Pasar al contenido principal

El precio del petróleo se dispara después de que un ataque con drones acabe con la mitad de la producción diaria de Arabia Saudí

Ataque a las instalaciones de Aramco en Arabia Saudí
Reuters
  • El ataque con drones a 2 instalaciones de la petrolera estatal saudí que se ha producido este sábado ha acabado con la mitad de su producción diaria y con el 5% de la mundial.
  • El freno a la producción de crudo por este ataque ha supuesto unas pérdidas de 5 millones de barriles, lo que ha disparado los precios del petróleo un 10%.
  • Los rebeldes hutíes de Yemen han reivindicado al ataque, que se produce por la participación saudí en la guerra civil en su país, aunque EE.UU. ha acusado directamente a Irán, que ha negado cualquier implicación en el suceso.
  • La petrolera estatal saudí, Aramco, se está preparando para lanzar la que podría ser la mayor salida a Bolsa de la historia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El precio del petróleo se ha disparado en las últimas horas después de que 2 instalaciones de la compañía petrolera estatal saudí Aramco hayan sido atacadas este pasado sábado y su producción se haya visto frenada.

Concretamente, el bombardeo de las plantas ha provocado que se dejen de producir unos 5 millones de barriles, lo que supone la mitad de la producción diaria de crudo del país y el 5% del total mundial.

Esto ha provocado que el barril de crudo de Brent haya llegado a repuntar un 10% a lo largo del domingo, superando los 68 dólares por unidad, aunque en la mañana del lunes su avance se ha reducido al 9,5%, en los 66 dólares por barril. 

Por otra parte, el barril de crudo West Texas también ha sufrido el impacto, cotizando por encima de los 59 dólares por barril, un alza del 7,9%, mientras las bolsas de Oriente Medio han cosechado pérdidas.

Estados Unidos acusa a Irán de estar tras el ataque

Por el momento, todavía no está claro si los responsables de este ataque son los rebeldes hutíes de Yemen, que reivindicaron haber bombardeado las instalaciones saudíes usando drones kamikazes como represalia de la implicación saudí en la guerra civil en su país, o el Gobierno iraní, al que EE.UU. ha acusado de lanzar misiles de crucero sobre 2 de las principales instalaciones de Aramco. 

Leer más: Trump dice que canceló el bombardeo de Irán 10 minutos antes de que sucediera porque le dijeron que 150 personas morirían

De hecho, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha señalado directamente a Teherán, que es el enemigo tradicional de Arabia Saudí. Ambos países están separados desde hace décadas por motivos religiosos, dado que Irán es una teocracia musulmana chií y Arabia Saudí financia la propagación del islamismo sunita más tradicionalista, y políticos, ya que Riyad combate en Yemen a los hutíes, que chiíes y aliados de Irán.

Por su parte, el presidente de EE.UU. Donald Trump ha publicado este domingo un tweet en el que asegura que su país tiene "motivos para pensar que sabe quién es el culpable" y que está "listo para actuar" si se verifica la autoría del ataque.

La Casa Blanca ha hecho llegar a varios medios, entre ellos la agencia Reuters, una versión de los hechos en la que asegura que los ataques a la planta de procesado de Abqaiq y el yacimiento de Hijrat Jurais, en el este de Arabia Saudí, no procedieron del sur, donde se encuentra Yemen, sino del noroeste, es decir, desde Irán o Iraq, y que el ejército saudí asegura que no se produjeron con drones, sino con misiles de crucero.

Mientras, el Gobierno iraní ha negado cualquier implicación en los ataques, calificando las acusaciones de Mike Pompeo de "extrañas y sin sentido" para los progresos diplomáticos que ambos países habían realizado en las últimas semanas, en las que Donald Trump había dado señales de que podría estar abierto a renegociar el acuerdo nuclear con Teherán.

No obstante, la asesora de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, no ha descartado que Trump se reúna finalmente con su homólogo iraní, Hassan Rouhani, a pesar de que estos ataques contra Arabia Saudí "no han ayudado". Además, ha destacado que EE.UU. tiene "muchas opciones sobre la mesa" respecto a posibles represalias contra Irán.

La pasada semana, The Daily Beast publicó que el presidente de EE.UU. está supuestamente considerando un plan francés para permitir a Irán un crédito de 15.000 millones de dólares (unos 13.600 millones de euros) si vuelve a aceptar las condiciones del acuerdo nuclear. Recientemente, Trump ha parecido abierto a la idea de llegar a un acuerdo con Irán, una posición similar a la que ha mostrado respecto al régimen norcoreano.

El ataque puede acabar con la mayor salida a bolsa de la historia

Además de coincidir con la guerra civil en Yemen, el ataque a las instalaciones petroleras saudíes se produce justo en el momento en el que Aramco prepara su salida a bolsa, que podría convertirse en la mayor OPV de la historia debido a que la compañía tiene una valoración de hasta 2 billones de dólares (algo menos de 1,8 billones de euros), según su propia evaluación.

La petrolera estatal saudí intentará vender hasta el 5% de sus acciones en 2020 o 2021. Con la tasación que Aramco se otorga a sí misma, podría recaudar hasta 100.000 millones de dólares (unos 90.100 millones de euros) a través de esta OPV, lo que supondría multiplicar por 4 la mayor salida a bolsa de la historia hasta el momento, que es la de Alibaba en 2014, con la que consiguió 25.000 millones de dólares (unos 22.500 millones de euros).

Leer más: 12 datos alucinantes de la economía de Arabia Saudí

No está claro cuánto tiempo necesitará Aramco para reponerse de los ataques y para volver a encarrilar su salida a bolsa, dado que tampoco se sabe exactamente el daño producido en sus instalaciones o las repercusiones políticas que puede generar. Michael Tran, estratega de materias primas de RBC Capital Markets, ha asegurado a Business Insider que los precios del petróleo se mantendrán altos durante un tiempo.

"Los funcionarios de Aramco han sugerido que las exportaciones podrían reiniciarse en cuestión de días, pero hay un alto grado de ambigüedad en cuanto al tiempo, [el] alcance del daño, las medidas coordinadas de respuesta de suministro y el impacto en el sentimiento de los inversores", afirma Tran. El experto estima que, aunque la producción se recuperase en días, los precios tardarían más en estabilizarse.

"El ataque es un recordatorio clave de que la prima de riesgo geopolítico, que ha estado ausente por mucho tiempo, debería hacer un retorno destacado al mercado", ha advertido Tran.

Y además