Las 5 innovaciones que podrían ayudar a mitigar los efectos del cambio climático: desde energía geotérmica a alimentar vacas con algas marinas

Una protesta contra el cambio climático.
Una protesta contra el cambio climático.

Reuters

Los efectos producidos por el cambio climático son cada vez más graves: lluvias torrenciales, sequías extremas incendios devastadores. Lejos de mejorar, los expertos vaticinan que la situación puede ir a peor. 

Una de las causas de esos efectos ha sido el avance desmedido de la humanidad, que ha generado que los veranos se vuelvan eternos y las primaveras se anticipen cada vez más

En España, por ejemplo, este cambio ha producido que se reduzca el 20% del caudal de algunos ríos, se expanda el clima semiárido a casi 30.000 kilómetros cuadrados y se eleve el número de noches tropicales que hay a lo largo del año. 

Sin embargo, ese mismo avance tecnológico que podría haber sido parte del problema, ahora ofrece soluciones para intentar frenar o, al menos, paliar la crisis climática

Los científicos y las tecnológicas ofrecen una serie de iniciativa que van desde la mejora de los sistemas de aire acondicionado a la reutilización de la temperatura del núcleo de la Tierra.

1. Reaprovechar el calor bajo la superficie terrestre

La profesora de la Escuela de Política y Asuntos Públicos de la Universidad Northeastern (Estados Unidos) y autora del libro Greenovation: Urban Leadership on Climate Change, Joan Fitzgerald, proponía en un reportaje del Wall Street Journal, la utilización de bombas geotérmicas para extraer el calor del suelo.

Esta innovación consiste en utilizar bombas de calor geotérmicas para extraer el calor del suelo y emplearlo para calentar los edificios en invierno, así como bombear el calor residual de los edificios hacia el suelo para enfriarlos en verano

Son entre cuatro y cinco veces más eficientes que los sistemas de combustibles fósiles, y la energía no es intermitente como ocurre con la eólica y la solar”, destacó Fitzgerald, asegurando que estas bombas pueden configurarse en redes que conecten los edificios de una calle y así mover la energía en función de dónde y cuándo se necesite. 

2. Mejorar los sistemas de aire acondicionado

En ese mismo reportaje se destacan otras propuestas como las de las directoras del Rocky Mountain Institute, una organización sin ánimo de lucro que investiga para descarbonizar el sistema energético mundial, Caroline Winslow y Radhika Lalit.

La creciente necesidad de la refrigeración de espacios, especialmente en países desarrollados, representa uno de los mayores riesgos para nuestros objetivos climáticos globales”, señalaron las investigadoras.

Esta necesidad de enfriar espacios viene producida por el aumento de la temperatura que ha conllevado la crisis climática. La solución que las investigadoras proponen es combinar sistemas híbridos de compresión de vapor con refrigerantes menos contaminantes para crear aparatos de aire acondicionado de alta eficiencia.

Con un impacto climático hasta un 80% menor que un modelo típico del mercado actual”, reseñan las investigadoras, que señalan también que estos aires acondicionados tendrían un coste mayor, pero que este se amortizaría en “menos de tres años” gracias al ahorro energético que supondrían.

3. Aplicaciones para medir las pérdidas energéticas de los edificios

Al abrigo de estas innovaciones para hacer frente al cambio climático han surgido toda clase de startup que aplican tecnologías punteras como el machine learning para luchar por un planeta y un futuro mejores. 

En un artículo de Forbes que se centra en esta clase de empresas, punteras en los económico, pero también en lo ecológico, se menciona el caso de DeepMind, una startup pionera en la aplicación del machine learning en la medición de la eficiencia energética de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

En 2016 la startup lanzó un estudio para mejorar la eficiencia energética de los centros de datos de Google. Optimizando los sistemas de refrigeración de estos, en DeepMind fueron capaces de reducir el consumo energético de las instalaciones hasta casi un 40%.

Esta mejora en la eficiencia energética de los edificios puede ser más significativa de lo que parece si tenemos en cuenta que los edificios producen cerca de una quinta parte de las emisiones totales de carbono del mundo

Huracanes más lentos y dañinos, calor mortal y ciudades sin agua: así será la crisis climática en los próximos 10 años, según los expertos

4. Sistemas de medición de emisiones de carbono para organizaciones y empresas

Otro tipo de startup que también recoge el citado artículo es el que está surgiendo a raíz de los compromisos de neutralidad de carbono a los que se están acogiendo organizaciones y empresas

De cara a alcanzar esa neutralidad, las organizaciones necesitan poder medir eficazmente sus emisiones. Es ahí donde surgen propuestas como la de la startup, Watershed, que está creando una plataforma de contabilidad de carbono para empresas

El producto que ofrecen consiste no solo en ayudar a las organizaciones a cuantificar sus emisiones, sino a desarrollar y ejecutar un plan basado en esas cifras. Esto puede consistir en: cambiar a fuentes de energía renovables, presionar a proveedores para adoptar prácticas ecológicas o proporcionar información a los empleados sobre hábitos más sostenibles. 

5. Suplementar la alimentación de las vacas con algas marinas

Uno de los gases de efector invernadero más importantes, además del dióxido de carbono, es el metano. Un gas cuyas emisiones alcanzan cifras récord debido a la actividad de industrias como la ganadera

Según un estudio citado por Sky News en un reportaje en el que se analiza esta problemática, la ganadería representa casi dos tercios de todas las emisiones de metano relacionadas con las actividades humanas entre los años 2000 y 2017. 

Estas emisiones son producidas en su mayoría por los gases del ganado que se producen cuando las vacas digieren los alimentos, estos fermentan en sus estómagos y producen este gas que se libera a la atmósfera. 

La publicación asegura que los científicos han descubierto un alga roja que crece en los trópicos y que, de ser utilizada como suplemento a la hora de alimentar vacas, reduciría las emisiones de metano en un 80%

El problema que plantea el descubrimiento es que, con cerca de 1.500 millones de cabezas de ganado en el mundo, no hay suficiente población de este alga para poder utilizarla en su alimentación. 

Sin embargo, los científicos que hicieron el descubrimiento se encuentran investigando para poder extraer el ingrediente crucial que hace que las emisiones se reduzcan y así poder incorporarlo a la alimentación del ganado. 

Otros artículos interesantes:

¿Puede la crisis climática hacer que las grandes empresas tecnológicas vuelvan a ser 'buenas'?

Este planeta es un horno: 4 indicadores clave del cambio climático batieron récords en 2021, avisa la OMM

Energía solar flotante: ¿ayuda o problema en la lucha contra el cambio climático?

Te recomendamos