Pasar al contenido principal

Beber demasiado agua puede ser mucho más peligroso para tu salud de lo que piensas

  • Beber demasiado agua puede ser perjudicar tu salud e incluso provocarte la muerte en los casos más extremos.
  • Cuando bebes más agua de la que tus riñones pueden procesar, puedes provocar un desequilibrio en el nivel de sodio de tu sangre, es lo que llamamos intoxicación por agua. 
  • Existen casos de intoxicación y muerte por beber demasiada agua

Esta es la transcripción del vídeo.

¿Qué piensas cuando escuchas la palabra “veneno”? ¿Arsénico? ¿Cianuro? ¿Y qué me dices de agua?

La vida no sería posible sin el agua. Pero en las cantidades adecuadas… El agua puede ser tan peligrosa como cualquier veneno. Esto es lo que pasa cuando bebes demasiada agua.

Los riñones filtran el exceso de residuos y agua del torrente sanguíneo. Pero sólo pueden procesar entre 800-1000 ml de agua por hora. Y si de alguna manera te las arreglas para bebes más que eso sin vomitar, puedes llegar a tener problemas. Porque estás bebiendo más rápido de lo que tus riñones son capaces de procesar. Así que, el exceso termina en tus células.

Normalmente, tus células están rodeadas por una solución cuidadosamente equilibrada de sodio y agua, que fluye hacia adentro y hacia afuera a través de pequeños orificios en la membrana celular, de modo que mantiene la concentración de sodio tanto dentro como fuera de la célula balanceada.

Pero cuando bebes demasiada agua, la solución de sodio se diluye, no es lo suficientemente salado. Así que, algo de esa agua extra se precipita hasta la célula para recuperar el equilibrio y eso hace que se hinche.

Los médicos llaman a esto intoxicación por agua y es un gran problema. Ahora, la mayoría de tus células pueden controlar esta inflamación hasta cierto punto, ya que el tejido es blando y flexible como la grasa y el músculo pueden estirarse.

Leer más: La verdadera razón por la que no puedes pasar agua por el aeropuerto por el control del aeropuerto.

Pero para las células de tu cerebro, es otra historia, porque tu cráneo no es elástico, es hueso. Es duro, como una roca.

Así que, a medida que tu cerebro se hincha aumenta la presión en tu cabeza. Al principio podrías experimentar dolores de cabeza, confusión o somnolencia. Pero a medida que la presión aumenta, corres el riesgo de sufrir daños cerebrales, coma e incluso la muerte. Y todo podría acabar en menos de diez horas.

Una mujer de 64 años, por ejemplo, murió la misma noche después de beber entre 30 y 40 vasos de agua. Y un grupo de aprendices del ejército de Estados Unidos sufrió vómitos y convulsiones después de acabar más de 2 litros de agua por hora después de un duro día de entrenamiento.

Pero son los corredores de maratón los que necesitan ser especialmente cuidadoso con esto. Un estudio descubrió que 1 de cada 6 corredores de maratón desarrolla al menos una intoxicación leve por agua porque la carrera estresa su cuerpo, incluyendo los riñones. Por lo tanto, no excretan el agua de manera tan eficiente, lo que puede hacer que el agua se acumule en la sangre más fácilmente.

Las personas con algunos problemas renales también son vulnerables, ya que no pueden procesar adecuadamente el agua y el problema no es exclusivo del agua. Por ejemplo, lo mismo puede suceder si tomas demasiada cerveza. En ese caso se llama potomanía. La buena noticia es que hay una manera fácil de mantenerse a salvo. El adulto medio saludable necesita alrededor de 3-4 litros de agua al día.

Y como esto también puede obtenerse mediante la comida y otras bebidas, bebe cuando tengas sed y luego deja de hacerlo.