Un 'trader' de 29 años ha conseguido una rentabilidad del 132% después de 4 años en positivo: 6 consejos para conseguir beneficios independientemente de la situación del mercado

Laila Maidan
| Traducido por: 
Sean Ryan, 'trader' de acciones.
Sean Ryan, 'trader' de acciones.

Sean Ryan

  • Sean Ryan nunca va buscando comprar una acción en la primera subida ni vender en la última.
  • Hace una orden de venta cuando el precio de una acción alcanza su precio de equilibrio para reducir el riesgo.
  • Ryan busca valores con movimientos laterales que suban de repente y que le dejen entrar en la segunda tendencia alcista.

Sean Ryan no empezó a invertir en bolsa por casualidad. 

Su padre, David Ryan, había sido un trader de éxito, ganador de la US Investing Competition (la competición de inversores de Estados Unidos) 4 años seguidos, según el propio fundador de la competición Norman Zadeh. 

Tras ver el éxito de su padre, Ryan decidió muy pronto que quería hacer del trading una profesión a tiempo completo. Esto le permitiría ganar dinero desde cualquier parte del mundo, viajar y disfrutar de la vida. 

Ahora, a sus 29 años, ha seguido los pasos de su padre, quedando tercero en la división de acciones de la competición anual de 2022. Consiguió una rentabilidad del 132%, según su cuenta de trading consultada por Business Insider. Ryan tuvo una racha impresionante teniendo en cuenta que el mercado de valores tuvo su peor año desde 2008.

 

Pero no fue un año de suerte sólo para él. Ryan ha estado compitiendo en la competencia desde 2019, devolviendo el 51,8% en su primer año a pesar de haber entrado tarde, el 128% en 2020 y el 18% en 2021, según datos compartidos por Zadeh. 

Tras estudiar Administración de Empresas y graduarse en The Master's University en 2016, Ryan se dedicó durante 2 años a mirar con atención cada movimiento de su padre y dominando la técnica de compra-venta en el mercado. Durante ese tiempo, aprendió a leer un gráfico de acciones y a revisar los fundamentos de una empresa, incluidos los informes de resultados. 

"Pero en los últimos 4 años, he desechado por completo los datos fundamentales y me he basado al 100% en los gráficos", dice el protagonista de la historia. 

Ha descubierto que la historia de una empresa, como su promesa de beneficios o su buena gestión, podía nublar su juicio. Así que, con los años, ha perfeccionado su propia estrategia, en la que sólo se centra en el gráfico

"Si esperas que la empresa presente un buen informe de beneficios mientras el precio de las acciones está bajando, puede que te animes a aguantar un poco más. Pero si sólo miras el gráfico, puede que la señal realmente sea que salgas antes", explica Ryan. 

 

Admite que aprendió mucho de su padre, pero lo que más le enseñó no fue una estrategia concreta. Más bien, fue la forma en que su padre aborda el mercado. "Es un rasgo de su personalidad", dice Ryan. Hay una humildad en su forma de actuar que le permite ser flexible. Si entra en una posición y la acción se vuelve en su contra, es capaz de aceptar que se equivocó y salir de la posición

Eso no es algo que puedas aprender de un libro. La experiencia directa y los múltiples fracasos te hacen comprender que el mercado es como una bestia que no puedes controlar y que tienes que estar dispuesto a doblegarte cuando te equivocas, añade Ryan.

6 consejos de Ryan sobre el trading 

Aprender a perder es probablemente el mejor consejo que te puedan dar sobre el trading, según Ryan. Hay que acostumbrarse a vender una acción en caída lo antes posible. 

Ryan ha cuantificado las pérdidas que está dispuesto a asumir fijándose unos topes estrictos. Esto significa no asumir nunca una pérdida superior al 1% del total de su cartera de trading. Ceñirse a una regla estricta es algo que puede salvar a muchos operadores, defiende. 

Otra forma de mitigar el riesgo es que, si la acción sube un 10%, das una orden de venta a su precio de equilibrio, que es el precio al que entró. Si la acción cae por debajo, se activará la venta. Esta es una buena forma de asegurar una operación sin riesgo, explica Ryan. Aunque este paso no está exento de riesgos. Si el precio cae rápidamente, puede que la orden no se ejecute a tiempo. 

 

Ryan no se decanta por los valores muy volátiles. Como es un swing trader —que mantiene una acción durante semanas o meses—, busca acciones que lleven unas semanas moviéndose lateralmente y que, de repente, empiecen a subir de precio. Esa subida puede oscilar entre el 20% y el 100% en un par de semanas. 

