Pasar al contenido principal

8 razones por las que Goldman Sachs cree que 2019 no será tan malo como se teme para las bolsas

Sensación de seguridad, sin riesgo
Pixabay
  • Goldman Sachs explica cuáles son los ocho factores por los que no hay que tener un miedo excesivo con respecto a la cotización actual de los mercados.
  • El banco de inversión cree que las valoraciones se han abaratado bastante y que los indicadores económicos no apuntan hacia una recesión.
  • Además, la curva de rentabilidad del bono a 10 años en Estados Unidos se encuentra en positivo.

Con el final de la temporada de vacaciones y un trimestre brutal para los inversores en el sentido negativo, hay algo seguro: los bajistas siguen golpeando el tambor de la recesión, y muchos de los expertos siguen bañando los medios de valoraciones preocupantes.

No hace falta decir que un mercado alcista a 10 años, alimentado por los tipos de interés más bajos y una gran relajación cuantitativa está destinado a terminar.

En este sentido, las caídas del cuarto trimestre es una prueba de ello. Con todo, el hecho de que se desarrolle un nuevo rebote posterior también es una posibilidad.

En un comentario reciente sobre la volatilidad del mercado, Goldman Sachs admite que las razones que llevaron al mercado a la baja en gran medida fueron legítimas y que esos temas no se han disipado.

Leer más: Esta es la razón por la que propietarios y directivos de las cotizadas están comprando acciones propias a niveles récord

  1. El S&P 500 cotiza a un múltiplo adelantado de 14,4 veces los beneficios, lo cual es el nivel más bajo desde las 14,7 veces, cuando el mercado bajó en ese episodio. Sin embargo, hay que considerar que el telón de fondo en términos fundamentales es mucho más saludable a día de hoy.
     
  2. La media de los indicadores económicos principales que sigue la entidad bancaria estadounidense es más coherente con el crecimiento continuado en Estados Unidos que el hecho de que se desencadene una recesión y, por lo tanto, no concuerda con la continua debilidad del mercado. Por ejemplo, el Índice Económico Líder (LEI) recién publicado de Conference Board se ubica 5,2% por encima de su nivel hace un año.
     
  3. Si bien la reciente inversión de la curva de rentabilidad de los bonos de Estados Unidos a 5 años y 3 años ha recibido una atención significativa por parte del mercado, históricamente ha sido una señal muy temprana, ya que suele ocurrir con 19 meses antes de que el mercado alcance su punto máximo y más de dos años antes del inicio de una recesión.
     
  4. Si bien las curvas de rendimiento más venerables e históricamente más precisas para predecir la recesión, como el diferencial entre el rendimiento de los bonos a 10 años y el de la Reserva Federal, se han aplanado significativamente, la pendiente es positiva. Incluso si estas curvas se invirtieron a principios de 2019, es importante recordar que esta señal ha tenido recesiones en un promedio de 12 a 24 meses históricamente.
     
  5. Las probabilidades de recesión implicadas por el actual declive del S&P 500  no están en consonancia con el telón de fondo fundamental. Por ejemplo, debido al hecho de que el mercado retrocede una media del 30% durante las recesiones, la actual caída del 16% del mercado implica un 53% (16% / 30%) de probabilidades de recesión.
     
  6. El entorno actual recuerda a las tendencias descendentes del mercado de 2011 y 2015–16, que registraron un aumento de la volatilidad. Fue el momento en el que el S&P 500 cayó más de un 15% desde su punto máximo y el fondo inicial del mercado se vio afectado por los precios más bajos. Lo más importante es que ninguno de estos descensos de 3 a 6 meses en última instancia descarriló la recuperación económica ni el mercado alcista.
     
  7. Goldman Sachs apunta que, incluso si está equivocado en su evaluación fundamental y la recesión es inminente, es importante tener en cuenta que el número actual de extremos técnicos en el mercado, menos del 3% de las acciones de S&P 500 se encuentran por encima de la media móvil de 20 días y el S&P 500 se encuentra ahora un 10% por debajo de su media móvil de 200 días.
     
  8. Mientras que algunas tensiones geopolíticas y domésticas sin duda han aumentado, otras han disminuido: en comparación con el pico del mercado en septiembre, la perspectiva de nuevos aranceles para China ha caído por ahora, las exenciones a las sanciones petroleras sobre Irán han reducido la fricción en Medio Oriente, Italia y según los informes, la UE ha llegado a un acuerdo sobre su disputa presupuestaria y se ha eliminado la incertidumbre sobre las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos.

 

Y además