Amazon eleva su cruzada para el regreso a presencialidad: ahora controla la asistencia a la oficina de cada empleado

Oficinas de Amazon en Seattle, Washington (Estados Unidos).
Oficinas de Amazon en Seattle, Washington (Estados Unidos).

LINDSEY WASSON/Reuters

  • Amazon comparte con sus trabajadores sus registros individuales de asistencia a la oficina.
  • Se trata de la última medida de la empresa tecnológica para tratar de obligar a sus empleados a volver a la oficina.

Amazon está haciendo un seguimiento de la asistencia a la oficina de la plantilla y compartiendo esos registros con sus trabajadores. Esto supone la revocación de una de las antiguas políticas de la compañía, que está redoblando sus esfuerzos para obligar a sus empleados a volver a la oficina.

Según una captura de pantalla a la que ha tenido acceso Business Insider, los trabajadores de Amazon en Estados Unidos tienen acceso ahora a un "informe de fichajes" en su propio panel interno de recursos humanos

Dicho informe muestra los datos de "días fichados por semana" y los "días de la semana" exactos en los que cada empleado ha fichado en cada una de las últimas 8 semanas. El informe excluye los datos de los edificios no corporativos de Amazon, como los almacenes, los centros de datos y las oficinas de terceros como WeWork.

"A continuación se muestra un recuento de las veces que has accedido a una oficina corporativa de Amazon durante las últimas ocho semanas. Cada semana muestra un desglose de los días en los que has accedido a un edificio corporativo", detalla el informe de fichajes. 

"Entendemos que pueden surgir cosas como las vacaciones, los días de baja por enfermedad o los cambios de horario de última hora que pueden influir en el hecho de que no hayas accedido a la oficina más de tres días a la semana. La orientación en la oficina permite esas excepciones".

Amazon obliga a sus trabajadores a volver a la oficina.

Este nuevo informe de fichajes supone un cambio con respecto a la política anterior de Amazon en la que solo se rastreaban los datos de asistencia de los trabajadores de forma anónima y agregada, una información a la que se supone que solo tenían acceso los jefes de equipo con fines de seguridad y planificación del espacio. 

Por ejemplo, en una reciente reunión interna, el vicepresidente senior de Amazon, Peter DeSantis, le aseguró a su equipo de ingenieros que los datos de las tarjetas de acceso a las oficinas solo eran "informativos" y se compartían "de forma muy agregada", tal y como informó Business Insider.

En un correo electrónico que ha sido enviado a este medio de comunicación, el portavoz de Amazon, Rob Muñoz, ha declarado que los datos de fichaje no tienen en cuenta el tiempo libre remunerado, los días de asuntos propios o el trabajo desde un edificio no corporativo.

"Esta herramienta les ofrece a los empleados y gerentes información sobre los días en los que han acudido a un edificio corporativo. Una información que ayudará a orientar las conversaciones, según sea necesario, entre el personal y los directivos sobre la entrada a la oficina con sus compañeros", ha expresado Muñoz.

 

En un comunicado interno enviado este jueves, Amazon ha informado a la plantilla de la actualización de los datos de las tarjetas de identificación y ha defendido que su objetivo es "permitir a los trabajadores saber qué días han entrado con tarjeta en una oficina de Amazon". Además, los directivos también van a poder ver los informes de fichajes de los empleados individuales y por equipos.

La circular indicaba que los informes de fichajes no están disponibles para los trabajadores de Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Luxemburgo, Corea del Sur o Taiwán.

"Estamos proporcionando estos datos para ayudar a guiar las conversaciones, según sea necesario, entre los empleados y los responsables de equipo acerca de ir a la oficina con sus compañeros", afirma el comunicado, al que también ha tenido acceso Business Insider.

Más de seis meses después de haber anunciado la obligación de acudir a la oficina tres veces por semana, Amazon sigue haciendo frente a las reacciones negativas del personal

La empresa ha ido subiendo ligeramente el tono de la conversación con respecto a la vuelta a la oficina. En agosto, puso en marcha una nueva política en la que les daba a sus trabajadores a elegir entre mudarse cerca de sus oficinas "centrales" o presentar una "renuncia voluntaria".

Por su parte, Andy Jassy, CEO de Amazon, les dijo a sus empleados en una reunión interna celebrada hace unas semanas que ya había pasado el momento de comprometerse con la política de retorno a la oficina de la compañía. "Así no os va a ir bien", advertía el consejero delegado a quienes siguiesen sin cumplirla.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.