Pasar al contenido principal

Arqueólogos resuelven un antiguo misterio sobre Stonehenge: el origen de las icónicas rocas de arenisca del monumento

Arqueólogos resuelven un antiguo misterio sobre Stonehenge: el origen de las rocas de arenisca icónicas del monumento.

  • Stonehenge, un monumento de 5.000 años de antigüedad en el Reino Unido, fue erigido con dos tipos de piedras.
  • Los arqueólogos rastrearon un tipo de piedra, las piedras azules más pequeñas, hasta un sitio en Gales. Pero los orígenes de las enormes rocas de piedra arenisca de Stonehenge, llamadas sarsens, seguían siendo un misterio.
  • Un nuevo estudio ha demostrado que la mayoría de los sarsens de 25 toneladas provienen de un área de bosque a 25 kilómetros de distancia.
  • El hallazgo ofrece más información sobre cómo se construyó Stonehenge. Un experto ha sugerido que los 80 sarsens fueron transportados al mismo tiempo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La historia de origen de Stonehenge ha desconcertado a los arqueólogos durante siglos.

El misterioso monumento, levantado en dos oleadas de construcción agitada hace 5.000 y 4.500 años, en la llanura de Salisbury del Reino Unido presenta dos tipos distintos de losas de piedra en semicírculos.

Los investigadores rastrearon un tipo de piedra, las piedras azules más pequeñas, hasta un sitio en Gales. Pero el origen de los cantos rodados de piedra arenisca de 9 metros de Stonehenge, llamados sarsens, siguió siendo un rompecabezas sin resolver hasta ahora.

Leer más: Estas fotos muestran cómo el coronavirus ha vaciado varios de los monumentos más famosos de todo el mundo.

De acuerdo con un estudio publicado el miércoles en la revista Science Advances, los constructores de Stonehenge arrastraron la mayor parte de estos sarsens de 22.700 kilos desde un área forestal en Wiltshire.

El área, llamada West Woods, está a más de 25 kilómetros del monumento, "lo cual es una locura realmente si lo piensas", explica a Business Insider David Nash, el autor principal del estudio.

"Nuestros resultados sugieren que la mayoría de los sarsens en Stonehenge comparten una química común, por lo que estamos diciendo que provienen de la misma área", añade.

Leer más: Los 26 monumentos turísticos más famosos de Europa que tienes que visitar, según los expertos.

Los hallazgos podrían ayudar a los arqueólogos a descubrir cómo los constructores transportaron las piedras gigantes al sur.

Los sarsens de Stonehenge provienen de bosques a 25 kilómetros de distancia

Stonehenge originalmente tenía 80 sarsens erigidos en arcos de forma cuadrada, pero solo quedan 52.

Según el análisis del equipo de Nash de los elementos presentes en las rocas, 50 de esos 52 sarsens comparten la misma composición química.

El investigador Jake Ciborowski analiza una piedra sarsen en Stonehenge utilizando un espectrómetro de fluorescencia de rayos X portátil.
David Nash

University of Brighton

Armado con esa firma química, el equipo buscó otros sarsens en todo el sur del Reino Unido y comparó esas rocas con las de Stonehenge. Encontraron su pareja en West Woods, a unos 25 kilómetros al norte del monumento.

Antes de este descubrimiento, los arqueólogos habían especulado que los sarsens provenían de una región cercana llamada Marlborough Downs, ya que "había grandes piedras grises en Stonehenge, y los sarsens en Marlborough Downs eran grandes y grises", explica Nash.

Los bosques del oeste son parte de esa región, pero los investigadores nunca habían buscado pistas en ese lugar en particular porque la mayoría de los sarsens estaban escondidos bajo la vegetación.

Una gran piedra sarsen en West Woods, el área donde la mayoría de los sarsens de Stonehenge probablemente provenían.
Katy Whitaker

Universidad de Reading

Además, Nash dice que el origen distante de las piedras azules de Stonehenge ha evidenciado que los constructores no necesariamente sacrificaron rocas de las áreas más convenientes.

"Dado que los constructores se molestaron en traer piedras azules de Gales a Stonehenge, ¿por qué se molestarían en traer sarsens desde el lugar más cercano?" se pregunta Nash. Al menos cuatro docenas de piedras azules de 2 a 5 toneladas vinieron de las colinas Preseli de Gales, a unos 240 kilómetros de distancia.

Leer más: Un grupo de arqueólogos descubre una antigua ciudad enterrada a 50 kilómetros de Roma sin cavar un solo metro.

"Las personas que construyeron Stonehenge no se habrían preocupado por la distancia", agrega Nash.

La razón por la cual los constructores usaron sarsens de West Woods aún no está clara, pero los autores del estudio sugieren que probablemente tenía que ver con "el tamaño y la calidad de las piedras presentes allí".

Todos los sarsens podrían haber sido movidos al mismo tiempo

El nuevo hallazgo no confirma para qué se usó Stonehenge: Nash sugiere que las teorías incluyen un lugar de entierro y cremación y un lugar de curación antigua. Pero saber de dónde provienen los sarsens podría al menos ayudar a los expertos a descubrir cómo los constructores del monumento lo erigieron y la ruta que tomaron para transportar sus materiales de construcción.

David Nash analiza un núcleo de un sarsen extraído de Stonehenge.
Sam Frost

English Heritage

Nash explica que es probable que los constructores de Stonehenge usaran algún tipo de rodillo o arrastraran los sarsens sobre una superficie resbaladiza como vegetación o tierra helada.

"No hay evidencia de que usaran animales para hacerlo, pero no lo sabemos", añade.

El nuevo estudio también respalda la idea de que los constructores tallaron y elevaron todos los sarsens en sus posiciones verticales en el círculo de rocas de Stonehenge al mismo tiempo, alrededor de 2.500 años aC, después de transportarlos en masa.

Stonehenge.
Andre Pattenden

English Heritage

"Para mí, confirma la idea de que todas las piedras se movieron a la vez, al mismo tiempo", comenta Nash. "Es un pensamiento sorprendente: ¿cuántas personas tendrían que estar involucradas arrastrando enormes rocas como parte de un gran proyecto?"

Y además