Pasar al contenido principal

La economía española se está frenando: el Banco de España confirma la desaceleración y recorta 4 décimas sus previsiones para este año

Pablo Hernández de Cos, presidente del Banco de España, en el Congreso
Pablo Hernández de Cos, presidente del Banco de España, en el Congreso. Europa Press
  • El Banco de España ha recortado 4 décimas sus previsiones de crecimiento para este año, colocándolo en el 2% frente al 2,4% al que lo había elevado en junio.
  • Mientras, reduce un 0,2% y un 0,1% las estimaciones para 2020 y 2021, situándolas en el 1,7% y el 1,6%, respectivamente.
  • La institución monetaria ha lanzando un aviso sobre la ralentización de la economía y la creación de empleo en un entorno de creciente incertidumbre global.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Finalmente, el Banco de España se ha hecho eco de los pronósticos más agoreros y ha reducido sus expectativas de crecimiento para la economía española, tanto para este año como para los 2 siguientes. Tras haber moderado ya sus proyecciones en junio, ahora la institución monetaria lanza una señal de alarma que responde tanto a factores externos, como la guerra comercial o el Brexit, como a debilidades internas.

Así, en la nota informativa que ha publicado este martes, el Banco de España señala que "se prevé que el dinamismo de la actividad tienda a moderarse a lo largo del horizonte de proyección". Este es el motivo de que corrija a la baja sus previsiones de crecimiento, a pesar de señalar que las "proyecciones actuales apuntan a una prolongación de la actual fase expansiva a lo largo del período 2019-2021".

Leer más: Estos son los 4 retos que afronta el crecimiento de la economía española y las 5 fortalezas que lo impulsan, según el Banco de España

De este modo, y después de que la Contabilidad Nacional Anual del INE redujera 2 décimas el crecimiento del PIB en 2018 hasta el 2,4% de 2018, el Banco de España señala que ahora prevé un avance medio del PIB en el 2% en 2019 y en el 1,7% y el 1,6% en los 2 años siguientes. Esto supone un recorte de 4 décimas en su previsión de este año, de 2 décimas para 2020 y de 1 décima para 2021.

Proyecciones de septiembre del Banco de España
Banco de España

El Banco de España señala que su revisión a la baja responde "en parte a una pérdida de vigor de la demanda interna" que relaciona con "incertidumbres procedentes del resto del mundo". Ese deterioro del entorno exterior está provocando que el gasto de empresas y familias se modera más de lo que había previsto la institución en junio, cuando elevó su previsión de crecimiento al 2,4%.

La nota también alerta de "una moderación progresiva del ritmo de crecimiento del empleo" que se corresponde con la desaceleración de la actividad. Por ello, prevé que el paro cierre 2019 en el 14,1%, 3 décimas menos que en 2018, y se reduzca al 13,2% en 2020 y al 12,8% en 2021. Todo ello, "pese al aumento de la población activa", como señala el Banco de España.

Leer más: 5 claves por las que el Banco de España mantiene sus previsiones de crecimiento para los próximos 3 años

Por el lado de la inflación, la nota afirma que "la ampliación gradual de la brecha de producción y los mayores incrementos salariales proyectados, unidos a la orientación expansiva de la política monetaria, se traducirán en mayores presiones al alza sobre los precios". Así, prevé que el IPC armonizado se elevará desde el 0,8% en 2019 hasta el 1,5% en 2021. 

Mientras en el entorno exterior, el Banco de España asegura que "los riesgos en torno al escenario central de crecimiento del PIB se orientan a la baja", en el ámbito interno afirma que "persiste un elevado grado de incertidumbre acerca de la orientación futura de las políticas económicas" y la puesta en marcha de medidas que mejoren la resistencia de España ante un desplome de la economía mundial, especialmente en el plano fiscal.

Y además