¿Cambio de ciclo a la vista en las hipotecas? El alza de los tipos de interés que plantea el Banco Central Europeo podría frenar el crecimiento

Christine Lagarde, presidente del Banco Central Europeo (BCE).
Christine Lagarde, presidente del Banco Central Europeo (BCE).

Reuters

Durante la crisis económica y financiera de 2008, las hipotecas se situaron en uno de sus máximos históricos. Según el registro del Instituto Nacional de Estadística (INE), en febrero de 2008, el importe medio de las hipotecas sobre viviendas era de 148.920 euros. 

Un importe medio muy similar al que se pudo ver durante 2020 y 2021, con cifras alrededor de los 130.000 euros. Para marzo de 2022 —última fecha de la que se tienen cifras—, el importe medio llega a los 145.710 euros, es decir, dato similar al de la anterior crisis.

Sin embargo, parece ser que el número de hipotecas contratadas no se ha resentido. Durante marzo, se llegaron a firmar hasta 43.378 hipotecas, lo que supone el valor más alto desde febrero de 2011. Un crecimiento que parece no frenarse. 

Por ofrecer una comparativa interanual, en marzo de 2021, el importe medio de las hipotecas no llegaba a 138.000 euros, lo que supone un incremento del 5,3%, según el INE.

Sin embargo, hay que tener cuidado con estas cifras, ya que por ejemplo no contemplan el estallido de la guerra en Ucrania —que tuvo lujo a finales de febrero— ni recoge la subida del euríbor —el Tipo Europeo de Oferta Interbancaria—.

La guerra de Ucrania y la inflación descontrolada sacuden las hipotecas: cada vez más caras, la trampa del tipo variable y consejos de expertos

En este último punto, el euríbor ha aumentado por encima del 0,2 en mayo de 2022, lo que se traduce en un incremento del precio de las hipotecas variables —la hipoteca a tipo fijo siempre es mejor en entornos de inflación elevada—.

Además, el escenario en un futuro muy cercano no es más alentador. Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), ya aseguró que las subidas de tipos podrían llegar en julio —con la misma situación en Estados Unidos—.

Los tipos subirán en 2022 al menos 2 veces más

Por norma general, la subida de las tasas de interés se introducen en el sistema financiero para intentar frenar la inflación —que bate récord histórico mes a mes—. Sin embargo, también tiene sus consecuencias negativas sobre la economía.

Los préstamos se encarecen y, con ello, se desincentiva el consumo, una medida que podría afectar a la evolución del mercado inmobiliario y, concretamente, a las hipotecas. Además, el crecimiento de la economía se ralentiza, lo que podría derivar en un aumento del paro.

A pesar de ello, la principal consecuencia a nivel personal es la más positiva: el incremento de los tipos de interés lleva a ahorrar a los consumidores.

De momento, el Banco Central Europeo solo ha expresado su voluntad de aumentar los tipos, mientras que la Reserva Federal de Estados Unidos ya lo ha puesto en práctica. 

Según diferentes analistas, se espera que el BCE apruebe hasta 2 subidas de tipo de interés en 2022, en torno al 0,4. Es decir, si cuentas con una hipoteca tipo de unos 100.000 euros, pagarás 25 euros más de cuota, alrededor de 300 euros adicionales al año.

Otros artículos interesantes:

Hipotecas sin vinculaciones: qué ventajas y desventajas tienen

Así puedes ahorrar 38.752 euros con tu hipoteca sin casi mover un dedo

Hipotecas más caras y a tipo fijo, así se comprarán casas en 2022

Te recomendamos