Pasar al contenido principal

Las 5 claves del Gobierno de España para impulsar el coche eléctrico

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica
Twitter / @Congreso_Es
  • La Ley de Cambio Climático prevé prohibir la venta de coches contaminantes en 2040.
  • ¿De dónde sacaremos la energía para mover más de 20 millones de coches eléctricos?
  • Estas son las claves del Gobierno de España para impulsar el coche eléctrico, la nueva movilidad urbana y la transformación industrial.

El coche eléctrico camina imparable para monopolizar la movilidad del futuro: los ecologistas ven los coches eléctricos como la única manera de reducir la contaminación en nuestros desplazamientos. Y no son los únicos: muchos países de nuestro entorno, por supuesto también España, con su polémica Ley del Cambio Climático, también dotan a este tipo de vehículos de un gran poder de cara al futuro y lo plantean como la solución ideal para reducir al máximo las emisiones de partículas contaminantes y de efecto invernadero.

Ahora bien, las preguntas que nos hacemos son muchas. ¿Cómo se generará suficiente energía para alimentar a más de 20 millones de coches eléctricos? ¿Estamos preparados para un cambio de semejante nivel? ¿Cómo cambiará la industria? ¿Se destruirán cientos de puestos de trabajo con estas medidas? El Gobierno de España, con la ministra Teresa Ribera a la cabeza, ya tiene sobre la mesa distintas claves para impulsar el coche eléctrico en España y llevar a cabo una transformación industrial que será clave tanto para la economía del país como para nuestra salud.

Ayudas al coche eléctrico y vehículos no contaminantes

lluvia de dinero

Es obvio: el sector público debe apoyar y subvencionar la compra de vehículos no contaminantes y el Gobierno de España y todo parece indicar que muy pronto tendremos una propuesta encima de la mesa. Estas ayudas se reclaman para que la gente pueda dar el salto, desde ya, a una tecnología que no está preparada todavía a nivel de infraestructura. ¡Tampoco a nivel de precios! La diferencia de precio entre un coche eléctrico y uno de gasolina, equivalentes, es todavía demasiado alta como para justificar la compra a nivel económico. 

Aquí el Gobierno de España tiene que dar una solución: si la gente empieza a probar la tecnología eléctrica y ve que es factible utilizarla sin que ello suponga un desembolso extra de dinero, la tecnología triunfará y se popularizará. Con el paso del tiempo los avances permitirán rebajar el coste de los coches eléctricos e impulsar la industria local pero el cambio tiene que empezar ya si se quiere llegar al año 2040 con garantías de que la transición sea fluida y flexible.

Infraestructura de carga: clave

puntos de recarga de coche eléctrico

El Gobierno de España tiene claro que no solamente se debe incentivar la compra de coches eléctricos por los conductores particulares, también se debe apostar profundamente por una infraestructura que pueda alimentar a los coches eléctricos de una manera ecológica y eficaz. Se necesitan muchos puntos de carga y se necesita una energía eléctrica renovable y barata. Sin estos dos puntos, será imposible que el coche eléctrico pueda triunfar.

¿Cómo conseguir todo esto? El Gobierno de España debe exigir a las empresas energéticas, tanto petroleras como eléctricas, el desarrollo de una red de carga extensa y que priorice, al menos en un primer momento, las zonas urbanas y metropolitanas, donde se concentra buena parte de la población y donde la contaminación es más importante: aquí puedes echar un ojo a la ordenanza de movilidad de Madrid.
 

Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2030

energia solar energia eolica

De nada sirve tener miles de electrólineras que alimentan al coche eléctrico si la energía procede de fuentes sucias, como el carbón o la energía nuclear. El Gobierno de España planea eliminar las plantas de generación de energía más contaminantes en un horizonte de diez años y fomentar el uso de energías renovables como la hidroeléctrica, la solar o la eólica. Esto es clave para que el coche eléctrico sea verdaderamente una herramienta para reducir la emisión de partículas contaminantes.

Pero la clave no es esa: será muy difícil que las empresas eléctricas puedan generar suficiente energía limpia para gestionar una ingente cantidad de coches eléctricos. El autoconsumo deberá ser clave para que el coche eléctrico sea un éxito. Todos deberemos producir nuestra propia electricidad para poder gestionar nuestros electrodomésticos con eficiencia (sí, los coches muy pronto pasarán a ser un electrodoméstico más). Las comunidades de vecinos deberán transformarse para dar cabida a esta tecnología, así como los diferentes entes públicos, que deberán ser los primeros en modificar su parque móvil y dar ejemplo a los ciudadanos.
 

Transformación industrial

La industria es una rueda, como la economía. Si la gente demanda coches eléctricos, la industria deberá producir coches eléctricos. ¿Por qué China se está posicionando de una manera contundente en la producción de baterías y de coches eléctricos? Pues porque el Gobierno de China promueve desde ya la compra de coches eléctricos y su demanda se está disparando. ¿Cuál es la consecuencia? Si China, desde ya, está invirtiendo ingentes cantidades de dinero en la producción de coches eléctricos, cuando el resto de países se sumen a esta tendencia ellos ya tendrán una posición relevante.

El Gobierno de España tiene claro que hay que anticiparse a la revolución industrial que nos espera con el coche eléctrico. La formación profesional deberá estar más enfocada a la electrónica en lugar que a la mecánica, se debe invertir mucho dinero en I+D+i (aquí puedes ver las marcas de coches que más invierten en investigación y desarrollo) y se debe tener un tejido industrial potente, avanzado y moderno para que sea atractivo producir coches eléctricos en España. 

Nuestro país tiene una gran dependencia exterior en esta materia, ya que no contamos con marcas de coches propias: si en un momento dado, no resulta rentable o no hay capacidad de producir coches eléctricos a gran escala, las empresas se pueden marchar de nuestro país y ello producir un importante agujero en nuestra economía.

¿Y quién paga todo esto? Papá Europa

Comision Europea
Edificio de la Comisión Europea en Bruselas. Pixabay

Hay muchas dudas sobre el futuro del coche eléctrico en España, pero hay algo que es seguro: la transformación será cara, muy cara. El Gobierno de España planea marcar un presupuesto anual para incentivar la compra del coche eléctrico, mejorar la infraestructura de carga, incentivar el autoconsumo y la producción de energía renovable y potenciar la transformación industrial, pero en un país como el nuestro, probablemente el Gobierno no tendrá la capacidad económica para hacer algo así en un plazo de tiempo relativamente corto.

Es donde entra la Unión Europea y sus planes para el desarrollo de la tecnología eléctrica y las energías limpias. El Gobierno Español plantea ayudas ininterrumpidas al coche eléctrico y poco contaminante, pero será la UE la que financie buena parte de estas campañas con fondos públicos: los planes NER300 y Horizonte 2020 ofrecerán fondos para desarrollar tecnologías de baja emisión de carbono. Y lo mejor para España: dará más dineros a aquellos países que estén a la cola en el porcentaje de penetración del coche eléctrico en el mercado, como es nuestro caso. Sin estas ayudas económicas, difícilmente la gente dé el paso al coche eléctrico en el corto y medio plazo.

Si el consumidor final no da el paso, la industria no cambiará a tiempo y probablemente España tardará más en dar el salto a una tecnología que parece clave para el futuro de la movilidad.

Y además