Este movimiento debe ir acompañado de un aumento del volumen del propio trading. Esto le indica que hay un pico de interés. Es lo que reconocemos como la calma antes de la tormenta. El contraste entre la ausencia de movimiento y una repentina subida o inversión indica que hay una razón detrás de ese cambio y que la acción podría empezar a moverse de verdad. 

Nunca intenta comprar en el primer movimiento ni vender en el último porque no se puede acertar con el suelo del precio ni el máximo. Por eso Ryan no toma posición durante los primeros movimientos. En su lugar, espera a que el valor se estabilice. Al cabo de unos días o semanas, si empieza a subir en un segundo repunte, compra. 

"Suelo salirme en el tercer movimiento. Así que no intento comprar lo más bajo ni vender lo más alto. Sólo intento conseguir esa sección intermedia", dice Ryan. 

Finanzas

Algo que ha observado a partir de las enseñanzas de su padre es que el mercado parece moverse en oleadas de 3 en 3, ya sea al alza o a la baja. Ya se trate de 3 grandes movimientos a lo largo de un mes, o de 3 movimientos más pequeños en un día, el patrón se repite en relación con el marco temporal. 

Aunque Ryan no tiene de datos históricos que respalden esta observación, también lo ha visto. Y lo ha bautizado como “el ritmo del mercado”.

Si se cree en este patrón de una acción, puedes identificar que hay un primer movimiento, un segundo movimiento, que es el más libre de riesgo, y luego un tercer movimiento que posiblemente podría negociar, pero que aumenta el riesgo. Incluso podría haber un cuarto y un quinto repunte, pero el riesgo aumenta aún más, señala. 

Uno de los indicadores que más le ha ayudado ha sido el índice de fuerza relativa (RSI, por sus siglas en inglés), al que recomienda prestar atención independientemente de lo que haga el precio de una acción. 

Mide la fortaleza o debilidad de un valor basándose en los precios de cierre de su último periodo de cotización. Si el precio de una acción sube, pero el RSI se debilita, puede estar advirtiendo el fin de la subida de la acción.

"He visto acciones que suben, y el precio sigue subiendo, pero el RSI está cayendo, y ese es el mejor momento para salir antes de que la acción empiece a caer", dice Ryan. 

Por ejemplo, el 11 de febrero, Direxion Daily Gold Miners Index Bull 2X Shares (NUGT) subió por segunda vez tras una tendencia bajista de 2 años. El volumen de trading sobre las acciones también aumentó a medida que el RSI se fortalecía. 

Guía para invertir desde cero: consejos y trucos para principiantes

Ryan empezó a invertir gradualmente, con 2.800 acciones. Durante los meses siguientes, mantuvo una posición básica mientras recortaba algunos beneficios y compraba más. En abril, el descenso del RSI le indicó que el movimiento había empezado a perder impulso. Ese mes vendió unas 6.000 acciones, según el extracto de su cuenta de trading consultado por Business Insider

Por último, presta atención a la salud mental. El trading es el trabajo psicológicamente más agotador que se puede tener, dice. Enfrentarse a los ciclos del mercado y a las pérdidas y ganancias que conlleva es algo en lo que Ryan dice que aún sigue trabajando para mejorar. La clave es no vincular las emociones a los movimientos del mercado. 

Esta es precisamente la razón por la que Ryan quedó impresionado por su colega Gemy Zhou, que ganó el segundo puesto en el concurso utilizando un programa informático que él mismo construyó para operar automáticamente en su nombre. Elimina la agitación emocional asociada a las oscilaciones del mercado, apunta. 

Y aunque tú no puedas construir el mismo programa, deberías seguir el ejemplo de las máquinas siguiendo un mapa mental o una disciplina que haga las cosas un poco más robóticas, recomienda. 

Ryan desaconseja imitar la estrategia de otra persona, porque cada persona funciona de una manera diferente. Cree que lo mejor es empezar a operar e ir aprendiendo de los errores. El mercado te enseñará a ganar dinero por ti mismo. Y cuando pierdas dinero, aprenderás lecciones clave. También te darás cuenta de que el trading te está transformando constantemente como persona, añade. 

"Cuando aprendía de mi padre, solía pensar que sólo había una forma de invertir y que sólo así se podía ganar mucho dinero", cuenta Ryan. "Pero, al final, el estilo de mi padre no era algo con lo que yo me sintiera cómodo. Así que tuve que encontrar mi propio camino".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.