va a haber tormenta esos días o lo vas a pasar realmente mal.

10. Llevas demasiado equipaje

mochila para el trek
Christiane Drummond

Las tiendas de campaña son menos espaciosas por dentro de lo que crees. Así que cualquier objeto o accesorio de más que lleves no solo será una carga adicional en la mochila; ocupará un lugar en la tienda que podrías haber dejado libre para tener más espacio y comodidad.

11. Llevas muy poco equipaje

Un joven camina con su mochila a la espalda
Getty Images

Este error es el hermano siniestro de la equivocación de arriba. En la teoría, una mochila liviana suena genial, al igual que una tienda de camping con mucho espacio. No obstante, luego llegarás al sitio y descubrirás que aquello que considerabas opcional es realmente necesario. En este mundillo y en cualquier otro los extremos son malo.

12. Infravaloraste la importancia del agua

Análisis de agua

Getty Images

Siempre hay que realizar una investigación previa de la zona de acampada para cerciorarte de que cumple diversos requisitos. Uno de ellos tiene que ver con el agua: ¿hay ríos, corrientes, lagos o refugios cercanos donde puedas rellenar botellas, cantimploras…? No hay nada peor que llegar al sitio, instalar la tienda, montar el "chiringuito" y descubrir a las 10 de la noche que no hay acceso natural al agua. 

13. Te has traído comida de preparación elaborada

Tirar el agua de la pasta

GettyImages

Si vas a estar muchos días de acampada, tráete contigo comida que dure, que sea ligera y que se cocine de forma rápida y simple: calentar con agua y a comer. Las sopas, los caldos o el ramen suelen ser opciones preferidas de campistas veteranos precisamente por lo mucho que llenan y lo sencillo que es preparar un plato. Otro tipo de alimentos, como huevos, verduras, legumbres, fruta… se pudrirá enseguida o necesitará de demasiado tiempo de elaboración. Tiempo que no tienes.

14. No has traído un botiquín para emergencias

botiquín médico

Reuters/ KAI PFAFFENBACH

Si en casa te haces un corte o una quemadura, tienes un Centro de Atención Primaria o un hospital cercano. O, si el incidente no ha sido demasiado grave, puedes visitar una farmacia. En la naturaleza, un accidente se puede magnificar precisamente por la ausencia de todos estos servicios y ayudas. Así que trae un botiquín contigo: ¡y asegúrate de comprobar que los medicamentos no han caducado!

15. No has pensado en posibles reparaciones

Tienda de campaña camping
Pixabay

Rara será la acampada en la que no se rompa algo, desde una tienda de campaña con goteras hasta un saco de dormir que se ha deshilachado. Al igual que debes traer un botiquín para tu bienestar, debes improvisar otro para tu equipo. Solo que, en lugar de vendas o aspirinas, trae cuerda de sobras, herramientas de costura, cinta adhesiva… para solucionar cualquier desaguisado lo más pronto posible.

16. No has mirado el tiempo que haría durante tu acampada

Joven viendo lluvia de estrellas
Getty

Es muy del ser humano moderno creer que no lloverá el finde de acampada simplemente porque no quiere que llueva. Cuando estés planificando tu escapada, consulta aplicaciones o servicios de meteorología para asegurarte de que no lloverá, no nevará, no habrá niebla… Ojo, el tiempo es caprichoso y puede haber imprevistos en cualquier momento. Pero más vale prevenir que llegar y encontrarse el lugar completamente inundado.

Otros artículos interesantes:

Estos son todos los accesorios debes comprar si te vas de camping por primera vez

Los 19 campings más espectaculares en los que deberías acampar al menos una vez en la vida

Vendió todo lo que tenía por comprar bitcoin y vive en un camping esperando hacerse rico