4 señales de alarma a las que debes prestar atención en las entrevistas de trabajo, según el exvicepresidente de recursos humanos de Microsoft

Chris Williams,
Chris Williams.
Chris Williams.

Chris Williams

  • Chris Williams es exvicepresidente de recursos humanos de Microsoft, podcaster, consultor, asesor y creador de contenidos en TikTok. 
  • El experto asegura que los empleadores deben estar dispuestos a dar detalles sobre el salario y los beneficios del puesto.

Soy exvicepresidente de recursos humanos de Microsoft y asesor de liderazgo, por lo que he entrevistado a innumerables personas y he liderado la formación de varios responsables de contratación en mis más de 40 años de experiencia. 

A lo largo de mi carrera he comprobado claramente cuáles son algunas de las señales de alarma que hay que tener en cuenta cuando se está en los procesos de entrevistas para una empresa y por qué son importantes. 

1. Cualquier síntoma de mucha burocracia

La primera señal a la que se debe prestar atención es al compromiso inicial del reclutador. 

En cuanto los responsables de contratación contactan con un candidato, este puede percibir si su reciprocidad en el interés es mutuo. Los indicadores más claros son si responden con prontitud a los correos electrónicos, si tardan mucho en contestarte a las preguntas más relevantes o si tardan semanas en programar el seguimiento de la entrevista. 

También es cierto que estas situaciones pueden ser consecuencia de que el reclutador de personal tenga un exceso de trabajo y no haya podido atender a las peticiones de los candidatos. Sin embargo, sí puede ser señal de cierto desorden en la empresa o de un proceso complicado, con mucha supervisión y muchos obstáculos. Ambas cosas en todo caso son preocupantes. 

Una señal de alarma paralela es la complejidad del proceso de contratación: si hay muchas rondas de entrevistas, si cada una de ellas supone una reunión diferente o si hay que superar un sinfín de pasos, pruebas, formularios y obstáculos. 

Si la contratación es tan engorrosa y compleja, es muy posible que el trabajo diario sea igual de retorcido y pesado. Cuando el mero hecho de incorporarse es difícil, a menudo se esconde un entorno de trabajo profundamente burocrático que puede ser una pesadilla para vivir el día a día.

Estos son los errores que cometes en las entrevistas y por los que no consigues el trabajo, aunque estés cualificado para él

2. Un proceso de contratación hermético 

Lo ideal es que las personas que se encargan de hacer las entrevistas sean abiertas y sinceras a medida que se avanza en el proceso. 

Cuando el candidato pregunta por cómo va el proceso de contratación, las respuestas deben ser claras: "Vamos a hacer 2 rondas de entrevistas, la última con el responsable de contratación. Después se reunirá con el equipo para tomar una decisión. El periodo de entrevistas hasta que elijamos a una persona durará aproximadamente un total de 3 semanas".

Sin embargo, si se reciben respuestas vagas y con secretismo sobre cómo funciona el proceso, eso significa una de 2 cosas: que quieren ocultarlo por alguna razón que les deja en mala situación, o es un lío y no tienen la menor idea de cómo va a desarrollarse. 

Cualquiera de las 2 es una señal de alarma y una bandera roja.

Contratar a ciegas: en EY, las entrevistas de trabajo se hacen a oscuras, ¿por qué?

3. Si se evitan detalles como el salario y los diferentes beneficios 

Otra bandera roja es que los responsables de contratación no sean comunicativos sobre el salario o las prestaciones del puesto. Las indicaciones más evidentes son si evitan las preguntas concretas o si responden diciendo que esa información se dará cuando se haya decidido al candidato.

Sí, el salario es siempre un tema de negociación. Hay muchos consejos sobre cómo puedes discutir tu salario con la empresa durante las entrevistas y quién es el primero que debe ceder. Ser cauteloso a la hora de hablar del sueldo no es necesariamente una señal de alarma, forma parte de la contratación.

Lo que sí es una red flag es la falta total de voluntad para hablar de rangos salariales, prestaciones, requisitos de trabajo a distancia o en la oficina y otras condiciones básicas del puesto. 

Ocultar esa información hasta que se haga la oferta de trabajo a uno de los candidatos es una mala señal. Es probable que quieran retener a los solicitantes del puesto antes de mostrar la cara B de la empresa. O peor aún, no quieren que su débil posición se traslade al mercado laboral. Ambas cosas son preocupantes.

Otra indicación a la que prestar atención son las respuestas que se dan por parte de las personas que entrevistan a los candidatos. Si todas las explicaciones parecen redactadas por el equipo de marketing, probablemente sea así. 

Si hay varias personas que contestan con respuestas idénticas y perfectas, significa que se han preocupado mucho por dar una imagen que probablemente no es la real. Eso es algo que a nadie le gustaría ver en sus futuros compañeros de trabajo.

Lo que los candidatos quieren escuchar son respuestas abiertas y auténticas de personas con las que quieren trabajar. Si lo que se ve es un muro de secretismo, hay que preocuparse. 

Los buenos empresarios están dispuestos a compartir mucha información con sus futuros empleados porque es una señal de respeto, de tratar a los candidatos con madurez y sienta las bases para que una posible relación laboral empiece con buen pie.

3 claves para responder a la pregunta más básica (pero esencial) de una entrevista de trabajo: "¿Por qué quieres trabajar aquí?"

4. Un reclutamiento desordenado 

Después del trabajo y del trato con los clientes, la selección de personal es uno de los pilares más importantes de una empresa de cara al exterior. Son su reputación ante el mundo laboral y ante los empleados potenciales.

Si las explicaciones de por qué la empresa se ha fijado en un candidato o sobre por qué les encantaría que se uniera a ellos es demasiado compleja, laboriosa o extraña, eso lo dice todo. Es una enorme señal de alarma o bandera roja sobre la empresa en general.

Por último, si no se sale de una entrevista con la sensación de "realmente quiero trabajar con esta gente", eso un indicativo en sí mismo de que quizás no es lo que se está buscando. Hay que confiar en el instinto y si uno no se siente a gusto en la primera hora, imagínate durante meses o años siguientes.

Chris Williams fue vicepresidente de Recursos Humanos de Microsoft y es asesor de liderazgo, podcaster, creador de contenidos en TikTok y autor.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.