"No podemos entender por qué Delivery Hero sintió la necesidad de adquirir Glovo": los analistas de HSBC califican de "estrambótica" la operación del año en el 'delivery'

Dos repartidores de Glovo en bicicleta por Kiev, Ucrania.
Dos repartidores de Glovo en bicicleta por Kiev, Ucrania.
REUTERS/Valentyn Ogirenko

"No podemos entender por qué Delivery Hero sintió la necesidad de adquirir Glovo".

La aplastante frase corresponde a un informe del HSBC, uno de los gigantes financieros más importantes del mundo, enviada a sus clientes e inversores a principios de esta semana. 

La nota firmada por los analistas Andrew Porteous, Emmanuelle Vigneron y Paul Rossington, es un documento demoledor, párrafo a párrafo, línea a línea, no solo con la gestión que está haciendo Niklas Östberg, CEO y fundador de Delivery Hero, sino con la situación financiera de Glovo.

"Esta era una empresa que perdía 50 millones hace 2 años, con fama de prudente. Delivery Hero ya les había comprado algunos activos complementarios de Latinoamérica, y había vendido a Glovo algunos activos europeos periféricos en lo que parecían transacciones sensatas", recoge el informe.

"Adquirir el negocio completo parecía extraño, pero descubrir que Glovo va a perder 330 millones de euros socava aún más la lógica. No podemos entender por qué Delivery Hero sintió la necesidad de adquirir Glovo, y mucho menos a un múltiplo acorde con sus propias operaciones", critica la nota de los analistas.

"Siempre pareció que la compra de Glovo era algo dudoso, pero cada vez parece más un rescate", sentencian desde la entidad británica.

La compañía catalana se convirtió en unicornio tras una ronda a finales de 2019 con la que superó la barrera de los 1.000 millones de valoración. El canje de acciones para la toma de control por parte de Delivery Hero anunciada el pasado 31 de diciembre elevaba esa valoración de Glovo hasta los 2.300 millones -sin incluir deuda-. A día de hoy,  tras la caída acumulada de casi el 50% que ha sufrido Delivery Hero en el parqué en 2022, el valor de la empresa fundada por Óscar Pierre se quedaría en la mitad.

Vista la situación, ahora muchos de los pequeños inversores de Glovo con los que ha podido hablar Business Insider España que vendieron cuando la catalana tenía una valoración de 900 millones comparten un sentimiento de haber acertado en aquel momento. 

Algunos todavía conservan unas pocas participaciones de las que se han desprendido el pasado 31 de enero, pero a falta de que se cierre la operación entre alemanes y catalanes, siguen pendientes de conocer el precio que sacarán de la venta.

"Muchos accionistas que vendieron en la anterior ronda se sienten ahora felices de haber vendido porque posiblemente los de ahora van a acabar ganando menos", señala una de estas fuentes.

También comparten un sentimiento de esperanza, de que el momento que vive Delivery Hero en bolsa sea algo coyuntural y que las acciones volverán a subir. Tras desplomarse a los 41 euros, en niveles que no había pisado desde el otoño de 2019, las acciones se han recuperado ligeramente esta semana superando los 51 euros que, en todo caso, siguen muy lejos de los más de 130 a los que llegaron a cotizar sus acciones en plena pandemia.

"No, crecer no es lo único que importa"

La empresa comandada por Niklas Östberg presentaba unos resultados del 2021 decepcionantes para muchos inversores tras anunciar unas pérdidas de 780 millones de euros antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (ebitda ajustado), una cifra que se desvió en un 11% respecto al consenso de los analistas. 

Además, las previsiones de la compañía alemana para 2022 se quedan lejos (alrededor del 6%) del consenso de mercado en cuanto al valor de la mercancía que se mueve en la plataforma (GMV, por sus siglas en inglés), según Jefferies. 

Lo mismo sucede con las previsiones sobre el margen ebitda/GMV para este 2022, que según Delivery Hero se situará entre el -1,0% y el -1,2% frente al 0,9% que pronosticaban los analistas antes de la publicación de resultados. 

La paciencia, en un sector que lleva años 'quemando' dinero sin acercarse de verdad a la rentabilidad, parece agotarse entre los inversores.

"En el año 2022, las pérdidas ascendieron a 800 millones de euros, más de lo que se esperaba, y con un claro mensaje de 'growth is all that matters' (crecer es lo único que importa), pero no lo es", subrayan desde el HSBC.

"Cada vez que parece que nos acercamos a centrarnos en estas áreas de fortaleza (reparto de comida a domicilio) nos encontramos con otra distracción, al principio los envíos ultrarápidos, luego Alemania y Japón y ahora Glovo", critican.

"No parece que la dirección tenga controlados los números", rematan los analistas.

"Si Delivery Hero no hubiera firmado el acuerdo con Glovo, estaríamos ante 500 millones de pérdidas de ebitda en 2022, lo que no es ideal pero no supone una gran preocupación. Esto debería haber dado a Delivery Hero la flexibilidad para ajustarse si fuera necesario", sentencia el HSBC.

Glovo no ha respondido a la petición de comentarios de Business Insider España a tiempo. Tampoco Delivery Hero. 

Otros artículos interesantes:

Glovo seguirá siendo Glovo durante los próximos 4 años pese a la absorción de Delivery Hero: Pierre y Michaud se mantienen al frente de la compañía

Esa hamburguesa que has pedido a través de Glovo ha salido de una 'cocina fantasma' y probablemente ni te lo imaginas

La compra de Glovo ha sido la primera campanada del 2022: qué ocurre con el resto de unicornios españoles y los recién llegados a este selecto club

Te recomendamos